28 de junio de 2022

La espía de cristal - Pere Cervantes


Cuando en 2020 leí El chico de las bobinas no tuve ninguna duda de que volvería a leer a Pere Cervantes y la ocasión ha llegado con la reciente publicación de su novela más personal puesto que el autor fue testigo directo de todo aquello de lo que nos habla en el título que os traigo hoy, La espía de cristal.

Mi opinión

Manuel Pancorbo, más conocido como Panco, periodista y antiguo corresponsal de guerra durante años, siente como todo su pasado se le viene encima de golpe cuando recibe una carta desde Kosovo de alguien llamado Vjosa y que se presenta como la hija de Taibe Shala, la mujer de la que se enamoró perdidamente veinte años atrás y a la que nunca ha podido olvidar. Taibe ha desaparecido y Vjosa necesita ayuda para encontrarla.

Así comienza una novela que nos lleva hasta aquella guerra que durante años hizo sangrar el corazón de Europa y lo primero que estremece al lector es adentrarse en una historia que se repite, con distinto escenario y con distintos actores, pero con el mismo horror y dolor, siendo testigos de que nunca aprendemos nada.

Con dos líneas temporales, el presente de una búsqueda incansable con la que además el autor nos retrata y nos acerca a la actualidad y el día a día del Estado más joven de Europa, el pasado irrumpe en capítulos alternos y nos lleva a aquel Kosovo en el que una guerra parecía haber terminado, pero las consecuencias de cualquier conflicto no cesan cuando lo hacen las armas, sino que permanecen cual heridas invisibles para siempre.

No es La espía de cristal una novela bélica, ni es tampoco una novela de espionaje, aunque no cabe duda de que mucho hay de ambos temas, pero La espía de cristal va más allá y se convierte en una historia de vidas truncadas y en una historia de supervivientes en la que, si bien los protagonistas principales son Panco y Thaibe, el autor da voz a un amplio elenco de personajes secundarios que enriquecen la historia y cargan la novela de un sinfín de sentimientos y emociones que traspasan las páginas convirtiendo la lectura en algo vivo que atrapa al lector arrastrándolo a ser testigo de primera fila de cómo la guerra cambia la vida para siempre.

Poniendo el foco en las mujeres Pere Cervantes, con una prosa cuidada y elegante y llena de sensibilidad, ha escrito una novela antibelicista tan sobrecogedora como emotiva en la que se muestra a la mujer como arma de guerra. De nuevo una historia que se repite una y otra vez usando la violación como una forma más de destruir al enemigo

Una novela dura que nos lleva hasta aquella guerra que hasta hace bien poco era la última en Europa. Una historia desgarradora, solo aplacada por la belleza de la narrativa de Pere Cervantes, sobre las heridas que la guerra deja en la vida de vencedores y vencidos que se va derecha a mis mejores lecturas de este año. No os la perdáis.

Ficha técnica

27 de junio de 2022

Esta semana leo... #20


Otro lunes, con junio dando los últimos coletazos y yo con la cabeza más en las cercanas vacaciones que en cualquier otra cosa, pero aquí estoy puntual para contaros que comienzo la semana, tras finalizar la fantástica novela de Pere Cervantes La espía de cristal de la que mañana os hablaré, leyendo El túnel 29 de Helena Merriman. Los que me conocéis y pasáis habitualmente por aquí sabéis que las novelas ambientadas en la RDA, de las que tampoco hay demasiada oferta, me interesan muchísimo así que ni lo dudé cuando se publicó este título.

Se avecina una semana movida en la que a partir del jueves y por lo menos hasta el domingo sé que no voy a leer nada de nada porque no creo que vaya a tener tiempo ni de terminar mi actual lectura de la que apenas lleva unas pocas páginas leídas así que no será hasta la próxima semana cuando pueda comenzar una nueva y lo cierto es que tengo demasiado para elegir.

¿Y vosotros, qué leéis?                        

 

 

 


21 de junio de 2022

La biblioteca de fuego - María Zaragoza



No creo ser muy original si os digo que, como lectora, tengo una cierta querencia hacia las novelas que hablan de libros, librerías, bibliotecas y cualquier otra cosa relacionada con la lectura y este fue el motivo por el que el Premio Azorín de Novela de este año llamó mi atención. Si a eso le sumamos que se desarrolla en uno de los momentos históricos que más me interesan estaba claro que no podía dejar pasar este título. Hoy os hablo de La biblioteca de fuego.

Mi opinión

Corren los años treinta y Tina ha dejado su pueblo para ir a Madrid a estudiar en la Universidad mientras se aloja en la pensión que regenta su tía y que cuenta con un variopinto grupo de huéspedes. El primer día de clase Tina conoce a Veva, quien desde ese momento se convierte en su amiga inseparable. Junto a ella empezará a frecuentar ambientes que jamás imaginó y, sobre todo, entrará en contacto con la Biblioteca Invisible, una especie de sociedad secreta que en tiempos revueltos vela por los libros prohibidos. Poco imagina que pronto habrá muchos libros que salvar y es que las revueltas se suceden y la guerra no tarda en llegar.

La biblioteca de fuego es un auténtico canto de amor a la cultura y un rendido homenaje a todos aquellos que lucharon por salvar la nuestra en los aciagos tiempos de guerra, cuando la cultura también se convierte en un objetivo bélico y Tina lucha por proteger los libros tanto de las bombas como de los saqueadores, al tiempo que vive una historia de amor clandestina.

Ambientada en los primeros años treinta y en la guerra civil, María Zaragoza, con una prosa soberbia y evocadora, plagada de ricas descripciones, nos adentra en el ambiente cultural y político de la época. Gracias a la que sin duda ha sido una ardua labor de documentación la autora consigue que el lector se sienta un protagonista más de la historia y pasee por sus calles y viva la agitación social y política de aquellos convulsos años. Con un variado y rico elenco de personajes que el lector siente como personas reales, convierte también la ciudad de Madrid en un personaje más. No todos son ficticios y algunos personajes históricos, como Lorca, tienen su pequeño papel en esta novela, encajando sin fisuras con los nacidos de la imaginación de la autora.

Adentrarse en las páginas de este relato es adentrarse en una ciudad que vio truncada su libertad y su variada vida cultural por la sinrazón de la guerra, es convivir con personajes que, frente a todas las adversidades, permanecen fieles a sus ideales, y es, por encima de todo, luchar codo con codo con todas aquellas bibliotecarias y archiveras que llevaron a cabo la encomiable, silenciosa y poco reconocida labor de salvar el patrimonio bibliográfico español arriesgando en muchas ocasiones sus vidas.

Me ha gustado todo de La biblioteca de fuego: su fantástica ambientación, sus carismáticos e inolvidables personajes, el derroche de amor por la cultura que se respira en cada página y la magnífica prosa de su autora, todos ellos son motivos más que suficientes para que os animéis con esta novela, no os arrepentiréis de adentraros en unas páginas que se disfrutan con el ritmo pausado que imprime una lectura que se saborea párrafo a párrafo.

Ficha técnica