13 de mayo de 2021

La patria de los suicidas - Pascual Martínez



Me llamó la atención este título en cuanto lo vi en el catálogo de novedades de Siruela y un rápido vistazo a su sinopsis, donde se apuntaban varios elementos que siempre despiertan mi interés, terminó de decidirme. Hoy os hablo de La patria de los suicidas.

Mi opinión

A Iznájar, un pueblo de la sierra cordobesa rodeado de olivos, y en plena canícula de agosto, ha sido trasladado por castigo el sargento de la Guardia Civil Ernesto Pitana. En su primer día en su nuevo destino le espera el cadáver de un ahorcado, cosa que no parece sorprender demasiado ni a sus compañeros ni al resto de la población, acostumbrados a que los suicidios sean el pan nuestro de cada día en una zona que triplica la tasa del resto de España.

Así comienza una novela que podemos enmarcar dentro del género del crimen rural y que nos traslada rápidamente a un escenario tan cerrado como asfixiante combinando el autor con habilidad el crimen, el misterio, la investigación y las relaciones personales que inevitablemente se establecen a pesar de lo hermética que es la actitud de un pueblo que ha aprendido a vivir con una estadística lamentable para la que las explicaciones son de lo más diversas, desde el clima y la tierra, hasta una supuesta dama que habita el pantano y que llama a los vecinos a reunirse con los seres queridos que han perdido.

El sargento Ernesto Pitana encabeza el variopinto grupo de agentes que conforman el destacamento de la Guardia Civil en Iznájar. Si bien con el protagonista el autor ha realizado un perfil que, sin ser exhaustivo, nos permite conocer su personalidad y adentrarnos un poco en su psique de forma que lo sentimos cercano, creíble, de carne y hueso, convirtiéndose en uno de esos personajes a lo que quieres conocer más, el resto, tanto componentes del cuerpo como habitantes de Iznájar, aparecen meramente esbozados y su papel no va más allá de lo estrictamente necesario para el desarrollo de la trama de forma que en ocasiones algunas actitudes y algunos hechos no quedan lo suficientemente bien explicados.

Un punto de partida muy original y una magnífica ambientación son las grandes bazas de La patria de los suicidas, una novela escrita con una prosa sencilla en la que no falta algún toque de humor que en ocasiones aligera la negrura de la trama. Todo ello unido a buenos diálogos, a un estilo fluido en el que las páginas pasan sin apenas darte cuenta y un protagonista con carisma al que apetece seguir conociendo, hacen de La patria de los suicidas una de esas primeras novelas que se leen con gusto y que dejan con ganas de seguir la evolución del autor.

Ficha técnica

11 de mayo de 2021

Verano de lobos - Hans Rosenfeldt



Los que habitualmente pasáis por aquí sabéis que la Serie Bergman es una de mis favoritas de estos últimos años y que en cuanto hay nueva novela publicada, dos años llevamos ya sin ninguna…, dejo todo lo que tenga en mis manos para lanzarme a por ella. En esta ocasión del tándem formado por Michael Hjorth y Hans Rosenfeldt, se nos ha desmarcado este último para regalarnos el inicio de una nueva serie. Hoy os hablo de Verano de lobos.

Mi opinión

En Haparanda, en la frontera entre Suecia y Finlandia, hace años que la vida da pocas sorpresas y la monotonía se ha adueñado de sus calles. El departamento de policía tiene poco trabajo más allá de pequeños hurtos y algún vecino que ha bebido de más. Pero cuando, tras la aparición de una loba muerta probablemente a manos de un furtivo, el análisis del contenido de su estómago revela que ha consumido carne humana, toda la policía de la localidad se pone en alerta para encontrar el cadáver al que esos restos pertenecen. Cuando lo encuentran todo parece apuntar a un vínculo con un sangriento enfrentamiento entre narcotraficantes que tuvo lugar días atrás en Finlandia.

La policía Hannah Wester encabeza un elenco de personajes tan variados como numerosos. Ella es una mujer de mediana edad acosada por los síntomas de la menopausia, con un pasado doloroso del que intenta huir y con una relación matrimonial que después de tantos años comienza a hacer aguas. Es sin duda una protagonista muy alejada del típico investigador que encontramos en la novela negra y esto siempre se agradece. A pesar de ello es un personaje al que me ha costado entender en sus relaciones personales y con la que no he logrado empatizar. Tanto principales como secundarios son fundamentales para el desarrollo de la historia. No se limita el autor al hilo principal de la novela sobre la investigación del crimen, sino que numerosas subtramas nos llevarán por la vida personal de muchos de los personajes entre los que destacaría a Sandra, que comienza como secundaria y que nos irá deparando grandes sorpresas a lo largo de la lectura. Es sin duda un personaje muy bien trazado, lleno de matices y compuesto por múltiples capas se van destapando poco a poco a los ojos de un lector que asiste asombrado a una evolución magnífica.

En cuanto a la investigación policial en sí misma, si bien tiene un inicio titubeante, conforme avanzamos en la lectura y aunque no se dejan de lado las subtramas personales, va tomando una forma cada vez más definida y va creciendo en intriga, ayudado todo ello por el hecho de que el lector conoce más datos de los que maneja la policía, nosotros sí sabemos cómo llegó ese cadáver al bosque y asistimos desesperados a cómo los investigadores no dejan de dar palos de ciego. Por si esto fuera poco la llegada a Haparanda de una asesina a suelo en busca también del responsable de la muerte no hace sino aumentar más la tensión.

En definitiva, Verano de lobos es una novela negra que con un ritmo sostenido se lee con facilidad e interés gracias a una prosa sencilla y un estilo fluido. Una novela que parte de una premisa muy original y cuya lectura va de menos a más hasta un final que, si bien cierra el caso investigado sin fisuras, deja abiertos algunos interrogantes muy interesantes que surgen en las últimas páginas y para los que no me cabe duda obtendremos alguna respuesta en la siguiente entrega.

Mi opinión


10 de mayo de 2021

Esta semana leo... #17 (2021)



Un lunes más os cuento cuáles serán mis lecturas en una semana que comienzo con las últimas páginas de El jardín de vidrio de Tatiana Tîbuleac y a punto de comenzar Sira de María Dueñas, la esperada continuación de El tiempo entre costuras que tanto me gustó hace unos años, no como Misión olvido, la siguiente novela que publicó la autora y que tanto me decepcionó que no he vuelto a leer nada suyo así que esperemos que el reencuentro con esta modista de vida ajetreada sea plenamente satisfactorio.

¿Y vosotros, qué leéis?

8 de mayo de 2021

Resumen de abril




Aún no me explico cómo conseguí leer ocho novelas en marzo, pero sí tenía claro que repetir la hazaña en abril iba a ser harto complicado y en esta ocasión me quedo con cinco lecturas.

¿Queréis saber cuáles han sido?

Libros leídos

  1. Las palabras que nunca escribí. Jane Thynne.
  2. La escritora. Auður Ava Ólafsdóttir. 
  3. El tejido de los días. Carlos Aurensanz.
  4. Nicole. Virginia Gasull.
  5. Los crímenes de la carretera. J.D. Barker y James Patterson.

Sí se cumple de nuevo la variedad en cuanto a géneros y que, salvo una pequeña decepción que no ha sido exactamente cómo esperaba, en general he disfrutado mucho con todas las lecturas. Sin olvidarnos de la gran ventaja de leer poco y es que todo está reseñado.  

¡Vamos a por mayo!


6 de mayo de 2021

Nicole - Virginia Gasull



Seis años han pasado desde que Virginia Gasull publicara In vino veritas, una primera novela en la que alrededor del mundo del vino se daban cita numerosos ingredientes que la convirtieron en una lectura muy amena que en su momento disfruté mucho. Ha pasado mucho tiempo, pero en cuanto supe que volvía a publicar no tuve la más mínima duda de que me pondría con su nuevo libro. Hoy os hablo de Nicole.

Mi opinión

Un error administrativo confundiéndola con un hombre hace que la doctora Nicole Mangin acabe en el ejército francés durante la Primera Guerra Mundial, convirtiéndose así en la única mujer que sirve en los hospitales de campaña. Esta es la historia real que Virginia Gasull ha escogido para una novela en la que la ingente labor de documentación llevada a cabo por la autora se respira por los cuatro costados, recreando de forma fidedigna una ambientación bélica que traspasa las páginas mientras recorremos los cruentos escenarios de una guerra y acercando al lector la figura de una mujer que rompió con numerosos estereotipos, una mujer que, en cada cambio de destino, tenía que aguantar el inicial desprecio de sus compañeros hombres.

Tomando como base la vida de esta gran mujer olvidada por la historia, siempre acompañada de su fiel perra Dun, Virginia Gasull combina sin artificio los personajes reales con los ficticios y teje una historia que despertó mi interés desde el primer momento, si bien he echado en falta un hilo conductor a la hora de novelar la vida de la doctora Mangin y en demasiadas ocasiones he tenido la sensación de estar asistiendo más una sucesión de hechos que a una historia asentada en una trama en la que todos los personajes y todo lo acontecido tiene una cohesión. Tampoco me ha ayudado la forma narrativa escogida por la autora, la primera persona del presente. No sabría deciros el porqué, pero en lugar de facilitarme el sentir como sentía Nicole, me ha producido el efecto contrario en cuanto a la figura del personaje, quizá porque me relataba lo que veía, lo que vivía, y eso sí lo he sentido, sí he visto las trincheras, sí he visto las condiciones de los hospitales de campaña, el trabajo que allí llevaban a cabo en las peores condiciones imaginables, pero Nicole no me ha contado, al menos del modo que yo esperaba, qué sentía ella ni cómo lo sentía.

Estructurada en cuatro grandes partes, subdividas a su vez en capítulos, que recogen los cuatro escenarios en los que Nicole trabajó durante la guerra: Verdun, el Somme, Ypres y París, Nicole abarca desde los inicios de la Primera Guerra Mundial hasta la firma del armisticio e incluye una nota de la autora en las que realiza algunas aclaraciones y nos cuenta qué fue de la doctora Mangin tras el final de la guerra, e incluye al final del todo una amplía relación de la bibliografía que ha utilizado para escribir esta novela.

En definitiva, con Nicole, Virginia Gasull no solo rescata del olvido a la doctora Mangin, primera mujer en el ejército francés, sino que la novela rinde homenaje a todos aquellos sanitarios que, en todas las guerras, incluidas las diarias y más cercanas, luchan y trabajan por salvar nuestras vidas.

Ficha técnica 


4 de mayo de 2021

Los crímenes de la carretera - J.D. Barker y James Patterson

 




No sé en qué momento se me ocurrió dudar que quizá no disfrutaría de la nueva novela de J.D. Barker tanto como lo había hecho anteriormente con la Trilogía El Cuarto Mono. Aunque para ser sincera debo decir que fue el hecho de estar escrito a cuatro manos junto a James Patterson, un autor del que he leído un par de novelas que, si bien he disfrutado, siendo sincera tengo que admitir que no me han entusiasmado. Afortunadamente vencí mis reticencias iniciales y hoy os hablo de Los crímenes de la carretera.

Mi opinión

Una noche, al volver del supermercado Michael encuentra a una joven muerta en su bañera y sin dudarlo llama a la policía. Se trata de Alyssa Tepper, a quien Michael dice no conocer de nada, a pesar de que la policía piensa todo lo contrario y, además, tiene pruebas de ello. Para terminar de complicar las cosas, la aparición de una pluma de gorrión junto al cadáver hace saltar todas las alarmas del FBI y la agente Gimble se unirá al detective de homicidios Dobbs para dar caza a un peligroso asesino en serie del que hasta ahora se desconocía la identidad.

Inevitablemente cuando leo un libro escrito por dos personas busco fisuras en la narración, que se note quién ha escrito qué, pero de nuevo no he encontrado ni el más mínimo cambio. Sí que es cierto que habiendo leído a ambos hay algunos capítulos en los que estoy casi al cien por cien segura de quién ha sido el encargado de su escritura, pero desde luego no descarto equivocarme porque la única razón que tengo para ello es que lo narrado en ese momento pegue más con uno o con otro según mis lecturas anteriores. En cualquier caso, Los crímenes de la carretera cuenta con una narración muy ágil que engancha desde el primer momento combinando a la perfección la acción con numerosos giros que nos dejan boquiabiertos.

Los crímenes de la carretera se arma no solo sobre asesinatos y persecución, sino que la enfermedad mental forma parte importante de la trama, tanto que en más de un momento el lector tendrá muchísimas dudas a la hora de creer o no al protagonista mientras asistimos a una auténtica carrera contrarreloj que deja al lector sin aliento y en la que cada minuto es crucial para evitar que la sangría de asesinatos siga sembrando el camino que recorre Michael junto a su hermana, Megan, la única que ha decidido estar a su lado.

Capítulos cortos y de ritmo imparable en los que el peso narrativo cambia de un personaje a otro en la voz de un narrador en tercera persona para la parte policial y en primera persona para el caso de Michael y Megan, en cuyo caso utilizan el narrador en primera persona, son la base de una novela que prácticamente vuela en las manos mientras que acompañamos a los personajes en una persecución sin tregua durante la cual se va construyendo una intrincada trama que las distintas voces narrativas van armando aportando cada cual su visión y conocimiento de los hechos. Una novela en la que el ritmo es imparable, va creciendo más y más hasta un final apoteósico con un giro de los que te dejan totalmente pegada al sofá y con la cabeza ocupada en un único pensamiento que no voy a reproducir aquí porque estaría un poco feo insertar un taco.

En definitiva, Los crímenes de la carretera es un fantástico thriller lleno de acción y misterio. Una novela con grandes dosis de violencia tanto física como psicológica en la que nada es lo que parece. Para los amantes del género es simplemente un imprescindible.

Ficha técnica

 

3 de mayo de 2021

Esta semana leo... #16 (2021)

Lunes festivo para los que residimos en la Comunidad en Madrid y comienza esta semana, laboralmente más corta, leyendo Verano de lobos de Hans Rosenfeldt, uno de los integrantes de la pareja creadora de la Saga Bergman que tan buenos momentos me ha dado, y espero me siga dando, que se lanza en solitario con la primera entrega de la Serie Haparanda.

Llevo leído algo más de la mitad por lo que no tardaré demasiado en acabar y entonces será el momento de El jardín de vidrio de Tatiana Tîbuleac.

¿Y vosotros, qué leéis?


22 de abril de 2021

El tejido de los días - Carlos Aurensanz


A pesar de tener varios títulos publicados no fue hasta 2016 que conocí a Carlos Aurensanz con Hasday. El médico del califa y, aunque en mis estanterías aún espera su turno de lectura El Rey Tahúr, ha sido con su última publicación, con la que se aparta su narrativa más habitual, con la que he vuelto a sus letras. Hoy os hablo de El tejido de los días.

Mi opinión

Corre el año 1950 y Julia, sola y embarazada, acaba de llegar a Zaragoza. En su situación no lo va a tener nada fácil para salir adelante, pero afortunadamente al menos cuenta con una tranquilidad económica que le permite montar un salón de costura que pronto empezará a hacerse un hueco entre las mejores familias de la ciudad. Será precisamente con el encargo de un vestido como entrará en su vida la familia Monforte, una de las más influyentes de la ciudad que, sin embargo, de puertas para adentro guarda oscuros secretos.

Si bien Julia es sin duda el hilo conductor de esta novela, pronto sus páginas se llenan de un amplio elenco de personajes formados en su mayor parte por la familia Monforte y el personal a su servicio. Para mí, ellos y no otros, quizá influida también porque a Julia en demasiadas ocasiones me ha costado un poco creérmela y sentirla como real, son los grandes protagonistas de esta novela que, a pesar de su extensión, se lee sin pausa tanto por lo que cuenta como por la forma de hacerlo y es que Carlos Aurensanz despliega una prosa tan elegante y rica como fluido y ágil es su estilo.

De la mano del autor, y gracias a una magnífica ambientación, viajamos hasta Zaragoza y vivimos en una ciudad en plena postguerra donde unos pocos viven en la opulencia mientras el resto sigue sujeto a la cartilla de racionamiento (no se eliminarían hasta 1952), donde unos pocos se enriquecen con el estraperlo, mientras que otros solo conocen la miseria y el hambre. Transitamos por una sociedad en la que la Iglesia tenía el control absoluto sobre lo que era moralmente aceptable o no. Una sociedad en la que ser mujer no era fácil, con un papel relegado a ser esposa y madre. Una sociedad en la que el entretenimiento de la mayoría era escuchar la radio y programas como el de Elena Francis, del que en la novela se nos ofrecen algunos ejemplos de respuestas que, a pesar de saber cómo era la vida entonces y qué se esperaba de las mujeres, han conseguido indignarme.

Pero volvamos a la novela. El tejido de los días abarca un espacio temporal de cuatro años en los que las vidas de los personajes se van entrelazando a través de distintas subtramas que partiendo de la principal van enriqueciendo una lectura que se lee con interés pasando de la emoción a la indignación, sin olvidar tampoco los momentos de dicha. Una novela en la que los secretos más oscuros y crueles pugnan por salir. Secretos que, aunque alguno de ellos puede intuirse, van mucho más allá de lo que mi imaginación pudo pergeñar y si bien quizá al autor se le vaya un poco la mano al desenmarañar la madeja y crear nuevos lazos sacando a la luz todo lo escondido, lo cierto es que funciona y nos regala un final sin fisuras y muy emotivo.

En definitiva, El tejido de los días es una novela muy entretenida y bien escrita que nos traslada hasta la Zaragoza de los años 50 con una fantástica ambientación. Una novela habitada por una amplia galería de personajes con los que tejer historias entrelazadas que crean un entramado con el que disfrutar de unas cuantas horas de lectura.

Ficha técnica

20 de abril de 2021

Las palabras que nunca escribí - Jane Thynne


¿Cuántas reseñas habré comenzado diciendo que la Segunda Guerra Mundial es una de las ambientaciones que más me gustan en literatura? Aunque en esta ocasión lo primero que llamó mi atención fue el precioso título de la novela, soy yo muy fetichista para estas cosas, y deteniéndome un poco más en su sinopsis que la trama girara en torno a la relación de dos hermanas que se ve rota por la contienda terminó de decidirme. Hoy os hablo de Las palabras que nunca escribí.

Mi opinión

Cuando Juno Lambert compra una antigua máquina de escribir que perteneció a la periodista Cordelia Capel, encuentra un manuscrito de lo que parece ser una novela inacabada con las memorias de Cordelia. Todo comienza en Gran Bretaña en 1936 cuando Irene, la hermana mayor, se casa con un industrial alemán y se traslada a Berlín donde la espera una vida llena de glamour y de fiestas en las que codearse con la alta jerarquía nazi. Paralelamente Cordelia encuentra trabajo para un periódico en París y las hermanas comienzan una relación epistolar que poco a poco se va enfriando a causa de las distintas opiniones que ambas tienen sobre lo que está sucediendo con Alemania tras la llegada al poder de Hitler.

Las palabras que nunca escribí tiene un comienzo muy atractivo que rápidamente atrapa al lector, aunque conforme avanza empieza a perderse en demasiados detalles de las vidas separadas de las dos hermanas que, si bien ayudan a situarnos, terminaron por causarme la sensación de un cierto estancamiento en el que la tensión narrativa inicial decae hasta que en la segunda mitad de la novela esta remonta y termina por convertirse en una de esas lecturas que se disfrutan con un nudo en la garganta.

Páginas cargadas de emociones al tiempo que la autora salpica la narración de vívidos detalles históricos en una novela en la que conviven con acierto los personajes ficticios con los históricos. Personajes entre los que destacan, no podía ser de otra forma, las dos hermanas protagonistas, dos mujeres fuertes y luchadoras cada uno en su estilo, con personalidades muy marcadas y muy distintas que se enfrentan a la adversidad cada una a su manera creando esto una brecha entre ellas hasta separarlas irremediablemente.

Jane Thynne nos traslada a la vida en Europa antes, durante y después de la guerra. De forma especial la mirada a la vida en Berlín antes de la contienda, las justificaciones para las atrocidades que empiezan a cometerse, nos mete de lleno en un ambiente en el que todos se ven obligados a tomar partido de un modo u otro porque se está con ellos o contra ellos, un momento en el que no se podía ser ajeno a la política porque la política lo era todo y cualquier intento de cerrar los ojos era infructuoso.

Con una prosa elegante y una narrativa fluida, salpicada por las misivas entre las hermanas, Las palabras que nunca escribí no es una novela bélica, al menos al uso, sino que en sus páginas se dan cita el amor, la traición, los secretos… Y todo ello combinando con acierto escenas desgarradoras con otras que conmueven profundamente atrapando a los personajes en una situación imposible de manejar y controlar.

En definitiva, Las palabras que nunca escribí, a pesar de su comienzo titubeante, es una interesante y emotiva novela sobre dos hermanas británicas separadas por la Segunda Guerra Mundial. Una novela que, como os decía al principio, he terminado leyendo con un nudo en la garganta y que tiene uno de los finales más emotivos que he leído últimamente.

Ficha técnica

19 de abril de 2021

Esta semana leo... #15 (2021)

Ayer domingo andaba dudosa sobre qué novela comenzar tras terminar El tejido de los días de Carlos Aurensanz. Debatiéndome entre Nuestra casa de Louise Candlish, un thriller que me apetece muchísimo y Nicole de Virginia Gasull y finalmente fue esta última por la que me decidí, así que dejo el thriller para dentro de unos días porque, aunque Nicole tiene casi 500 páginas, lo cierto es que, además de tener una letra bastante grande, se lee muy bien y he avanzado bastante.

¿Y vosotros, qué leéis?


15 de abril de 2021

La escritora - Auður Ava Ólafsdóttir


En ocasiones es la sencillez, acompañada de una cierta contundencia, la que llama mi atención en una cubierta y, al igual que a veces descarto, otras veces me lanzo sin saber nada más, como que la autora es prácticamente una superventas en Islandia y es que no, sobre literatura islandesa, no sé nada de nada. Hoy os hablo de La escritora.

Mi opinión

Ambientada en 1963 en La escritora conoceremos a Hekla Gottskálksdóttir, que abandona su Dalir natal para trasladarse a Reikiavik decidida a convertirse en escritora. Allí convivirá inicialmente con su amigo Jón John y se reencontrará con su amiga Ísey mientras comienza a trabajar como camarera en el bar de un hotel.

Con una prosa desprovista de todo artificio, tan sencilla como eficaz, Auður Ava Ólafsdóttir nos mete de lleno tanto en la vida en la ciudad como en la abrumadora naturaleza islandesa, consiguiendo con unas pocas pinceladas que viajemos a otro país y a otra época y manteniendo en todo momento un ritmo constante que agiliza la lectura.

Hekla es la gran protagonista de esta historia, pero esta no podría entenderse sin esos grandes secundarios que la acompañan y con los que la autora termina de componer una novela que, más allá de las dificultades por las que una mujer atravesaba en aquella época para poder hacerse hueco en un mundo hecho por y para los hombres, aborda varios temas de hondo calado como son la discriminación, el acoso sexual y la homosexualidad en un país poco tolerante y machista.

Me ha gustado especialmente ese toque de novela de crecimiento que tiene La escritora. He disfrutado acompañando a Hekla en su evolución y en su lucha por lograr sus sueños manteniendo siempre los pies en la tierra y siendo plenamente consciente de unos límites que le vienen impuestos socialmente. Hekla se nos presenta en todo momento como una escritora de gran talento y una lectora curiosa que desea ampliar sus horizontes y explorar más allá de la encorsetada literatura islandesa, pero lo que más interesa de ella parece ser su físico que, sin necesidad de descripciones el lector adivina realmente hermoso, algo de lo que ni ella misma parece ser consciente.

En definitiva, La escritora es una interesante novela que trata diversos temas atemporales, entre ellos la dificultad de las mujeres para abrirse paso en un mundo de hombres. Una novela que es también un canto de libertad lleno de amor por la literatura, por la creatividad y por la belleza.

Ficha técnica 


13 de abril de 2021

La reina sola - Jorge Molist


La novela histórica siempre ha sido uno de mis géneros favoritos y, a pesar de ello, lo tengo muy abandonado desde hace tiempo, demasiado. Tanto como tenía a Jorge Molist, un autor que me hizo disfrutar muchísimo con Prométeme que serás libre y Tiempo de cenizas, esta última reseñada en el blog cuando éste comenzaba a duras penas su andadura. Con la publicación de su última novela, a pesar de poder verse como la continuación de Canción de sangre y oro que no he leído, decidí reencontrarme con autor y género y el resultado no ha podido ser más satisfactorio. Hoy os hablo de La reina sola.

Mi opinión

Corre el año 1283 y Pedro III acaba de coronar a su esposa Constanza reina de Sicilia cuando debe marchar hacia Burdeos a enfrentarse a un duelo en el que salvar su honor y evitar que Carlos de Anjou, brazo armado del Papa Martin IV, se apodere de sus reinos junto a su tío el rey Felipe de Francia. Constanza, sola en Sicilia y sin experiencia de gobierno, debe enfrentarse a unos nobles hostiles que conjuran con los angevinos para devolverles el poder, mientras que su marido terminará luchando en una gran cruzada frente al ejército francés, mucho más poderoso, que invadirá la corona de Aragón.

Jorge Molist novela con acierto y rigor uno de los capítulos más desconocidos de nuestra historia a partir del cual la Corona de Aragón comienza a expandirse por el Mediterráneo para terminar convirtiéndose en una gran potencia. Con una prosa elegante y un estilo fluido cargado de emoción que crece capítulo tras capítulo, el autor nos conduce por una epopeya en la que el amor, el odio, la venganza y la lucha por el poder son los grandes protagonistas con los que el lector disfruta de una intensa lectura que enseña y entretiene tanto como emociona.

Alternando capítulos en los que se vale de la voz en tercera persona de un narrador omnisciente y otros en los que toma el mando un narrador protagonista con la voz en primera persona de Constanza, un personaje al que vemos crecer página tras página con una evolución que no solo la engrandece, sino que la acerca cada vez más al lector, Jorge Molist despliega todo su buen hacer combinando unos cuantos personajes ficticios con los grandes personajes históricos que desfilan por las páginas de La reina sola. Todos y cada uno de ellos se muestran al lector con sus luces y sus sombras y despiertan todo tipo de emociones haciéndonos vivir durante la lectura todo lo que acontece en ella, creando simpatías y odios por unos personajes a los que se sienten vivos.

Os hablaba antes de la magnífica prosa que despliega el autor y del estilo fluido que caracteriza toda la lectura, incluso cuando se trata de abordar la narración de batallas, a las que yo no soy muy aficionada, pero que en esta ocasión he disfrutado de principio a fin arrastrada por la emoción que Jorge Molist imprime a cada momento y haciéndome sentir que era yo misma quien luchaba junto al almirante Roger de Lauria, un personaje histórico del cual solo me sonaba vagamente el nombre y que me ah conquistado de principio a fin.

No puedo terminar la reseña sin destacar el anexo que incluye y en el que además de aclarar algún punto se nos cuenta brevemente cómo sigue la historia y qué fue de cada uno de los personajes que la habitan. Es el broche final para una lectura que como ya habréis adivinado me ha encantado en todos sus aspectos y que sin duda podéis leer sin haber abordado previamente Canción de sangre y oro como es mi caso.

En definitiva, La reina sola es una magnífica novela histórica que nos acerca un episodio fundamental de nuestra historia al tiempo que entretiene y emociona. Una intensa lectura llena de amor, odio y venganza que ningún amante del género debería perderse.

Ficha técnica 

12 de abril de 2021

Esta semana leo... #14 (2021)

 


Un nuevo lunes y os cuento que comienzo la semana leyendo El tejido de los días de Carlos Aurensanz. Al autor lo descubrí hace unos años con Hasday. El médico del califa y fue una lectura fantástica así que cuando vi que publicaba nuevo libro no me lo pensé dos veces y me hice con él para viajar hasta 1950 y adentrarme en un taller de costura.

La novela es bastante extensa así que no voy a ser ambiciosa, pondré los pies en la tierra y si me da tiempo a acabarla durante la semana ya podré darme por satisfecha.

¿Y vosotros, qué leéis?

10 de abril de 2021

Resumen de marzo



Estoy francamente contenta de cómo me han ido las lecturas de marzo y es que no solo he leído más de lo que esperaba, sino que además todas las lecturas, salvo un pequeño chasco, han sido fantásticas.

¿Queréis saber cuáles han sido?

Libros leídos

  1. Nenúfares que brillan en aguas tristes. Bárbara Gil.
  2. Vais a decir que estoy loco. Andreu Martín.
  3. Calle del perdón. Mahi Binebine.
  4. El hijo del padre. Víctor del Árbol.
  5. La jurado 272. Graham Moore.
  6. La edad dorada. Sara Donati.
  7. Los mejores años. Kiley Reid.
  8. La reina sola. Jorge Molist. 


Ocho novelas de lo más variadas en cuanto a temática y ambientaciones de la que solo me queda por reseñar de La reina sola de la que os hablaré la próxima semana y de la que ya os anticipo que me ha encantado este regreso por fin a la novela histórica que tan abandonada tenía. Y cómo no destacar la que ha sido mi mejor lectura de mes y que se alza con las cinco estrellas en Goodreads, El hijo del padre de Víctor del Árbol.

 

¡Vamos a por abril!

7 de abril de 2021

Los mejores años - Kiley Reid



Un nuevo ejemplo de cómo solo a través de una portada descarto un libro pensando que no será mi estilo y al que después, cuando alguien llama mi atención sobre el tema tratado, decido darle una oportunidad y descubro que mi intuición me falló o quizá fueron mis prejuicios ante determinados diseños los que una vez más se equivocaron. Hoy os hablo de Los mejores años.

Mi opinión

Emira Tucker es graduada universitaria, pero al contrario que sus amigas, a sus veinticinco años solo ha conseguido hasta ahora un trabajo como niñera a tiempo parcial con el que apenas consigue cubrir el pago del alquiler y las facturas. Cuando una noche, durante una fiesta de cumpleaños, es requerida de urgencia por los padres de Briar, la niña a la que cuida, para que acuda a la casa por una emergencia doméstica y se la lleve a dar un paseo, Emira decide que una vuelta por el supermercado puede ser buena idea hasta que allí se produce un tenso enfrentamiento con el guardia de seguridad que por el color de piel de Emira, de raza negra, y por su indumentaria, da por hecho que ha podido secuestrar a la niña.

Así comienza Los mejores años, con un capítulo inicial que combina a la perfección en una misma escena la tensión de la amenaza a la que la protagonista se ve sometida con ciertos toques de humor que aportan diversión y visten de agilidad a un primer capítulo que nos prepara para el tema central de la novela: el racismo.

Junto a la protagonista ya nombrada, Alix Chamberlain, su empleadora, es el otro gran personaje de Los mejores años. Su habilidad para escribir cartas y su presencia en redes sociales ha hecho que actualmente, tras su segunda hija y recién trasladada a Filadelfia con su marido, presentador de televisión, pueda dedicar el tiempo a escribir un libro con el que tampoco consigue avanzar demasiado, pero el incidente en el supermercado hace que Alix se obsesione con Emira y quiera hacer de ella su nuevo proyecto, sea como sea tiene que conseguir entrar en su vida y ser su amiga. Emira tiene que sentirse segura con ella para que quede muy claro que en su familia no son racistas. Alix es el cliché caricaturizado de la madre trabajadora perfecta con éxito en todas las facetas de su vida, un personaje tan bien trazado que desde el primer momento se siente como reconocible tanto para lo bueno como para lo malo, que en mi caso ha sido la mayor parte porque, así como con Emira he empatizado desde el primer momento, con Alix ha sido todo lo contrario y puedo afirmar que es la amiga que nunca tendría.

Es de alabar cómo enfoca el tema la autora de forma que las situaciones en las que Emira se ve condicionada por el color de su piel llegan a ser tan naturales que uno tiene que detenerse para darse cuenta de que sí, que incluso esa sobreprotección a la que Alix comienza a someter a Emira, también es racismo. La autora pone así de relieve una serie de prejuicios y actitudes tan arraigadas en la sociedad que por tan cotidianas puede llegar a obviarse que se trata de un grave problema. Un problema al que también se añade la cuestión de la clase social, el dinero y el poder que, junto con la maternidad en menor medida, son los otros temas que trata novela con tanto acierto.

Y todo ello nos lo cuenta Kiley Reid a través de un narrador en tercera persona que alterna la perspectiva de las dos mujeres protagonistas con un estilo ágil y una prosa tan sencilla como impecable, destacando brillantes diálogos en los que la autora demuestra su buen hacer a la hora de adaptar el lenguaje no solo de cada uno de los personajes, sino las circunstancias e interlocutores que tengan en cada momento.

En definitiva, Los mejores años es una novela tan entretenida como condenatoria, una sátira social que no dudo en recomendaros.

Ficha técnica 

5 de abril de 2021

Esta semana leo... #13 (2021)



Primer lunes de abril y os cuento que comienzo la semana y el mes leyendo Las palabras que nunca escribí de Jane Thynne. La llevo bastante avanzada, algo más de la mitad, lo cierto es que estos días no he leído tanto como quería, pero a pesar de ello a lo largo de la semana me dará tiempo a empezar alguna otra lectura pendiente aún de decidir porque no os engaño, vuelvo a estar colapsada de libros pendientes y encima esperando algunas publicaciones muy apetecibles.

¿Y vosotros, qué leéis?


4 de abril de 2021

Ganadores de Las rosas de las espinas



Ya tenemos el nombre de las personas que disfrutarán de Las rosas de las espinas de Alexandra Martin Fynn y los ganadores de un ejemplar firmado de la novela son...



a Rafflecopter giveaway

¡Felicidades a ambos! Necesito vuestros datos postales y número de teléfono para que la editorial os haga llegar el ejemplar. Como ya sabéis para ello preciso de vuestro consentimiento expreso por lo que en el correo que enviéis a entremislibrosyo@gmail.com debéis incluir el siguiente texto: 

"Doy mi consentimiento al tratamiento de los datos que proporciono en este correo con el único fin de recibir el premio de este sorteo, un ejemplar de Las rosas de las espinas de Alexandra Martin Fynn, y acepto que estos sean cedidos a la editorial encargada del envío."

 

¡Gracias a todos por participar!

 


30 de marzo de 2021

Vais a decir que estoy loco - Andreu Martín


Hace mucho tiempo que tenía ganas de leer a Andreu Martín, reputado escritor de novela negra y policíaca, género que ya sabéis que me encanta, y la oportunidad ha venido de la mano de su última publicación. Hoy os hablo de Vais a decir que estoy loco.

Mi opinión

Francesc Ascás es un joven muy especial. Vive solo en un piso donde apenas interactúa con nadie, al fin y al cabo, todos le tienen por el loco de la escalera. En ocasiones oye voces y pasa los días prácticamente encerrado, con las persianas bajadas, acosado por la narcolepsia, dibujando cómics y enganchado a una adivinadora televisiva. Todo cambia cuando una de sus vecinas, Blanca Benito, la única con la que se relaciona, aparece asesinada y él se convertirá en el primer sospechoso de la policía.

Vais a decir que estoy loco es algo más que una novela negra o policíaca al uso. La resolución del asesinato es importante claro está, pero no es desde mi punto de vista el principal objetivo de una novela que basa todo su atractivo en un personaje peculiar, Francesc. ¿Está o no loco Francesc? Para mí esta es la principal pregunta a la que se enfrenta el lector porque tenemos claro que Frances ve el mundo de una forma totalmente distinta a la convencional, ¿pero es esta razón suficiente para considerar que alguien está loco?

La enfermedad mental es un tema que me interesa y preocupa desde siempre y cualquier lectura que aborde el tema despierta mi curiosidad. En este aspecto me ha gustado el planteamiento inicial que hace el autor con un protagonista lleno de inseguridades y con una percepción de la realidad alterada, un personaje cuyos problemas hunden sus raíces en un trágico suceso de su infancia, pero en cierto momento he sentido que el personaje se le iba de las manos o sencillamente yo no conseguía conectar con él, ni desarrollar la empatía que otros personajes de este tipo suelen despertar en mí, y Francesc Ascás ha terminado resultándome totalmente agotador y ha lastrado una lectura que no ha cumplido con las expectativas que tenía.

Sí ha resultado satisfactorio este primer acercamiento al autor en cuanto al estilo cuidado del autor, con una prosa elaborada al tiempo que sencilla, una trama salpicada de todo tipo de imprevistos y algunos toques de sentido del humor que salpican y aligeran la narración de un tema tan doloroso como la enfermedad mental. Es por todo ello que no me cabe duda de que volveré a animarme con alguna otra de sus novelas, quizá sencillamente no he elegido la adecuada para mí.

Ficha técnica


29 de marzo de 2021

Esta semana leo... #12 (2021)


Lunes de Semana Santa y otro año más que tengo que pasar sin visitar a mi familia y os confieso que cada vez me pesa más que el tiempo pase y los meses se me escapen sin poder verlos porque vivimos en comunidades autónomas distintas, otro gallo me cantaría si en lugar de residir en Madrid residiera en cualquier otro país ¿no? En fin… incoherencias… 

El caso es que estos días de descanso los pasaré en casita y la semana comienza leyendo La reina sola de Jorge Molist que fue la lectura por la que finalmente me decidí la semana pasada y que llevo bastante avanzada por lo que a lo largo de la semana comenzaré Las palabras que nunca escribí de Jane Thyne.

Aprovecho para recordaros que hasta mañana martes 30 tenéis activo el sorteo de Las rosas de las espinas de Alexandra Martin Fynn. Clicando sobre la imagen podéis ir a las bases.



¿Y vosotros, qué leéis?


25 de marzo de 2021

La edad dorada - Sara Donati


Hay novelas que llegan por sorpresa, una grata sorpresa porque en cuantos las ves sabes que pueden ser una de esas grandes lecturas que te hacen viajar a tiempos pasados, aunque debo confesaros que su volumen me asustó, ochocientas páginas son muchas cuando las lecturas se acumulan así que decidí lanzarme a por ella alternándola con otras novelas, cosa que como sabéis no suelo hacer, y creo que ha sido todo un acierto. Hoy os hablo de La edad dorada.

Mi opinión

Corre el mes de marzo de 1883 y conocemos a las doctoras Savard, Anna y Sophie. La primera cirujana y la segunda especialista en obstetricia y ginecología. Pero esa mañana Anna se encarga de algo muy distinto a su actividad habitual en el quirófano, debe pasar revisión médica a un grupo de niños huérfanos antes de entrar en la ciudad. Allí conocerá a cuatro hermanos de origen italiano abandonados por su padre tras la muerte de la madre, y esa mañana, sin saberlo, su vida cambiará para siempre. Al mismo tiempo Sophie atiende el parto de una joven madre que da a luz a su cuarto hijo. Destrozada física y emocionalmente la mujer pide ayuda a Sophie para evitar nuevos embarazos aun a sabiendas de constituir un delito muy perseguido.

A través de un narrador omnisciente y con una prosa elegante y depurada, Sara Donati nos traslada hasta la ciudad de Nueva York a finales del siglo XIX. A través de minuciosas descripciones viajaremos a muy variados escenarios en los que los contrastes de la sociedad del momento quedarán patentes, una sociedad en la que la población inmigrante sufre las mayores precariedades y en la que las calles se encuentran llenas de niños que intentan sobrevivir como sea. Como no podía ser de otro modo, y si bien La edad dorada trata ampliamente todos los aspectos de la época, la medicina es calve en la trama, muy especialmente toda la referida la salud femenina y al necesario control de la natalidad por parte de muchas mujeres agotadas por la crianza de un hijo tras otro y que no desean concebir de nuevo o quieren interrumpir un embarazo. Una sociedad moralista como la descrita perseguía tales hechos, tanto a las mujeres que demandaban estos servicios como a aquellos médicos, mujeres también, que ayudaban como podían aun a riesgo de ser perseguidas y encarceladas.

Un amplio elenco de personajes, afortunadamente la autora incluye un dramatis personae que nos ayudará a situarnos durante los primeros capítulos, habitan las páginas de esta novela que realiza un retrato fiel y realista de una sociedad moralista y llena de grandes diferencias en la que los más desfavorecidos mueren sin la necesaria atención médica y en la que las mujeres están relegadas a un papel meramente reproductor. Anna y Sophie, en el caso de esta última agravado por el hecho de ser mulata, son dos excepciones que día tras día deben demostrar su valía en una sociedad machista en general y de forma muy particular en su profesión, ampliamente dominada por los hombres.

Con un ritmo pausado pero fluido Sara Donati nos sumerge con facilidad en la trama enlazando con acierto los acontecimientos históricos con la crónica social y con la vida de los numerosos personajes al tiempo que trata temas tales como el racismo, el control de la natalidad, la miseria de los más desfavorecidos y la necesidad de una atención médica general. No necesita La edad dorada ni de grandes alharacas ni de espectaculares giros para mantener la atención y el interés del lector, aunque debo decir que me hubiera gustado encontrar un final menos abierto que deja demasiados hilos pendientes para una nueva novela.

En definitiva, La edad dorada es una interesante e instructiva novela que combina con acierto la ficción histórica y la saga familiar aunando en sus páginas elementos como el romanticismo y el misterio al tiempo que realiza una crónica de una sociedad neoyorquina de finales del siglo XIX.

Ficha técnica


23 de marzo de 2021

La jurado 272 - Graham Moore


Me encantan los thrillers legales, veo una novela del género y los ojos se me abren como platos. Poco importó que tuviera mil lecturas pendientes que llegaron antes, porque en cuanto tuve esta novela entre mis manos me lancé a por ella. Hoy os hablo de La jurado 272.

Mi opinión

Diez años después de que Maya Seale convenciera a todos los miembros del jurado en el que participaba de que Bobby Nock era inocente del asesinato del que se le acusaba, el jurado vuelve a reunirse para la grabación de un programa especial por el aniversario. Aquel veredicto cambió las vidas de todos y ahora, diez años después, todas las miradas están puestas en Maya porque el resto, quien más quien menos, ha terminado arrepintiéndose de aquella absolución e incluso uno de ellos dice tener nuevos datos que prueban la culpabilidad del hombre que dejaron libre. Pero un nuevo asesinato del que Maya es la principal sospechosa cambiará todos los planes.

A través de dos hilos temporales que alternan presente y pasado de la mano de un narrador omnisciente viajaremos de la narración del juicio por asesinato que tuvo lugar en su día a la investigación actual sobre el nuevo crimen. Este narrador irá poniendo el foco en distintos personajes al tiempo que nos irá ofreciendo hechos objetivo sobre el caso y sobre las vidas de los distintos personajes antes y después del juicio mientras trata temas tales como el racismo y los prejuicios.

Que Graham Moore sea principalmente guionista queda patente tanto en el ritmo de la novela como en el planteamiento de una trama aparentemente sencilla que, poco a poco, se va enmarañando. Muchos y ágiles diálogos, un lenguaje sencillo y un estilo ligero a pesar de la gravedad de los hechos narrados, son las señas de identidad de una novela que se lee con interés y sin pausa mientras el autor parece invitarnos en todo momento a ser un jurado más en la trama del pasado, cuya resolución parece ser clave para esclarecer el segundo asesinato.

Si a todo eso añadimos la excelente caracterización de personajes, el ritmo fluido y la sucesión de impactantes revelaciones conforme avanzamos en la lectura, sobre todo el giro final que desemboca en la aclaración de todo y que no vi venir por ningún lado a pesar de haber elaborado mil y una teorías, La jurado 272 se convierte en una de esas novelas que una vez comienzas no puedes dejar de leer mientras te deslizas por una trama más enrevesada de lo que en principio puede parecer, viajando entre los dos hilos temporales hasta desembocar en un final con gran carga dramática y al más puro estilo Agatha Christie que me ha dejado muy satisfecha. Un final común en el que se da respuesta a los dos asesinatos y que cierra sin fisuras ambos casos. 

En definitiva, La jurado 272 es una interesante novela que seguro disfrutarán los amantes del género. Buen ritmo y prosa muy cinematográfica hacen de ella una lectura perfecta para unas cuantas horas de entretenimiento mientras se nos invita a plantearnos si el modelo del jurado es o no una buena forma de hacer justicia.


Ficha técnica


22 de marzo de 2021

Esta semana leo.. #11 (2021)

 

Lunes y os cuento que comienzo la semana con las últimas páginas de Los mejores años de Kiley Reid, una novela que comencé este fin de semana y que ha volado en mis manos así que hoy mismo probablemente empezaré nueva lectura y os confieso que ando dudosa entre tirar por la novela histórica con La reina sola de Jorge Molist o lanzarme a por unos cuantos secretos familiares en plena Segunda Guerra Mundial con Las palabras que nunca escribí de Jane Thyne. ¿A por cuál me lanzo?

Aprovecho para recodaros que hay un sorteo activo en el blog de dos ejemplares de Las rosas de las espinas de Alexandra Martin Fynn. Clicando sobre el banner podéis ir a las bases.



¿Y vosotros, qué leéis?

20 de marzo de 2021

Sorteo de Las rosas de las espinas de Alexandra Martin Fynn


Hace mucho que no os traigo un sorteo y eso no puede ser así que hoy lo tenemos por partida doble porque se sortean dos ejemplares de Las rosas de las espinas de Alexandra Martin Fynn. ¿Queréis saber un poco más?

Sinopsis

Estados Unidos, 1862

Maddison Thomas es una joven viuda que acaba de librarse de un matrimonio que la había sumergido en el infierno. Ahora, ella dedica su vida y toda su energía a trabajar en la fábrica de revólveres Colt, a la que ama como si fuese su hogar. Jack Johnson, abogado de la empresa Colt, es un sujeto sin escrúpulos, que oculta un pasado inconfesable. Se dedica a hacer lo que le viene en gana, poniendo sus propios deseos por delante de todo.

Maddison y Jack no se tratan; apenas si han intercambiado algunas palabras. Nada tienen en común, salvo la indisimulada antipatía que se profesan. Y a pesar de que se esfuerzan por no cruzarse, el destino les tiene reservada una sorpresa que resultará una pesadilla para los dos: Elizabeth Colt, la propietaria de la compañía, les ha encargado la misión secreta de entregar mil revólveres sin registro al comandante del Ejército del Potomac. Para hacerlo, deberán viajar juntos durante largos días, atravesando un país que arde en plena Guerra Civil.

Con evidente pesar, Maddie y Jack aceptan compartir el periplo. Ambos se internan en un territorio sin ley, donde la vida no vale nada, y pronto descubren que no tienen más remedio que tolerarse y brindarse apoyo para salir airosos de semejante gesta. Pero con el tiempo y el acúmulo de dificultades, comenzarán a ver en el otro algo más que un indeseado compañero de viaje. Paso a paso, aprenderán a apreciar la belleza de las rosas que florecen entre las espinas. 

Este libro es una invitación a iniciar un recorrido que adentra a los lectores en los matices de la vida cotidiana de los civiles, soldados y voluntarios que vivieron la Guerra de Secesión americana que enfrentó al norte con el sur, en plena lucha por la abolición de la esclavitud. Se trata de una obra creada a partir de un exhaustivo trabajo de documentación, que deleitará a quienes disfrutan la novela histórica. En palabras de la autora: «En Las rosas de las espinas he buscado reconstruir el día a día de quienes vivieron en ese tiempo y lugar. Mi objetivo es que la lectura sea una experiencia que envuelva al lector y lo sumerja en la época».

Bases del sorteo

  • Se sortean dos ejemplares.
  • Es un sorteo nacional (España).
  • Tienes que ser seguidor del blog. Es el único requisito obligatorio así que verifica serlo y déjame el enlace en el formulario.
  • Deberás rellenar el formulario de Rafflecopter dejando todos los enlaces que quieras que te puntúen. Solo es obligatorio ser seguidor del blog, pero el resto te proporciona puntos extra.
  • Deberás dejar un comentario en el blog diciendo que participas.
  • El plazo para apuntarse al sorteo comienza hoy 20 de marzo de 2021 y finaliza el 30 de marzo a las 23:59.
  • Los ejemplares los enviará la editorial. 


                                                  a Rafflecopter giveaway

¡Suerte a todos!

17 de marzo de 2021

El hijo del padre - Víctor del Árbol


Fue en 2014 cuando descubrí a Víctor del Árbol con Respirar por la herida, una lectura que me conmocionó y dolió de una forma que no esperaba. En aquella reseña os decía que el autor se convertía desde ese momento en una referencia para mí y así ha sido. Víctor del Árbol es uno de esos autores con los que ni me molesto en leer sinopsis, me da igual lo que me vaya a contar, sé que lo voy a leer y sé que no me va a defraudar. Con la de hoy ya son siete las novelas del autor que visitan este pequeño espacio porque hoy os hablo de El hijo del padre.

Mi opinión

Diego Martín es un respetable profesor universitario hecho a sí mismo. Hijo de emigrantes extremeños y andaluces llegados a Barcelona en los años cincuenta cree haber roto con sus raíces con una vida totalmente alejada de aquella para la que parecía predestinado, pero el pasado siempre está ahí y la sombra de su padre sigue pesando sobre sus hombros más de lo que querría, quizá la maldición que pesa sobre los hombres Martín, de la que le habló su abuelo siendo niño y el enfrentamiento ancestral entre su familia y los Patriota, caciques del pueblo del que provienen, sigan más vivos de lo que piensa y quizá él mismo se esté convirtiendo en aquello que tanto odia. El detonante será Martin Pearce, el enfermero encargado de su hermana Liria, ingresada desde hace años en un centro psiquiátrico. Martin, detrás de su aspecto atractivo y carácter solícito y afable, esconde otra cara que hará que la vida de Diego Martín estalle por los aires.

El pasado y la memoria son los grandes temas de una intensa y desgarradora novela que recorre la historia de la familia Martín durante varias generaciones al tiempo que hace un recorrido por la historia española del siglo XX y sus grandes hitos a través de distintos hilos temporales. Será con su abuelo Simón con quien viviremos la Guerra Civil y su paso por la División Azul; con el padre de Diego viajaremos hasta el Sáhara oriental y la vida en la Legión para volver a Barcelona y vernos inmersos en el fenómeno de la inmigración interna de los años cincuenta y sesenta y la vida en los barrios de la periferia de una gran ciudad. Hasta llegar a la actualidad en la que Diego Martín representa el éxito social del que ha sabido aprovechar las oportunidades y se ha labrado a sí mismo.

A través de dos narradores, el propio Diego Martín en primera persona que nos cuenta su visión de la historia, y un narrador omnisciente que nos ofrece esa misma historia a través de hechos objetivos, Víctor del Árbol nos sirve una inquietante trama habitada por personajes rotos y culpas lacerantes. Una novela coral con la que realiza un retrato generacional y en la que nos habla de la renuncia a unas raíces que siempre estarán ahí porque, por mucho que uno se esfuerce en esconder sus traumas, del pasado no podemos desprendernos porque él es que nos ha hecho tal y como somos hoy. La fiabilidad de la memoria, la verdad y la mentira son otros de los temas que se abordan en El hijo del padre. En este aspecto el uso de los narradores que nos ofrecen uno su verdad subjetiva y otro los hechos objetivos juega un papel importante poniendo de relieve cómo cada uno de nosotros construimos nuestra propia historia, y por lo tanto nuestra identidad, tomando para ello los hechos que más nos convienen de una forma más o menos consciente, escudándonos en mentiras que nos alejen de un pasado que no queremos aceptar. En este sentido el autor ni toma partido ni juzga hechos y personajes, sino que ofrece al lector todos los elementos necesarios para que sea él mismo quien tome una posición u otra.

Podría continuar hablando y hablando de El hijo del padre, pero lo cierto es que no quiero contaros más, quiero que seáis vosotros los que descubráis esta nueva novela de Víctor del Árbol. Yo sigo reafirmándome en aquello que decía en 2014 en mi primera reseña de una novela suya, para mí  el autor es un referente, pocos como él consiguen aunar en sus páginas la belleza de una prosa sobria, los personajes a los que sentir de carne y hueso, con sus claroscuros y sus matices, las tramas vestidas de misterio para llevarnos por los recovecos de la vida e invitarnos a la reflexión y todo ello sin perder un ápice ni de calidad literaria ni del entretenimiento que todos buscamos en cualquier lectura. No os perdáis El hijo del padre, os aseguro que es una lectura que se quedará con vosotros mucho tiempo.

Ficha técnica


Otras novelas reseñadas del autor