19 de noviembre de 2014

Historia de una escalera (Antonio Buero Vallejo)


Buero Vallejo ha sabido igualar vida y pensamiento, conducta y prédica. De su lucidez y de su ejemplaridad, de su trabajo, ha surgido el teatro de más altura, tensión y trascendencia de la posguerra española. Como ha sabido demostrar con Historia de una escalera, hito en la recuperación teatral de España.

EL AUTOR
Antonio Buero Vallejo. (Guadalajara, 29 de septiembre de 1916 - Madrid, 29 de abril de 2000). Dramaturgo y pintor español. Desde su infancia se interesa por la literatura, sobre todo por el teatro. Estudia en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando de Madrid y, acusado de "adhesión a la rebelión", permanece en prisión desde 1939 hasta 1946. Allí coincide con Miguel Hernández y entablan una fuerte amistad. Al ser puesto en libertad comienza a colaborar en diversas revistas como dibujante y escritor de pequeñas piezas de teatro.
El éxito de crítica y público le llega en 1949 de la mano de Historia de una escalera, que al principio fue titulada por Buero Vallejo simplemente "La escalera". La obra fue galardonada con el Premio Lope de Vega y tuvo un gran éxito de público en el Teatro Español de Madrid. A partir de entonces escribió y estrenó, entre otras muchas, obras tales como "La señal que se espera", "Irene, o el tesoro", "Hoy es fiesta", "Aventura en lo gris" y "El tragaluz”.
El 1971 fue nombrado académico de la Real Academia Española. Ocupaba el sillón X.
Sus premios más importantes fueron en 1986 el Premio Cervantes y en 1996 el Premio Nacional de las Letras Españolas por toda su trayectoria literaria.
En 1997 publicó su última obra, "Misión al pueblo desierto" que se estrenó en Madrid el 8 de octubre de 1999.
Antonio Buero Vallejo murió en Madrid el 29 de abril de 2000, a los 84 años de edad.

MI OPINIÓN

En “Historia de una escalera” Buero Vallejo nos presenta una tragedia social que podemos calificar como universal ya que a pesar de estar limitada temporalmente en la posguerra española, aunque en ningún momento se hace referencia alguna concreta a ello, el drama que nos presenta es inherente a la naturaleza humana, los tiempos cambian, las personas evolucionan, pero las inquietudes, los desengaños, los anhelos, siguen siendo los mismos.  De la misma forma que podemos considerarla una obra atemporal, también destaca el hecho de que no indique la ciudad concreta donde se desarrolla la acción. De nuevo, podría suceder en cualquier lugar porque el individuo es el mismo en todas partes.

Antonio Buero Vallejo
En este drama en tres actos conoceremos a cuatro familias, vecinos de una misma escalera en la que todos se conocen. Entre el primer acto, donde se presenta a los personajes, y el segundo transcurren 10 años, y entre el segundo y el tercero, 20. El narrador que interviene para acotar las escenas es totalmente externo a la narración, simplemente expone  la posición de los personajes que van a intervenir y sitúa al lector, pero no se involucra en la historia.

El autor realiza en esta obra con tintes existencialistas una denuncia político-social y lo hace desde un punto de vista pesimista y conformista, quizá para denunciar que sin lucha no se sale de los problemas. El tiempo transcurre, 30 años pasan desde el inicio de la obra hasta el final, pero nada cambia, la escalera representa esa inamovilidad, la escalera es lo que ata, lo que impide avanzar, es la causante de la desgracia, desgracia en cierto modo asumida por los padres, pero contra la que los hijos, de un modo u otro intentan rebelarse aunque no lo consigan. El tiempo pasa, algunos vecinos ya no están, los jóvenes del principio van envejeciendo y asumen que nada ha cambiado, la escalera sigue allí, como siempre.

Una obra corta y sencilla de leer pero de gran profundidad para el lector que quiera ver más allá y no tome su lectura como un simple pasatiempo, para éste probablemente la obra resulte aburrida y anodina porque su argumento es tan sencillo aparentemente, sus personajes tan normales, no hay escenas impactantes, todo se desarrolla de una forma natural y aún así sólo es necesaria una lectura atenta para llenarnos de la amargura de sus personajes. Es increíble cómo sólo a través de diálogos, Buero Vallejo es capaz de trasladar tanto al lector, cómo transmite el ambiente tenso que se respira entre los vecinos, cómo nos habla de las carencias y las necesidades de los habitantes de esta escalera.

Como ya comenté en otra entrada, leí esta obra hace muchos años, siendo adolescente, y de ella recordaba cómo me impactó aunque no sabría decir el porqué. Hoy, tras su relectura, mi sensación es la misma pero distinta a la vez. No creo que en aquella primera lectura captara totalmente todo el drama social y todo el pesimismo y la amargura que Buero Vallejo deja en sus líneas ni, por supuesto, la maestría de un autor que, como he dicho anteriormente, transmite tanto y perfilar de forma tan completa y real a sus personajes sin necesidad de narración, única y exclusivamente a través de sencillos diálogos.


Ficha técnica
Título: Historia de una escalera
Autor: Antonio Buero Vallejo
Editorial: Austral
Nº de páginas: 160

ISBN: 9788467033281

23 comentarios:

  1. Yo también la la´ei en la adolescencia pero ahora no se si la disfrutaría igual

    ResponderEliminar
  2. De este autor creo que tuve alguna lectura obligatoria en mi época de estudiante, supongo que debería reencontrarme ahora con él ya que vería sus obras desde otra perspectiva. Esta no la conocía y puede ser una buena opción
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Yo no leí nada del autor y no pinta mal este libro, saludos

    ResponderEliminar
  4. No he leído esta obra, pero sí quiero hacerlo. Ahora no me apetece mucho el teatro, pero volveré a él. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Yo también la leí siendo adolescente, y es sin duda la mejor lectura por obligación de mi vida, junto con El camino de Delibes. Creo que haré como tú y la releeré porque seguro que ahora, bastantes años después, descubro otras cosas que antes me pasaron inadvertidas.
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Qué bien! Me encanta este libro, tan universal, como tú dices, que además leas cuando leas, siempre disfrutas... Me ha encantado encontrarmelo por aquí :) Hay libros que hay que releer, sí, porque nosotros también vamos, con el tiempo, aprendiendo a hacerlo (leer).

    Gracias y besos

    ResponderEliminar
  7. Lo leí en el bachillerato, me gustaría volver a leerlo porque entonces con eso de que era obligado y había que hacer trabajos... no lo disfruté mucho, creo que ahora sería otro cantar
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Yo también la leí en el colegio y es de las pocas de las que guardo un grato recuerdo, lástima que se la prestara a una compañera y no me la devolviese. Saludos

    ResponderEliminar
  9. Pues me lo apunto como pendiente y como reto porque yo si que no lo he leido, un besote

    ResponderEliminar
  10. Yo lo leí cuando iba al colegio, y creo que necesitaré una relectura, porque recuerdo que también me impactó bastante.

    ¡Besos! (Mustis)

    ResponderEliminar
  11. ¿Sabes que te dije que iba a mirar si la tenía por casa? Qué desastre soy. Pero bueno, aún no es tarde. Me gusta mucho lo que he leído de Buero Vallejo, es uno de ésos clásicos que no indigesta.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. La leí hace siglos y me gustó muchísimo. Debería leerla otra vez porque fíjate que tengo más idea de comedia que de drama
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Yo no recuerdo si lo he leído aunque me quiere sonar, quizás tenga que buscarlo, besotes

    ResponderEliminar
  14. Yo no he llegado a leerla, hace muchos años la vi representada y me pareció una gran obra, una obra que sólo alguien con una pluma como la de Buero Vallejo puede escribir. Besos.

    ResponderEliminar
  15. Yo estoy con El Tragaluz también de Buero y la verdad es que también me impactó mucho en su época. Ahora creo que la estoy mirando desde otro prisma aunque reconozco en ella aquello que tanto me marcó en su día.

    Bs.

    ResponderEliminar
  16. Casi no la recuerdo, pero cuando la leí me gustó mucho. me lo llevo a mis lista de relecturas, ahora me han entrado ganas, jeje. Un beso!

    ResponderEliminar
  17. No soy un lector de teatro pero creo que con esta obra hay que hacer una excepción y procuraré hacerla.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. La leí hace muchísimos años. Debería hacer lo mismo que tú y releerla, que seguro que ahora la disfruto aún más y la comprendo mucho mejor.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  19. La leí hace muchos años y la verdad es que no me acuerdo de demasiado!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  20. Hay libros que leemos demasiado jóvenes y no somos capaces de sacarle todo el jugo... De hecho, siendo adultos, hay libros que requieren más de una lectura. Desde luego has tenido bueno ojo a la hora de elegir autor. Yo hace mucho que no lo leo y este libro concretamente está entre mis pendientes. Besos.

    ResponderEliminar
  21. Me gustó muchísimo lees esta obra, hace ya tiempo, me encantó, me metí perfectamente en la historia =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  22. Esta por casa desde tiempos inmemoriales, algún día picaré
    Besos

    ResponderEliminar
  23. Esta obra la leí un par de veces. Como se deja leer tan bien...
    Besos,

    ResponderEliminar

¡ Gracias por tu comentario !

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...