31 de octubre de 2018

Una educación - Tara Westover


La no ficción y la novela autobiográfica no se encuentran entre mis lecturas habituales, pero cuando vi este libro en el catálogo de novedades de Lumen me quedé tan impactada por su sinopsis, que más parecía ambientada en otra época que en los Estados Unidos de finales del siglo XX y comienzos del XXI, que no dudé ni por un momento que debía leerlo. Hoy os hablo de Una educación.

Mi opinión

 
Tara Westover, la menor de siete hermanos, nació en las montañas de Idaho en 1986, en el seno de una familia mormona fundamentalista para la que las escuelas no eran realmente un  donde recibir una formación, sino que formaban parte del plan del gobierno para lavar el cerebro a sus ciudadanos desde la más tierna infancia. Del mismo modo la medicina estaba demonizada para ellos, bajo ningún concepto acudían a un hospital ya que los médicos también formaban parte de ese plan del gobierno y la ingesta de medicación solo conseguía envenenar el cuerpo. Desde pequeña, Tara Westover se preparaba para el día en que el mundo, tal y como lo conocía, se acabara porque el objetivo de su padre era ese, acumular armas, combustible y suministros para ese día que sin duda estaba por llegar. Mientras, la madre, trabajaba como comadrona y herborista, elaborando sus propios remedios naturales con los que pretendía sanar todo, desde lo más leve hasta los accidentes más graves que en diversas ocasiones sufrirán.

En este ambiente aislado y plagado de una violencia brutal que los miembros de la familia terminan viviendo como algo normal, se crio Tara Westover que obtuvo su certificado de nacimiento con nueve años, con una fecha aproximada porque nadie en su familia recordaba con exactitud qué día nació, y que, con dieciséis, sin haber pisado jamás una escuela, preparándose por su cuenta, consiguió aprobar el examen preuniversitario y escapar del entorno alienante en el que vivía. Escapar de la alienación en la que vivía no fue fácil y en Una educación nos lo narra con toda su crudeza y pone ante los ojos del lector cómo recibir una formación y una educación transformó su vida. Una transformación que ha supuesto la ruptura con la mayor parte de su familia que considera que tiene el demonio dentro, que ella es la encarnación del mal.

Ha sido duro leer Una educación, es una lectura difícil en la que continuamente tenía que recordarme que lo que estaba leyendo no era ficción, sino la realidad y una realidad enmarcada en pleno siglo XXI en Estados Unidos. La lucha de Tara por acceder a un mundo que le había sido negado desde su nacimiento es un proceso complejo que la autora nos narra sin paños calientes. Y al mismo tiempo realiza un análisis de las siempre complejas relaciones familiares y es que Tara nos habla también de la parte feliz de su infancia, de unos años que recuerda con cariño y que son precisamente los que, cuando escapa, hacen tan difícil la ruptura y el distanciamiento, tanto de la familia como de sus creencias, aunque se sepa que es lo mejor para uno mismo. Un distanciamiento que no es de un día para otro, sino que se fragua paulatinamente conforme va consiguiendo una independencia de pensamiento gracias al contacto con el mundo real y con la formación, una independencia de pensamiento que la ayuda a ver y entender las cosas de una forma totalmente distinta a cómo lo ha hecho hasta ese momento.

Y todo esto nos lo narra Tara con una prosa pulcra y sencilla y un estilo cercano, sin estridencias y sin dramatismos, lo que narra ya es lo suficientemente dramático y brutal por sí mismo como para tener que añadir más efecto que el que el propio mormonismo radical y la obsesión por la supervivencia aportan. Del mismo modo en el dibujo de los personajes la autora no carga las tintas, pero tampoco se calla nada. De especial relevancia es la figura del padre y cómo Tara Westover lo expone ante nuestros ojos, un hombre dominante y perturbado, del que su hija sospecha pueda padecer algún trastorno mental, y que en ciertos pasajes ha llegado a ponerme los pelos de punta, aunque mi sensación general durante toda la lectura, tanto con él como con todo lo narrado, era la incredulidad y es que en Una educación se hace más patente que nunca eso de que la realidad, siempre supera a la ficción.

En definitiva, Una educación es una novela autobiográfica que nos cuenta una historia brutal, una existencia salvaje y aislada que terminará, gracias a su esfuerzo y tesón, con la protagonista doctorada por la Universidad de Cambridge aun arrastrando los traumas de la infancia e intentando poco a poco cerrar las heridas. Una historia de superación profundamente reflexiva que me ha impactado y que no dudo en recomendaros.

Ficha técnica





18 comentarios:

  1. Oh vaya, no conocía el libro ni siquiera la historia de esto. Jaja, EUA sigue lavándoles el cerebro a sus ciudadanos diciéndoles una y otra vez que deben de "estar orgullosos de sus ciudadanos que defienden y dan la vida por su país", me pregunto yo ¿por su país (séase la gente)? ¿o por los intereses propios de sus mandatarios? Bueno, dejando de fuera eso xD creo que me anoto el libro. Gracias por la reseña♥

    ResponderEliminar
  2. Ya sabes que lo tengo esperando y con muchas más ganas de ponerme con él después de leer tu opinión. Creo que también lo disfrutaré mucho.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. No es una novela que a priori me llamará la atención, pero estoy viendo tan buenas opiniones de ella, que al final va a caer...
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Creo que es una novela que podría disfrutar, aunque también creo que tendría que encontrarle un momento más tranquilo para su lectura... no lo descarto. Buena reseña.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Hola Manuela,

    ya sabes que a mí también me encantó. Fue un impulso y una gran sorpresa y coincido contigo en recomendarla porque es una novela que hay que leer.

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Hola! No conocía este libro y aunque no es lo que suelo leer creo que podría gustarme. Lo voy a tener en cuenta.
    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Siento cierta curiosidad por lo que cuenta pero no la suficiente como para embarcarme en una lectura como esta. Besos.

    ResponderEliminar
  8. Yo, en cambio, no lo veo de mi estilo. Ni siquiera me resulta atractiva la sinopsis. Así que lo dejaré pasar
    Besos

    ResponderEliminar
  9. No puedes ni imaginar las ganas que le tengo a esta novela, más aún después de leerte. Besos

    ResponderEliminar
  10. No me había fijado en este libro cuando salió y cada vez que os leo una reseña me apetece más, se nota que te ha impresionado la lectura y eso me gusta ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
  11. Pues no me hubiera fijado en este libro. Pero no sólo me has convencido sino que me has dejado con muchas ganas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  12. Pues me parece una lectura súper interesante que pillaré en cuanto pueda. Es lo que dices, la realidad a veces supera la ficción, y que estas cosas sucedan en pleno USA del siglo XXI pone los pelos de punta.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  13. Es una novela que me gustaría leer.

    ResponderEliminar
  14. Una reseña estupenda Manuela. En cuanto a la novela pienso que este tipo de historias aunque no sean fáciles de leer las deberíamos de leer todos, un beso

    ResponderEliminar
  15. Le eché un ojo cuando salió y me llamó la atención. Luego... Ya sabes lo que suele pasar, cayó en el olvido
    Besos

    ResponderEliminar
  16. A mi si me gustan las autobiografías y por lo que cuentas esta me gustaría. Me la apunto sin duda.

    Bs.

    ResponderEliminar
  17. Pues me rindo: la leeré. Es que no paráis de recomendarla, a todos os convence esta educación. Cuando leí la sinopsis me pasó como a ti, que no podía creer que fuese una historia biográfica en el siglo XXI. Supongo que eso es lo que la hace tan valiosa. Besos.

    ResponderEliminar

¡ Gracias por tu comentario !

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...