17 de julio de 2018

Ganador de La espía de Franco


Ya tenemos el nombre de la persona que disfrutará de la lectura de La espía de Franco de Basilio Trilles y el flamante ganador de un ejemplar y es...

a Rafflecopter giveaway
¡Felicidades, Clara! Necesito tus datos postales y número de teléfono para que la editorial te haga llegar el ejemplar. Como ya sabes para ello preciso de tu consentimiento expreso por lo que en el correo que envíes a entremislibrosyo@gmail.com debes incluir el siguiente texto:

"Doy mi consentimiento al tratamiento de los datos que proporciono en este correo con el único fin de recibir el premio de este sorteo, un ejemplar de La espía de Franco de Basilio Trilles, y acepto que estos sean cedidos a la editorial encargada del envío."

El resto no olvidéis visitar De lector a lector por si habéis sido afortunados con allí.

¡Gracias a todos por participar!



2 de julio de 2018

Esta semana leo... #247

Hoy no es un lunes más porque además de contaros que mi actual lectura es El beso de Tosca de Nieves Abarca y Vicente Garrido, os cuento que me tomo un pequeño descanso de dos semanas. Me hubiera gustado dejar entradas programadas y esas cosas, pero durante la última semana casi no he tenido tiempo ni de respirar así que nos vemos a la vuelta, por desgracia para mí dos semanas pasan volando y desde hoy ya estoy descontando estos días que pienso exprimir al máximo.

En mi maleta se han venido, además de la novela que leo ahora, otras diez. No, no tengo intención de leerlas todas, con un par me conformo porque en vacaciones siempre leo mucho menos, pero como últimamente me cuesta tanto decidirme cada vez que me toca comenzar lectura no quería que el momento me pillara con pocas alternativas.

Disfrutad al máximo. Nos vemos a la vuelta.

29 de junio de 2018

Las largas sombras - Elia Barceló


Todo el mundo me recomendaba leer a Elia Barceló, cualquiera de sus publicaciones era digna de elogio para los muchos lectores que me rodean y de cuyo criterio me fío. Y no es que no tuviera ninguna de sus novelas, porque El secreto del orfebre fue uno de mis regalos en mi último cumpleaños y espero que me perdone la querida amiga que me lo regaló porque sigue esperando y se ha colado la novela de la que os hablo hoy, Las largas sombras.

Mi opinión


En 2007 Rita Moreno, famosa directora de cine afincada en Londres, vuelve a su ciudad de origen treinta años después de su marcha. El reencuentro con sus amigas, aquellas con las que en 1974  disfrutó del que iba a ser el viaje de su vida a Mallorca una vez terminados sus estudios en el instituto, hace que un secreto compartido por todas ellas se instale de nuevo en sus vidas con una fuerza renovada  porque en aquel viaje sucedió algo de lo que nunca han vuelto a hablar, algo que las marcó para siempre.

Un secreto del pasado por desvelar y una misteriosa muerte disfrazada de suicidio son los dos elementos con los que Elia Barceló engancha al lector desde las primeras páginas para seguir conquistándolo gracias a una ambientación exquisita con la que trasladarnos a 1974 para en el capítulo siguiente volver a 2007, y una prosa cuidada y elegante que termina de conquistarte cuando las emociones y el lado más intimista de los personajes toma el mando. Además, la autora demuestra un dominio de la tensión narrativa dosificando los giros y guardándose más de una sorpresa para el momento más inesperado.

Siete mujeres son las protagonistas de esta novela, y a través de ellas Elia Barceló realiza un retrato del papel de la mujer en aquella España que se acercaba al final de la dictadura. Siete personajes dibujados en general con acierto y en algún caso con brillantez, como es el caso de Candela, por la que tengo que confesar mi debilidad absoluta siendo un personaje que me ha conquistado de principio a fin. A todas ellas las sentiremos como personas reales y aunque probablemente sea Rita, que actúa como eje en torno al que articular la narración, la que más me ha costado sentir natural y cercana, la autora realiza un buen trabajo trazando sus perfiles y profundizando en su psicología al tiempo que realiza un ejercicio introspectivo que se ve favorecido por la alternancia entre la narración del tiempo presente con lo acontecido en aquel lejano 1974, aquel tiempo en el que toda la vida estaba por hacer y aún era un sueño por cumplir, aquel tiempo en el que las ilusiones permanecían intactas.

A pesar de no tener un punto de partida original, el grupo de amigos que vuelve a encontrarse años después, ya en plena madurez, es un recurso muy utilizado tanto en literatura como en cine, lo cierto es que en Las largas sombras funciona desde el primer momento. Además, yo que me enorgullezco de seguir manteniendo una estrechísima relación con mis amigas del colegio, es un tema que siempre me atrae, tanto por el homenaje a la amistad que suele conllevar, como por la nostalgia de un tiempo que todos, en mayor o menor medida, hemos vivido intensamente y no es que crea a pies juntillas eso de que cualquier tiempo pasado fue mejor, porque en todo hubo momentos buenos y momentos que preferiríamos olvidar, pero lo cierto es que hoy somos los adultos que se labraron en nuestra infancia y adolescencia y ese es el tema principal de esta novela junto a la idea de que el pasado siempre nos acecha y condiciona y, ante una mala decisión, son muchas las distintas formas, y todas válidas, de seguir adelante tal y como nos demuestran estas siete amigas. Pero no son estos los únicos temas importantes que trata Las largas sombras, una novela que no se anda con paños calientes a la hora de hablarnos de pederastia, adulterio, homosexualidad y malos tratos.

En definitiva, Las largas sombras es una novela muy bien escrita, con unos buenos personajes y una trama bien armada y resuelta llena de misterio y emociones. Una lectura que seguro disfrutará cualquier tipo de lector.

Ficha técnica


27 de junio de 2018

El Cuarto Mono - J.D. Barker


Llegó por sorpresa. Debió ser una especie de telepatía porque desde que lo había visto en el catálogo de novedades de la editorial me había llamado la atención y había anotado con mucho interés la fecha de publicación y unos días antes de ésta mi deseo se vio cumplido e inmediatamente me embarqué en su lectura. Hoy os hablo de El Cuarto Mono. 

Mi opinión


En Chicago un hombre es atropellado por un autobús, el conductor insiste en que ha sido un suicidio, el sujeto se tiró directamente delante de él en un cruce. Ciertamente todo apunta a ello por lo que la policía poco tendría que hacer en el asunto si no fuera porque junto a su cadáver se ha encontrado una caja con una oreja dentro, justo la seña de identidad de un asesino en serie, apodado el Cuarto Mono, que desde hace cinco años aterroriza a la ciudad. Secuestra a sus víctimas y envía a sus familiares tres cajas, la primera de ella con una oreja, la segunda con los ojos, la tercera con la lengua. Sam Porter, el detective que lleva años tras él, será el encargado no solo de esclarecer la muerte de este hombre anónimo, sino de encontrar al propietario de esa oreja amputada e intentar salvarle la vida porque de lo que no cabe duda es de que en algún lugar hay alguien retenido en contra de su voluntad y el tiempo no juega a su favor.

Comienza así una novela que alterna la narración de la investigación policial, que se desarrolla en unos pocos días, con una segunda voz en primera persona a través de un diario que la víctima llevaba consigo en el momento del atropello y en el que narra su niñez. Ambas tramas ocupan aproximadamente el mismo espacio y si bien la del presente me ha resultado interesante y amena, la del pasado me parecido lo mejor de la novela, con una tensión creciente y con una atmósfera asfixiante y opresiva que traspasa las páginas contagiando al lector con su oscuridad y maldad. Es en esta parte también donde los personajes más me han convencido porque se han ido mostrando poco a poco y evolucionando de una aparente normalidad hasta un horror que ha llegado a ponerme los pelos de punta. Entre estas dos tramas, ocasionalmente el autor incluye una tercera línea de capítulos narrados también en primera persona en la voz de la joven que está sufriendo el cautiverio. La alternancia de la trama principal con estas subtramas confiere una agilidad y un ritmo a la novela que no dejan de crecer para, por momentos, llegar a ser trepidante, porque si algo sabe hacer el autor es cortar un capítulo y pasar a la siguiente trama en el momento más álgido de la narración, haciendo caer así al lector en esa trampa mortal que siempre supone decirse a uno mismo que solo un capítulo más y lo dejas.

El minucioso dibujo de una mente enferma, compleja y aterradora es lo que nos ofrece J. D. Barker en esta novela que ha construido a partir de la leyenda de los tres monos sabios de Toshogu, un pueblo de montaña al norte de Tokio. Mizaru, Kikazaru e Iwazaru, son sus nombres y significan literalmente no ver, no oír, no decir. Aunque no se especifica el qué tradicionalmente se ha entendido como «No ver el mal, no escuchar el mal y no decir el mal». Tres monos a los que el autor añade un cuarto: no hacer el mal. Así se articula una novela que capta la atención del lector desde las primeras páginas con un asesino despiadado y unos investigadores que no saben por dónde empezar a buscar. Un estilo directo, una prosa funcional, abundancia de diálogos y capítulos de corta extensión hacen el resto para que El Cuarto Mono sea una de esas novelas que prácticamente se devoran hasta un final satisfactorio que a pesar de cerrar la trama y contestar nuestras preguntas, deja la puerta abierta a lo que seguro será una segunda entrega.

Un asesino que mata a inocentes para castigar a culpables, un razonamiento que solo podremos entender conociendo al ejecutor desde su infancia a través de ese diario que, como os he comentado anteriormente, para mí ha sido lo mejor de la novela. Con él, el autor nos lleva a conocer de primera mano todos los hechos que han convertido al niño de ayer en el hombre de hoy a través de un relato espeluznante de pura maldad gratuita que en determinados momentos me ha dejado sin aliento no solo con los hechos, sino especialmente con la amoralidad y el desprecio total por la vida humana que se desprende de sus páginas.

En definitiva, El Cuarto Mono es un thriller con el que J. D. Barker invita al lector a descifrar la mente de un asesino mientras asiste a una frenética carrera contrarreloj que estoy segura disfrutaréis. Una novela perfecta para estos tiempos de sol y chapuzones que ya andamos disfrutando.

Ficha técnica


25 de junio de 2018

Esta semana leo... #246

Otro lunes más, de pleno verano ya y la comienzo con las últimas páginas de Cornelia de Florencia Etcheves una novela negra que os recomiendo ya. En cuanto pueda os contaré un poco más en mi reseña.

Me toca ya ir eligiendo las lecturas de vacaciones porque en unos días me marcharé un par de semanas y, como siempre, las elegidas son muchas más de las que realmente me va a dar tiempo a leer así que sinceramente aunque hoy mismo, o como muy tarde mañana, me toca elegir lectura, no tengo ni idea de por cuál de ellos me decidiré.

Y vosotros ¿qué leéis?

22 de junio de 2018

Lejos del corazón - Lorenzo Silva



Cuando hace dos años os hablaba de Donde los escorpiones os comentaba mi firme propósito de leer las anteriores novelas ya que, en un alarde de leer las sagas a mi aire había saltado a esta desde la primera, El lejano país de los estanques, publicada hace ya veinte años. Tal y como era de esperar lo de ir despejando lecturas pendientes quedó en mera quimera y aquí estoy con la undécima entrega dispuesta a contaros lo mucho que me ha gustado. Hoy os hablo de Lejos del corazón.

Mi opinión


En Lejos del corazón el subteniente Bevilacqua y la sargento Chamorro viajarán hasta el Campo de Gibraltar. Un joven informático, con causas pendientes por delito informático, es secuestrado a plena luz del día en la calle, varios testigos afirman haber visto cómo era introducido por la fuerza en un coche que rápidamente se dio a la fuga. Poco después los secuestradores se ponen en contacto con la familia para solicitar un rescate pero, a pesar de que éste se paga, los días van pasando y no se sabe nada de él.

Lorenzo Silva vuelve a centrarse en la realidad de nuestros días con temas de candente actualidad y es que en esta novela narcotráfico y blanqueo de dinero son los ejes sobre los que se vertebra una historia con la que el autor nos introduce de lleno en el microcosmos que es el Campo de Gibraltar. Con una certera ambientación el lector vivirá de primera mano el ambiente en una zona en la que el paro juvenil es aplastante y los suculentos ingresos que pueden proporcionar el narcotráfico y el contrabando de tabaco, una tentación demasiado fácil y asequible como para resistirse a ella cuando no se tiene a la vista un panorama que pueda ilusionar más. Y todo ello unido a la ciberdelincuencia, un delito cada vez más en auge y al que apunta directamente el título que, aludiendo a una canción italiana que recoge el dicho de lejos de los ojos, lejos del corazón (nuestro ojos que no ven, corazón que no siente) nos lleva directamente a lo fácil que resulta estafar a alguien a distancia, alguien a quien ni siquiera estás viendo. Y en el trasfondo de todo la fragilidad de una vida que tiene sus cimientos en la ilegalidad y el dinero fácil.

Realismo y verosimilitud son las señas de identidad de una trama bien armada y mejor resuelta en una novela con un ritmo muy ágil gracias a los numerosos giros que desarmarán cualquier teoría que hubiéramos podido barajar. Los protagonistas de siempre se acompañan de nuevos entre compañeros de la comandancia de Algeciras, a la que se trasladan, sospechosos, y amigos y familiares de la víctima. Bevilacqua y Chamorro se encuentran ya en un momento de madurez que les permite asumir y aceptar dónde están y quiénes son, con sus aciertos y sus errores. Narrada en primera persona, volvemos a ponernos en la piel de Vila y compartimos con él esa visión descreída del mundo que le rodea sin olvidarse nunca de ciertos toques de humor un tanto cínico que nos dibujarán más de una sonrisa mientras leemos.

En definitiva, he vuelto a disfrutar muchísimo con Lejos del corazón, la última entrega por ahora de una saga que siempre nos trae buenas historias con magníficos personajes y que suponen para mí algo así como el reencuentro con unos viejos amigos.

Ficha técnica






20 de junio de 2018

El bosque sabe tu nombre - Alaitz Leceaga


Es verdad que la editorial supo escoger las palabras adecuadas cuando me ofreció esta lectura, pero lo cierto es que ni siquiera hacía falta porque su fantástico título y su maravillosa portada ya me habían conquistado con solo echar la vista encima y no, mi intuición, de nuevo, había acertado porque hoy os hablo de una de mis mejores lecturas de este año, El bosque sabe tu nombre.

Mi opinión



En El bosque sabe tu nombre conocemos a Estrella y Alma, dos hermanas gemelas, idénticas salvo en el color de sus ojos, hijas de los marqueses de Zuloaga, que a finales de los años veinte del siglo pasado viven en la mansión indiana de su familia, Villa Soledad, en Basondo, un pueblo ficticio a orillas del Cantábrico, un lugar donde la mina de hierro propiedad de los Zuloaga, respetados, admirados y temidos a partes iguales, es el motor de la vida. Estrella y Alma son dos niñas muy especiales ya que tienen un don que acompaña a las mujeres de su familia generación tras generación y, además, conviven con una maldición: una de las dos morirá antes de cumplir los quince años.

Mitología y naturaleza son claves en una novela en la que esta última es una protagonista más, tan viva y fuerte como las mujeres que la protagonizan. El bosque insondable, lleno de secretos, nos provoca tanto atracción como miedo; y el mar bravo y poderoso, han labrado el carácter y han moldeado la vida de la protagonista en esta historia de mujeres fuertes y luchadoras, no dispuestas ni a conformarse ni a doblegarse a las convenciones sociales y que tienen que convivir, al mismo tiempo, con sus propios demonios y sus secretos. Sin necesidad de contárnoslo, la autora nos muestra con mimo y detalle el carácter de todos sus personajes, llenos de dobleces, de aristas, de sombras y luces. Brillan con fuerza las mujeres, a las que se contrapone el hombre como figura de poder frente a la mujer siempre relegada a un segundo plano, y brilla especialmente la protagonista, poseedora de un carácter ambiguo a los ojos de un lector que asiste, atónita en mi caso, a su evolución y crecimiento. Una protagonista que a lo largo de la novela ha despertado todo tipo de sentimientos en mí, la he detestado, la he adorado y, la mayor del tiempo, me ha tenido tan desconcertada, pero al mismo tiempo tan subyugada, que cuando he llegado con ella al final de la historia he sentido que su lucha contra lo socialmente aceptado y contra todo aquel que le intente imponer su criterio, su defensa de sus convicciones, sus raíces y su legado, ha sido también mi lucha. Junto a ella el elenco de personajes secundarios es tan amplio como rico porque nada sería de esta novela sin los marqueses de Zuloaga, sin Carmen, sin Tomás, sin Catalina, sin la abuela ausente pero siempre presente…

Si minucioso es el trazado de los protagonistas, la ambientación corre la misma suerte y es que, gracias al que sin duda ha sido un arduo trabajo de documentación, Alaitz Leceaga nos mete de lleno en una época fascinante y nos pasea no solo por ese pueblo ficticio del norte de España, sino que nos hace viajar hasta Inglaterra, California y el Madrid de la posguerra, ese en el que durante la Segunda Guerra Mundial, espías de uno y otro bando parecen haber tomado la ciudad. Combinando el verde y la exuberancia del bosque, el azul y la fuerza del mar y el dorado y la paz del desierto, El bosque sabe tu nombre se convierte en una fantástica novela de historias entrelazadas, plagada de referencias históricas y literarias, en la que Alaitz Leceaga nos deleita con una prosa cuidada y sugerente con la que consigue introducir al lector, desde la primera página, en esa atmósfera tan especial en la que lo más extraordinario, acercándose al realismo mágico, es aceptado con naturalidad por parte del lector. Con un estilo y un ritmo que parecen mecer al lector, la historia se desarrolla sin prisa, permitiendo que poco a poco nos sumerjamos en ella y la vivamos y sintamos como propia hasta un desenlace lleno de emoción y dramatismo, de esos a los que quieres y necesitas volver a leer solo por el pacer de revivir el final de una novela apasionante en la que late una clara reivindicación femenina y donde el tema principal es sin duda la opresión de la mujer y la fuerza y capacidad para reinventarse tras los reveses de la vida, pero también otros íntimamente unidos al principal como los celos y la violencia, sin olvidarnos nunca del amor, muy presente también en esta novela al igual que la venganza. Y es que El bosque sabe tu nombre es una novela en la que se dan cita las grandes pasiones humanas, esas que nos mueven, esas por las que muchos están dispuestos a arriesgar su vida, esas por las que muchos, matan.

No sé ya de qué forma transmitiros cuánto y cómo me ha gustado El bosque sabe tu nombre, una novela llena de magia que me ganó por la vista, me atrapó en sus primeras páginas y me conquistó con historia inolvidable, una saga familiar que no puedo ni quiero dejar de recomendaros. No lo dudéis y leed este debut de una autora a la que habrá que seguirle la pista porque a buen seguro nos deparará muchas alegrías literarias. 







Ficha técnica



18 de junio de 2018

Esta semana leo... #245

Lunes de vuelta a la rutina tras una semana de familia, playa y fiestas, algo de lectura y ningún descanso, así que como veis todo fenomenal. Y hoy os cuento que comienzo la semana con Las largas sombras de Elia Barceló, mi estreno con esta autora que tanto me habéis recomendado.

Tengo una semana muy complicada de trabajo y de obligaciones varias para las tardes y con el fin de semana ni cuento porque lo voy a tener muy ocupado, pero aún así me gustaría que me diera tiempo a comenzar La maldición de la Casa Grande de Juan Ramón Lucas, porque el próximo lunes tendré un encuentro con él y quisiera al menos haber leído algo.

Y vosotros ¿qué leéis?

15 de junio de 2018

Resumen de mayo

Un mes más estoy aquí para contaros cuáles han sido mis lecturas de mayo. Afortunadamente por fin hice el examen que me traía por la calle de la amargura (con unos resultados fantásticos, todo hay que decirlo) y eso se ha notado en mi ritmo lector, que poco a poco ha ido recuperándose.

Libros leídos

  1. Las Supervivientes. Riley Sager.
  2. Mañana te toca a ti. Stephan Ahnhem.
  3. Vientos de traición. Christine Mangan.
  4. Un hotel en Malmö. Marie Bennet.
  5. La tragedia del girasol. Benito Olmo.
  6. Un coro de almas. Wanda Marasco.
  7. El bosque sabe tu nombre. Alaitz Leceaga.

Como veis, siete han sido mis lecturas de este mes y no solo estoy contenta con el número, sino que la calidad de todas ellas ha sido fantástica y las he disfrutado muchísimo, con una mención especial a El bosque sabe tu nombre, novela con la que debuta Alaitz Leceaga y que me ha conquistado por completo. Se gana las cinco estrellas en Goodreads, y ya sabéis que las cinco me cuestan mucho, y se convierte en una de mis mejores lecturas de este año.

¡Vamos a por junio!

13 de junio de 2018

El monasterio - Luis Zueco


Hace ya unos cuantos que conocí la literatura de Luis Zueco con El escalón 33, una novela que disfruté mucho, pero fue sin duda con El castillo y La ciudad, las dos primeras entregas de su Trilogía Medieval, con las que me conquistó así que no os extrañará que estuviera deseando leer por fin la tercera novela. Tres novelas que se pueden leer de forma total independiente ya que ni trama, ni personajes, ni siquiera el siglo en el que se desarrollan coinciden, lo único que comparten es su ambientación en la Edad Media española, de la que nos da una visión de conjunto a través de sus tres escenarios arquitectónicos principales. Hoy os hablo de El monasterio.

Mi opinión


El Monasterio de Santa María de Veruela, perteneciente a la Orden del Císter y situado en el Moncayo, es el escenario en el que se desarrolla esta tercera entrega de la Trilogía Medieval de Luis Zueco. Hasta allí llegará Bizén de Ayerbe, ayudante de Notario real, para solicitar le sean entregados los restos del Infante Alfonso de Aragón, primogénito de Jaime I el Conquistador al que premurió, con el objeto de cumplir con su última voluntad y ser trasladado al monasterio oscense que designó en su testamento. Pero una muerte violenta entre los muros del monasterio, junto al sepulcro vacío del infante, aplazará esa misión y descubrir quién es el responsable del asesinato se convierte en la prioridad de Bizén, ya que de otro modo el abad no le entregará los restos que ha venido a buscar.

Como en ocasiones anteriores y fruto de la que sin duda ha sido una ardua labor de documentación, destaca en la novela la magnífica ambientación gracias a la cual el lector se encontrará viviendo en plena Edad Media y conociendo de primera mano no solo la vida entre los muros del monasterio de unos religiosos acogidos a la regla de San Benito, el voto de silencio, la oración y el trabajo, trasladándonos la envolvente atmósfera de recogimiento, sino todo el entramado en torno al mismo, con gran cantidad de siervos y con un extenso señorío en el que no faltaba de nada: tierras de cultivo, granjas, hospedería, molino… Todo ello en un enclave aislado, agreste y plagado de leyendas y magia, el Moncayo, frontera de los reinos de Castilla, Aragón y Navarra en una época convulsa en la que la crueldad de la guerra era el pan nuestro de cada día y es que Luis Zueco no escatima detalles a la hora de situar al lector en el contexto político y social de una época fascinante de la que, gracias a novelas como ésta, podemos conocer un poco más de forma fácil y amena.

Son muchos los personajes que se dan cita en El monasterio y afortunadamente el autor ha tenido el detalle de incluir un dramatis personae al inicio de la novela porque debo confesar que en algún momento he confundido a los distintos monjes y legos que en ella aparecen. A ello ha contribuido que, exceptuando a los personajes principales, el resto se encuentran meramente esbozados y las líneas que dibujan su personalidad resultan un tanto difusas. A través de un narrador omnisciente, con una prosa sencilla y funcional, y un estilo fluido, aunque en ocasiones el ritmo entra en valles en los que parecemos no avanzar, la narración se estructura a lo largo de siete grandes bloques, cada uno de ellos correspondiente a los siete días en los que se desarrolla la acción. Desde el inicio el autor nos sirve un misterio por el que el lector se sentirá inmediatamente intrigado. Un misterio que irá ramificándose de la mano de los múltiples personajes, llevándonos de sorpresa en sorpresa hasta un desenlace en el que quedarán al descubierto todos los secretos y mentiras que se esconden entre los muros del monasterio, saliendo a la luz los verdaderos intereses de unos monjes que por encima de todo son hombres que no son inmunes a la ambición, la envida, el amor…

En definitiva, El monasterio es un thriller de ficción histórica de lectura entretenida y agradable y con una magnífica ambientación gracias a la cual el lector se sumergirá en la Edad Media y en la vida monacal mientras aprende un poco más sobre la vida en aquella época. Una novela de fácil lectura que, al igual que en las anteriores entregas de la trilogía, vuelve a dejarme con ganas de visitar su escenario principal.

Ficha técnica




11 de junio de 2018

Esta semana leo... #244

Un lunes más, aunque un lunes distinto porque estoy pasando unos días de vacaciones al sol, os cuento cuáles serán mis lecturas de esta semana que comienzo con El Cuarto Mono de J.D. Barker, una novela que se publicará el próximo día 19 y que ya os adelanto que, aunque llevo muy poco leído, apunta maneras.

Me he traído otros cuantos libros aun a sabiendas de que voy a leer poco porque ando ocupada en otros tipo de disfrute, pero la verdad es que no creo que me dé tiempo a acabar el que tengo entre manos,

Y vosotros ¿qué leéis?

8 de junio de 2018

Un coro de almas - Wanda Marasco


Hoy os traigo otro de mis flechazos literarios porque fue ver esta novela y llamarme la atención inmediatamente. Un breve vistazo a su sinopsis me convenció de su lectura (y sí, admito que autora italiana y novela ambientada en Nápoles, rápidamente me hicieron pensar en mi adorada Elena Ferrante y ya no necesité ni medio empujón más) y de nuevo mi intuición no me ha fallado. Hoy os hablo de Un coro de almas.

Mi opinión


En Un coro de almas conocemos a Rosa, cuya madre acaba de morir y a pesar de ello es ella y no otra la gran protagonista de esta novela que, aunque tiene mucho de coral, toma la vida de Vincenzina como eje sobre el que se vertebra y sustenta una historia de lucha y supervivencia. Rosa realizará un repaso a la vida de su madre desde su niñez en un árido pueblo de las afueras de Nápoles, hasta su juventud en la posguerra cuando conoció a Rafele, el que sería su marido a pesar de la oposición de la familia de él, y su madurez, en la que la práctica de la usura fue su única alternativa para sobrevivir. Y mientras Rosa echa la vista atrás, Wanda Marasco construye un retrato del Nápoles de los años 50 y 60 en un barrio, Capodimonte, en el que cada día vivido era un día ganado a la miseria y la desgracia.

Un coro de almas no es una lectura fácil. No lo es ni por la prosa de la autora, lírica y llena de simbología, con un estilo que obliga a una lectura atenta y pausada, al tiempo que la sensación de estar atrapado por la historia desde sus inicios obliga al lector a no poder parar de leer, ya que su fuerza narrativa queda patente desde las primeras páginas. No lo es tampoco por la estructura, con continuos saltos entre el presente y el pasado sin transición alguna, moviéndose sin descanso entre distintos personajes y ambientes. Y no lo es tampoco por la ferocidad con la que la autora nos presenta la cotidianidad de los duros años en un barrio en el que la miseria y la violencia eran el pan nuestro de cada día. La desesperación y la pobreza son los que marcan el día a día de unos personajes rotos por el destino y marcados desde una infancia feroz, cuyas vidas se entrelazan en relaciones en las que el afecto siempre escasea.

Si la gran protagonista de la novela es Vincenzina, Un coro de almas no sería nada sin todo un elenco de secundarios absolutamente necesarios para sostener la historia, ellos enriquecen una novela que revive cada dolor, cada tragedia que ha azotado a la protagonista. No deja de ser resultar admirable que en una novela tan breve y con tantos personajes, la autora consiga con breves pero certeras pinceladas, trazar con minuciosidad a todos y cada uno de ellos, de forma que regala al lector un puñado de personajes que traspasan las páginas y se convierten en seres de carne y hueso con sus luces y sus sombras, con su incultura, su amoralidad y su carencia de ilusión por un futuro mejor. O quizá debería hablar en femenino porque son mujeres las que sostienen esta historia de degradación y de lucha por sobrevivir a cualquier precio, esta historia en la que la enfermedad y la muerte también tienen su protagonismo en toda su crudeza.

En definitiva, Un coro de almas es una magnífica novela, dura y desgarradora que, en ocasiones, puede resultar incluso perturbadora en la narración de la desesperación que domina la vida de sus personajes. Parece raro decir que he disfrutado con una historia tan cruel y triste, que arrastra al lector por lo más sórdido dibujando un infierno en la tierra, pero estas son las cosas que pasan cuando una se deja atrapar por la buena literatura.

Ficha técnica


6 de junio de 2018

Vientos de traición - Christine Mangan


La portada de esta novela me condujo a error cuando la vi porque me evocó otro tipo de lectura que no suele estar entre los que más me apetecen, la vi más acorde con el landscape que con lo que verdaderamente he encontrado después. Afortunadamente no me dejé llevar por esa primera impresión y tras leer el dossier de prensa que me habían enviado tuve claro que sí podía ser una novela para mí. Sin duda, acerté. Hoy os hablo de Vientos de traición.

Mi opinión


Alice y Lucy son amigas desde la universidad, donde compartieron habitación. De origen y clase social muy distintos nada impidió que se convirtieran en uña y carne hasta que algo las separó. Cuando años después Alice, casada con John, languidece en su nuevo hogar de Tánger, nada le hace pensar que Lucy volverá a llamar a su puerta.

Dos protagonistas, dos voces narrativas que en primera persona se irán alternando para componer un thriller psicológico que rápidamente atrapará al lector. El uso del narrador protagonista siempre conlleva un riesgo, pero en este caso es todo un acierto ya que Vientos de traición no sería probablemente la misma novela, cargada de tensión e intriga, si nos la hubiera contado un narrador omnisciente con el que no habríamos vivido de primera mano todas y cada una de las emociones que sacuden a las protagonistas, consiguiendo que sus voces fueran la nuestra. Cada capítulo viene encabezado por el personaje desde cuyo punto de vista vamos a conocer la historia y esto es algo de agradecer en una novela a la que la única pequeña pega que puedo poner es que, en ocasiones, las voces narrativas suenan demasiado parecidas aun proviniendo de personalidades muy distintas. Y es que Alice y Lucy no solo son diferentes en cuanto a sus orígenes, sino que frente a la fragilidad de la primera, la segunda hace gala de su fortaleza y seguridad en sí misma. La autora dibuja minuciosamente sus perfiles psicológicos para trazar dos protagonistas llenas de claroscuros y matices que no dejarán de sorprender al lector despertando sentimientos encontrados. Junto a ellas el resto de personajes de la novela son meramente accesorios necesarios para el desarrollo de la trama.

A pesar de seguir un orden cronológico lineal, la narración contiene numerosas referencias al pasado a través de las cuales sabremos cómo nació y cómo se desarrolló una amistad entre dos personas tan distintas y a la vez complementarias. Son estos viajes al pasado los que ya nos harán ver que no todo es de color de rosa en una amistad que para alguna de ellas más parece el disfraz de otras cosas… Y hasta aquí puedo contar porque Vientos de traición es una de esas novelas en las que cuanto menos sepas mejor para ir, como lector, sospechando y descubriendo poco a poco qué se esconde en una relación que ya se rompió en el pasado y que en el presente vuelve ¿para bien o para mal?

Pasado y presente van creciendo en suspense, intensificándose la tensión, hasta envolver al lector en una atmósfera cargada de sospechas con la que la autora hace gala de un magnífico control de la tensión narrativa. Con una prosa muy descriptiva y en apariencia sencilla, Christine Mangan mete de lleno al lector en una historia que atrapa desde las primeras páginas y que prácticamente se devora una vez comienzas a leer hasta un desenlace impactante y coherente con todo lo leído. No necesita para ello de un ritmo desbordado, sino que es la propia cadencia de la novela la que añade tensión e intriga a una historia que no necesita ni de alharacas ni de giros sorprendentes para atrapar al lector. Del mismo modo consigue la autora que, a través de sus descripciones, viajemos hasta el Tánger de 1956, un momento cargado de tensión en el que los aires de independencia cada vez soplan más fuerte. Gracias a una cuidada ambientación el lector vivirá y sentirá ese Tánger, sus calles bulliciosas, su calor asfixiante, sus especiados aromas y un conflicto que no deja de crecer mientras las revueltas se suceden día tras día.

En definitiva, Vientos de traición es un thriller psicológico asfixiante y demoledor que no dudo en recomendaros si queréis disfrutar de una novela inquietante con dos magníficas y potentes protagonistas. Una lectura con una atmósfera carga de intriga y tensión en la que el lector se verá rápidamente involucrado mientras tiene aseguradas unas cuantas horas de buena lectura.

Ficha técnica


4 de junio de 2018

Esta semana leo... #243


Un lunes más os cuento cuáles serán mis lecturas de esta semana que comienzo con El monasterio de Luis Zueco, novela con la que cierra su Trilogía Medieval junto a El Castillo y La ciudad.

La terminaré el martes o el miércoles como muy tarde y no tengo demasiado claro cuál comenzaré, solo que probablemente sea una novela negra o policíaca y tengo tantas para elegir que no sé si terminaré con un pito pito, gorgorito.

Y vosotros ¿qué leéis?

2 de junio de 2018

Ganador de Mujeres errantes


Ya tenemos el nombre de la persona que disfrutará de la lectura de Mujeres errantes de Pilar Sánchez Vicente y el flamante ganador de un ejemplar y es...

a Rafflecopter giveaway

¡Felicidades, Ángela! Necesito tus datos postales y número de teléfono para que la editorial te haga llegar el ejemplar. Como ya sabes para ello preciso de tu consentimiento expreso por lo que en el correo que envíes a entremislibrosyo@gmail.com debes incluir el siguiente texto:

"Doy mi consentimiento al tratamiento de los datos que proporciono en este correo con el único fin de recibir el premio de este sorteo, un ejemplar de Mujeres errantes de Pilar Sánchez Vicente, y acepto que estos sean cedidos a la editorial encargada del envío."

El resto no olvidéis visitar los otros blogs organizadores por si habéis sido afortunados con ellos.



¡Gracias a todos por participar!

1 de junio de 2018

Un hotel en Malmö - Marie Bennet


No me canso de leer historias ambientadas en la Segunda Guerra Mundial, se centren más o menos en el conflicto bélico o en las vivencias personales de los personajes, lo cierto es que siempre me aportan algo y es por ello que siempre caigo en volver a ellas, especialmente cuando se desarrollan en escenarios poco habituales como es el caso de la novela de la que os hablo hoy, Un hotel en Malmö.

Mi opinión


En Un hotel en Malmö conoceremos a Georg, un joven que durante el invierno de 1940 ha sido movilizado por lo que ha tenido que abandonar su hogar en Malmö, su trabajo y su joven esposa, con la que se ha casado hace tan solo unos meses. Junto a otros jóvenes, la mayoría tan inexpertos como él, se dirige a la frontera con Finlandia, un lugar inhóspito, de temperaturas extremas durante el invierno y donde las pésimas condiciones de vida y los abusos de los superiores jerárquicos convertirán su existencia en un auténtico infierno. Mientras, su esposa Kerstin ha vuelto a casa de sus padres, con su único sueldo ya no puede mantener el apartamento que fue su hogar de recién casada, y su vida se limita a su trabajo hasta que conoce a Viola, una mujer culta, rica e independiente que representa todo lo que ella no es y con la que rápidamente trabará amistad.

Estamos ante una de esas novelas que aun ambientándose en la Segunda Guerra Mundial su trama no se centra en el conflicto bélico, sino en la repercusión que éste tiene en la vida de los personajes, tanto de aquellos que fueron llamados a filas, como de los que se quedaron en su hogar pero con una vida que en nada puede parecerse a la que tenían hasta ese momento, una vida en la que todos los sueños han quedado truncados y en la que no queda más remedio que reinventarse y luchar. Así, Un hotel en Malmö es una historia de adaptación, de supervivencia y de segundas oportunidades porque si adaptarse a una guerra es complicado, también lo es volver a lo que un día dejaste atrás y ver que, aunque los escenarios sean los mismos, ni el que vuelve ni los que quedaron volverán a serlo, sus vidas han cambiado para siempre.

Marie Bennet nos dibuja tres protagonistas, Georg, Kerstin y Viola, muy distintos entre sí, y realiza un gran trabajo trazando con minuciosidad sus perfiles y haciéndoles evolucionar, especialmente a Georg y Kerstin, conforme sus circunstancias vitales van cambiando. El regreso de Georg, que debía ser motivo de gran alegría, desvela para ambos la inmensa brecha abierta en una relación que se vio truncada nada más comenzar. Los dos han vivido experiencias que jamás imaginaron y retomar su matrimonio donde lo dejaron se revela una tarea imposible. Son tantos los matices que la autora introduce y es tan vívida la descripción de las emociones de ambos que leyendo me he sentido muy cercana a ellos, aún siendo dos personajes que en general no han despertado mis simpatías, quizá porque cada uno en su papel los he sentido débiles, casi títeres en manos del destino, he podido entenderlos y he conseguido ponerme en su lugar, viviendo sus dudas, sus miedos y sus angustias. El otro gran personaje de la novela es Viola, una mujer enigmática con la que es fácil simpatizar al conocerla, pero que conforme avanza la novela se va mostrando con más dobleces de los que podíamos pensar.

Con un ritmo pausado, Un hotel en Malmö es una novela que va de menos a más quizá influida por una estructura basada en tres partes muy diferenciadas: una primera dedicada a Georg; la segunda dedicada exclusivamente a Kerstin y Viola; y por fin una tercera en la que todo confluye y en la que la lectura gana en agilidad. Es, además, una de esas novelas que una vez reposada, ha ido calando más en mí, quizá por la naturalidad y sencillez con la que la autora plantea temas tan duros y desgarradores como los que encontramos en esta novela, pero que sin embargo como lectora los he ido viviendo como el normal devenir dadas las circunstancias en las que la vida ha colocado a los personajes. Amor, espionaje, homosexualidad, traición… son muchos de los temas que trata una novela que va mucho más allá que hablarnos de la siempre omnipresente guerra.

En definitiva, Un hotel en Malmö es una novela que con ritmo pausado nos narra cómo la guerra cambia la vida de las personas y cómo el mayor conflicto, el más difícil de resolver y superar, es el personal, siempre atrapado en el sinsentido de la guerra.


Ficha técnica


30 de mayo de 2018

La tragedia del girasol - Benito Olmo


Me gustó mucho La maniobra de la tortuga, su ambientación, su trama… pero sobre todo me gustó su protagonista, Manuel Bianquetti. ¡Qué gran personaje! De esos que estás deseando volver a encontrarte. Afortunadamente Benito Olmo no nos hizo esperar demasiado, o será que estos dos años se me han pasado volando, pero os digo desde ya que si la anterior me gustó, ésta me ha encantado. Hoy os hablo de La tragedia del girasol.

Mi opinión


Bianquetti, suspendido de empleo y suelto tras lo acontecido en La maniobra de la tortuga, se dedica a la investigación privada como única alternativa para subsistir. Mientras se ocupa del encargo de localizar a una prostituta le llega una propuesta de una empresa de seguridad a través de un antiguo compañero. Su misión, proteger a un adinerado empresario de visita en la ciudad. Pero lo que aparenta ser un trabajo sencillo termina complicándose más de la cuenta con una serie de asesinatos que indican que en este trabajo se esconde algo mucho más oscuro. Para colmo de males una bellísima mujer, una auténtica mujer fatal, se encuentra en el meollo de la tragedia y no hace nada más que complicar las cosas a nuestro querido Bianquetti.

Un protagonista que sigue creciendo y al que, a pesar de su irreverencia y su constante impertinencia, es imposible que no le cojamos cariño todos aquellos que hemos descubierto el corazón que se oculta tras este hombretón de más de dos metros de altura. Bianquetti es uno de esos personajes que llegan y nos conquistan, creando una cierta dependencia en el lector que no ha terminado aún la última novela de Benito Olmo cuando ya está pensando en la siguiente. Junto a él nos reencontraremos con algunos conocidos de la anterior entrega, pero todo un elenco de nuevos personajes llega para hacer de La tragedia del girasol una novela que te atrapa en las primeras páginas y no te da un respiro hasta que llegas al final. Para ello no necesita de un ritmo vertiginoso, sino que avanzando sin prisa, pero sin pausa, Benito Olmo nos agarra de la mano y nos mete en su novela para que junto con su protagonista vivamos y sintamos en cada una de sus páginas todo lo que vive y siente él.

Junto a este carismático protagonista, que por sí solo podría sostener la novela, realismo y coherencia son las señas de identidad de esta novela policíaca de corte clásico en la que el autor vuelve a hacer gala de su buen hacer a la hora de tratar con mimo y fluidez las relaciones que se establecen entre los distintos personajes y en la que trata con delicadeza y acierto, sin cargar las tintas, temas tan difíciles con la soledad, el miedo y la vida en la calle. Benito Olmo no solo sabe servir a los lectores tramas atrayentes, sino que tiene la capacidad de transmitirnos a través de las palabras todo un cúmulo de sensaciones y emociones que hacen de la lectura una experiencia aún más completa.

De nuevo las calles de Cádiz y otros lugares de la provincia cobran protagonismo para mostrarnos una imagen muy alejada de clichés con playas y carnavales, llevando al lector por escenarios que resultan reconocibles en cualquier ciudad y construyendo así una trama que, además de bien hilvanada, resulta real y verosímil, tocando temas de candente actualidad como el narcotráfico, la corrupción y la prostitución. Y es que La tragedia del girasol es una novela policíaca que Benito Olmo construye con pericia a través de una trama muy bien urdida que el autor cierra tras varios giros narrativos espectaculares, de esos que te dejan con la boca abierta sin necesidad de sacarse ningún conejo de la chistera, conduciendo al lector hasta un desenlace limpio y sin fisuras, con momentos y escenas realmente espectaculares conforme nos acercamos a ese final. Todo ello nos lo sirve el autor con una prosa sencilla, fluida y muy visual, con abundancia de diálogos que destacan por su naturalidad y con las descripciones justas y muy acertadas para situarnos en los escenarios, con una mención especial a las escenas de acción que el lector podrá “ver” mientras lee.

En definitiva, La tragedia del girasol es una magnífica novela policíaca de corte clásico con la que Benito Olmo demuestra que sigue creciendo y madurando como autor y que sin duda ha venido para quedarse en nuestro panorama literario. Si aún no os habéis animado con sus letras hoy debéis llevaros dos recomendaciones, aunque ambas novelas pueden leerse de forma independiente. No puedo terminar la reseña sin hacer mención al adecuado título de la novela cuyo metafórico significado da una vuelta de tuerca a lo leído tras finalizar la lectura.

Ficha técnica


28 de mayo de 2018

Esta semana leo... #242


Un lunes más os cuento cuáles serán mis lecturas de esta semana que comienzo con El bosque sabe tu nombre de Alaitz Leceaga, una novela que me tiene enamorada desde la primera página ¿qué digo la primera página? Ya me enamoraron su portada y su título y el contenido no hace nada más que reafirmarme en mi primera impresión.

Aunque es bastante extensa y durante la semana dispongo de menos tiempo para leer voy muy avanzada y aunque no tengo del todo claro qué leeré después, El monasterio de Luis Zueco tiene muchos puntos para ser mi siguiente lectura.

Aprovecho para recordaros que tenéis un sorteo activo en el blog, si os apetece participar solo tenéis que pinchar en el banner para ir a las bases.



Y vosotros ¿qué leéis?


26 de mayo de 2018

Ganador de Vientos de traición


Ya tenemos el nombre de la persona que disfrutará de la lectura de Vientos de traición de Christine Mangan y el flamante ganador de un ejemplar y es...

a Rafflecopter giveaway

¡Felicidades, Abril! Necesito tus datos postales y número de teléfono para que la editorial te haga llegar el ejemplar. Como ya sabes para ello preciso de tu consentimiento expreso por lo que en el correo que envíes a entremislibrosyo@gmail.com debes incluir el siguiente texto:

"Doy mi consentimiento al tratamiento de los datos que proporciono en este correo con el único fin de recibir el premio de este sorteo, un ejemplar de Vientos de traición de Christine Mangan, y acepto que estos sean cedidos a la editorial encargada del envío."

El resto no olvidéis visitar los otros blogs organizadores por si habéis sido afortunados con ellos.


¡Gracias a todos por participar!

25 de mayo de 2018

Mañana te toca a ti - Stephan Ahnhem


Thriller y más thriller, no me canso de ellos y menos aún si tienen un título tan sugerente como éste. Lo único que lamento, y tampoco mucho, es que es el inicio de una serie y me temo que no solo ya estoy enganchada, sino que me encuentro ansiosa por una nueva entrega. Hoy os hablo de Mañana te toca a ti.

Mi opinión



Fabian Risk ha dejado atrás su vida en Estocolmo y se ha trasladado con su familia a su ciudad natal, Helsinborg. Allí comenzará a trabajar unas semanas después en el departamento de homicidios, pero nada más llegar para instalarse su nueva jefa, Astrid Tuvesson, se pone en contacto con él: un antiguo compañero de clase ha sido asesinado y su cuerpo mutilado ha sido encontrado junto a una fotografía de toda la promoción de 1982, con su cara tachada. Todo apunta a que alguien se está vengando por el daño que la víctima causó en el pasado y muy pronto descubrirán que no es el único cadáver. Ahora la pregunta es ¿quién será el siguiente?

El autor, Stefan Ahnhem, es un conocido guionista de cine y televisión, entre otras es el responsable de la adaptación televisiva de Wallander. Con este libro da vida al investigador Fabian Risk e inicia una saga de la que ya se han publicado dos novelas más en Suecia y de las que espero poder disfrutar muy pronto aquí. Se le nota el oficio de guionista cuando nos sirve descripciones muy visuales, de esas que damos en calificar como cinematográficas, y en la naturalidad de los diálogos (a pesar de lo mucho que me ha chocado que los compañeros de trabajo se trataran de usted) y, aunque no demuestra el mismo saber hacer en el trazado de los personajes, de los que apenas conoceremos nada, lo compensa con una trama muy bien armada en la que la tensión y la intriga no nos abandonan nunca.

Solo Fabian Risk se encuentra más desarrollado que el resto de personajes, de él sí conoceremos más datos y se nos darán unas cuantas pinceladas sobre su pasado para que podamos entender, aunque sigamos teniendo muchas preguntas, al hombre del presente. Se agradece además que se trate de un investigador con una vida normal fuera de la policía, tiene una familia, que no es perfecta pero cuyos problems no son muy distintos a los que podemos tener cualquiera de nosotros y, sobre todo, no tiene ningún problema de adicción a sustancias de ningún tipo.

Mañana te toca a ti es una cuenta atrás trepidante para resolver un caso que hunde sus raíces en el pasado del asesino, de las víctimas y de uno de los investigadores. La narración principal corre a cargo de un narrador en tercera persona, pero se intercalan capítulos en primera persona con la voz del asesino y otros que corresponden a extractos de un diario que alguien anónimo escribe, aunque por el contenido sabemos que es un niño o adolescente que está sufriendo un grave acoso escolar, tema principal sobre el que pivota la trama remontándose a una época, los años 80, en la que la concienciación sobre el tema del bullying era mucho menor que en la actualidad. Estos cambios de narrador se realizan sin confusión alguna para el lector y añaden aún más tensión ya que a menudo iremos por delante de la policía, sabiendo mucho más que ellos y viendo cómo se equivocan una y otra vez, convirtiendo la lectura en una experiencia inquietante.

Con una prosa sencilla, sin florituras, y un estilo directo, Stefan Ahnhem nos brinda una lectura adicitiva, llena de tensión e intriga y con una atmósfera de venganza que traspasa las páginas mientras juega con nosotros y nos sorprende con giros inesperados que darán al traste con la teoría de la policía y del lector. Estos giros no dejarán de sucederse hasta un desenlace coherente, aunque para mi gusto precipitado, y es que después de tantas páginas disfrutando de una investigación que no deja de encontrarse con callejones sin salida, después de habernos dibujado a un asesino frío, calculador y muy inteligente, de esos que te ponen los pelos de punta, hubiera agradecido un poco más de desarrollo en el final. En cualquier caso, como os decía, el desenlace es muy satisfactorio y da respuesta a todas nuestras preguntas.

En definitiva, Mañana te toca a ti es un thriller muy bien armado que hundiendo sus raíces en el pasado nos regala una lectura adictiva y muy entretenida. Una trama en la que la venganza es el motor que mueve a un asesino despiadado y que nos asegura unas horas de lectura sin respiro. Yo por mi parte estoy deseando reencontrarme con Fabian Risk.

Ficha técnica