1 de octubre de 2020

La sexta trampa - J.D. Barker


A J.D. Barker hay que agradecerle no solo que nos haya regalado tres novelas con las que perder el sueño persiguiendo a uno de los asesinos en serie más inquietantes que me he encontrado en los últimos tiempos, sino que lo haya hecho con una cadencia de uno por año, sin hacer esperar, y desesperar, a sus lectores. Hoy os hablo de La sexta trampa.

Mi opinión


Después de los hechos acontecidos en la anterior novela, La quinta víctima, Sam Porter, detective a cargo del caso, ha sido apartado del mismo y detenido puesto que se ha convertido en un posible sospechoso. Cuando una serie de cadáveres empiezan a aparecer en distintos puntos de la ciudad e incluso a kilómetros de distancia, en la misma posición y con iguales características, la persecución se convierte en una auténtica carrera contrarreloj por cazar al Cuarto Mono y todo ello con un ingrediente de terror añadido: el virus del SARS está en manos de este asesino diabólico y amenaza con expandirlo.

Dejando de lado las claras analogías con la situación sanitaria que desde hace meses vivimos en todo el mundo, J.D. Barker vuelve a ofrecernos un intenso e inquietante thriller con el que cerrar la trilogía que comenzó con El cuarto mono. Con una estructura narrativa que nuevamente va cambiando el foco del personaje y nos va ofreciendo distintos puntos de vista para que nuestra visión sea lo más poliédrica posible, la lectura es tremendamente ágil desde el principio de la novela y conforme avanza va adquiriendo un ritmo que solo puedo calificar de imparable, llevando al lector de un lugar a otro, de un personaje a otro, haciéndonos dudar de todo y de todos a cada paso y creando una confusión tal que es imposible sustraerse a seguir leyendo sin parar con el objetivo de conocer un desenlace que solo puedo calificar de redondo, con un final apoteósico que cierra sin fisuras una trilogía que ha mantenido el nivel, e incluso lo ha hecho crecer, desde sus inicios.

Un buen thriller tiene que contar con sus oportunos giros argumentales y en este aspecto J.D. Barker ya nos ha demostrado desde la primera entrega que es un maestro ofreciéndonos sorpresas magistrales y a la vez coherentes con el momento con la narración, sin tener nunca la sensación de que se haya sacado un as de la manga porque, ciertamente, el lector no lo ha visto venir, pero en ningún caso el autor nos ha hecho trampa alguna.

Con pulso firme y controlando en todo momento la tensión narrativa, J.D. Barker vuelve a embarcarnos en la persecución de un asesino en serie muy inteligente que no deja nada al azar. Anton Bishop trae de cabeza a la policía de Chicago y al FBI y, de paso, a todos los lectores que desde la primera novela nos debatimos entre la fascinación y el auténtico terror ante su crueldad sin límites. 

En definitiva, La sexta trampa es un intenso y brillante thriller que cierra una trilogía adictiva que ningún amante del género debería perderse.

Ficha técnica


29 de septiembre de 2020

La vida mentirosa de los adultos - Elena Ferrante


Nada nuevo os cuento si os digo que la saga Dos amigas de Elena Ferrante se convirtió hace unos años en una lectura que me sedujo por completo. Acompañé a Lila y Lenù a lo largo de cuatro novelas maravillosas: La amiga estupenda, Un mal nombre, Las deudas del cuerpo y La niña perdida. Incluso La invención ocasional, una recopilación de artículos de la autora, género que no me seduce por lo general, me conquistó, así que no os extrañará que me haya lanzado rápidamente a por su última novela. Hoy os hablo de La vida mentirosa de los adultos. 

Mi opinión

El día que Giovanna, apenas una niña que empieza a asomarse a la adolescencia, escucha a su idolatrado padre decir que cada día se parece más a su tía Vittoria, esa tía de la que nadie habla, de la que por no haber, no hay ni fotos en casa, todo cambia en su apacible vida.

La vida mentirosa de los adultos, de la mano de Giovanna, su protagonista, me atrapó desde sus primeras páginas. Con ella he paseado de nuevo por Nápoles, en esta ocasión un Nápoles más aburguesado y en la década de los noventa, pero Elena Ferrante no se sustrae a mostrarnos esos otros barrios y esa otra vida de quienes no lo tienen tan fácil. Giovanna viajará desde la zona alta de la ciudad hasta los suburbios para conocer a su tía Vittoria, y eso supondrá también un viaje personal con destino incierto, un viaje en el que, como cualquier adolescente, el odiarse a sí misma tiene parada en la reivindicación de su individualidad con el conocimiento de sus raíces, por más humildes y sórdidas que puedan ser estas. Giovanna ha sido educada para algo muy distinto a lo que encuentra cuando ahonda en su pasado familiar y cuando conoce este, su sensación de ser alguien equivocado se acrecienta porque ya no solo conoce cómo se vive y se siente arriba, ahora también ha llegado hasta lo más bajo de la ciudad, aquello de lo que su padre quiso huir, y siente que en ningún lugar podrá ya ser ella misma. 

Adentrarse en las letras de Elena Ferrante es estar dispuesto a ser baqueteado por todo tipo de emociones y pasiones. Durante la lectura los sentimientos están en todo momento a flor de página, a flor de piel, y todo ello sin necesidad de endulzarlos, solo sentimiento en estado puro y una comunión con su protagonista, a la que ciertamente es difícil entender en muchas ocasiones, pero a la que queremos acompañar en el viaje iniciático que comienza desde una pubertad que se prometía plácida hasta que las mentiras de los adultos contaminan su inocencia y la acompañan en su descubrimiento del amor y el sexo. 

El conflicto está servido y con la excusa de este la autora, con una prosa evocadora que hiere, nos adentra en los temas universales que azotan al ser humano desde el inicio de los tiempos con especial hincapié en el amor y en el bien y el mal. Para ello se sirve de grandes personajes, especialmente femeninos, todos ellos complejos y poliédricos, llenos de matices con los que adentrarnos en el amplio abanico de las inquietudes de cualquier ser humano. Por el contrario, en los personajes masculinos encontramos una mayor simpleza. Con todos ellos, Elena Ferrante y La vida mentirosa de los adultos nos abocan a la obscenidad de la mentira y del dar la  espalda a lo que somos, y nos trasladan la violencia y la zafiedad de unos, en contraposición con la cultura y educación de otros, teniendo todos ellos en común la mentira a la que no se sustrae adulto alguno. 

En definitiva, La vida mentirosa de los adultos es una emocionante historia familiar. Una novela de crecimiento que, con prosa evocadora, realiza un retrato fiel de todo aquello que nos inquieta y quita el sueño, de todo aquello que nos causa dolor y desasosiego.


Ficha técnica

28 de septiembre de 2020

Esta semana leo... #333


Último lunes de septiembre y os cuento que comienzo la semana con las últimas páginas de La isla de las musas de Verónica García-Peña, una novela muy distinta a lo que esperaba, la verdad es que me está sorprendiendo muy gratamente.

Mañana mismo comenzaré una nueva lectura y os confieso que en estos momentos me debato entre dos novelas muy distintas, por un lado La música de los huesos de Nagore Suárez y, por otro lado, La buena suerte de Rosa Montero. Según cómo me pille el cuerpo y el ánimo escogeré una u otra. Ya os contaré.

Y vosotros ¿qué leéis?

24 de septiembre de 2020

Minireseñas II - 2020

EL ENIGMA DE LA HABITACIÓN 622 – JOËL DICKER

El propio Dicker protagoniza esta novela en la que aprovecha para homenajear a su editor ya fallecido. El autor se refugia en un hotel donde hace unos años apareció un cadáver en una de las habitaciones. El crimen continúa sin resolverse y, dispuesto a escribir sobre el tema y ayudado por otra de las huéspedes, el autor se lanza a investigar qué ocurrió en la habitación 622 años atrás.

Siempre espero como agua de mayo una nueva novela de Joël Dicker y eso a pesar de que su anterior publicación, La desaparición de Stephanie Mailer no fue de mi gusto y me llevé una pequeña decepción con su lectura. Con El enigma de la habitación 622 iba avisada sobre lo peculiar no ya de su trama, sino de su desarrollo y su prosa y es quizá por eso que para mí no ha supuesto el chasco del que tanto me habían hablado. Su lectura, quizá por el momento en el que la cogí, me ha resultado amena y sencilla. Bien es cierto que de tan sencilla se queda muy muy corta en demasiadas ocasiones y más se asemeja casi a un culebrón televisivo de sobremesa que a la esperada novela de un conocido autor, pero ¿qué queréis que os diga? Esta comedia de enredo, con asesinato y misterio de por medio,  a  mí me ha valido a pesar de haberme desesperado a veces con el lenguaje y la forma de expresarse de algunos personajes. Sin ser un novelón yo me lo he pasado bien leyéndola.


LA LIBRERA Y EL LADRÓN – OLIVER ESPINOSA

En La librera y el ladrón conoceremos a Pol es un buen chico en el fondo, pero una adolescencia un tanto conflictiva ha hecho que su natural inteligencia y astucia tome los derroteros equivocados y haya terminado siendo uno de los mejores ladrones especializados en el robo de libros antiguos. Conoceremos también a Laura, propietaria de una librería que no pasa por su mejor momento y que se ve obligada a vender su mayor tesoro: un original del Inferno de Dante.

Como tantas otras, la publicación de La librera y el ladrón tuvo que retrasarse por la declaración del estado de alarma, pero desde que en la editorial me habían hablado de ella la tenía en mente y en cuanto se publicó me puse a su lectura. Una trama que respira amor por los libros, con su dosis justa de intriga y misterio, y con unos personajes, tanto principales como secundarios, que desde el primer momento se ganan el cariño del lector, son las grandes bazas de esta novela y dan como resultado una lectura realmente amena y entretenida, con un desarrollo sencillo, que conforme avanza se va complicando. Una lectura fresca con la que disfrutar de unas cuantas buenas horas de lectura. Esta primera novela de Oliver Espinosa me deja buen sabor de boca, habrá que estar atentos al autor.


EL ÁNGEL DE MUNICH – FABIANO MASSIMI

Este thriller histórico llamó mi atención en cuanto lo vi entre las novedades que nos presentaba Alfaguara hace unos meses, pero no ha sido hasta este verano que me he puesto con esta novela  que nos retrotrae a septiembre de 1931 cuando en la residencia de Adolf Hitler se halla el cadáver de su sobrina, Geli Raubal. El caso rápidamente se trató como un suicidio, pero las circunstancias nunca estuvieron claras y las contradicciones entre los testigos son numerosas.

Con estos hechos y tras un importante trabajo de documentación con hallazgos inéditos hasta entonces, Fabiano Massimi escribe esta historia de la que se ha hablado muy poco, un asesinato prácticamente borrado, una mujer en la que Hitler volcó todas sus obsesiones y una relación que pudo cambiar el curso de la historia.  Con estos mimbres el autor nos ofrece una novela en la que reconstruye el asesinato y en la que al mismo tiempo nos da unas ideas generales sobre el ascenso del nazismo entre el pueblo. Una lectura que, a pesar de la complejidad de su trama por las ramificaciones políticas de la misma, goza de un estilo sencillo y fluido, sin dejar de lado los giros típicos del género. Todo ello, unido a sus personajes tan completos como creíbles y una magnífica ambientación hacen de esta una lectura tan interesante como recomendable.


SIMPLEMENTE PERFECTO – JOSTEIN GAARDER

A pesar de los muchos años transcurridos de la lectura de El mundo de Sofía, sigo guardando un grato recuerdo de aquella lectura. De igual modo disfruté más recientemente de La joven de las naranjas, una novela realmente deliciosa, así que poco más necesité para animarme con su última publicación en la que su protagonista decide marcharse a una alejada cabaña junto a un lago tras recibir una noticia devastadora y aprovechando que su mujer se encuentra de viaje.

Aunque es bien avanzada esta corta novela cuando descubrimos cuál es la noticia que su protagonista ha recibido, no hace falta tener demasiada imaginación para adivinar qué es lo que ha hecho que su vida se haya puesto patas arriba y sienta la necesidad de poner en orden sus ideas y reflexionar tanto sobre el pasado como sobre el presente. Comienza así un ejercicio de introspección en cuya lectura he encontrado demasiados altibajos, alternando capítulos en los que la conexión con el protagonista y sus emociones era total, con otros pasajes en los que sentía alejarme cada vez más del corazón de la lectura. No ha sido lo que esperaba, quizá no era el momento porque ciertamente no estaba yo para mucho intimismo ni para demasiada reflexión sobre el sentido de nuestras vidas. Es tan breve este libro que quizá merezca una relectura en un momento más propicio.