17 de diciembre de 2018

Esta semana leo... #264

Un lunes más os cuento qué leeré esta semana que comienzo a punto de terminar El funeral de Lolita de Luna Miguel y en la que continuaré con El puente de Clay de Markus Zusak.

Y sin más planes lectores para esta semana, el próximo viernes cogeré unos días de vacaciones y espero leer menos todavía, que ya es decir. Sí me gustaría, al menos, dejar algo reseñado y alguna entrada tipo resumen programada, pero la verdad es que la semana se me presenta muy complicada, así que haré lo que buenamente pueda. En cualquier caso, si mi presencia en otros blogs y en redes ha sido muy escasa últimamente, ahora lo va a ser más aún hasta que pasen las fiestas que se nos vienen encima, pero prometo volver en 2019 con las pilas cargadas.

Y vosotros ¿qué leéis?

10 de diciembre de 2018

Esta semana leo... #263


Poco os cuento esta semana sobre lecturas porque tal y como preveía la semana pasada he leído poquísimo así que continúo con Yo, Julia de Santiago Posteguillo, que terminaré hoy mismo o mañana como muy tarde, y continúo también con Voz de Christina Dalcher, una de las grandes apuestas de Roca Editorial para 2019 y a cuya autora conoceré mañana.

Y sin más planes lectores para esta semana, con terminar los dos me doy por satisfecha porque vuelvo a tener bastante lío y conforme vaya avanzando diciembre cada vez tendré menos tiempo para leer. 

Y vosotros ¿qué leéis?

5 de diciembre de 2018

La maestra de títeres - Carmen Posadas


Hace muchos años que leí a Carmen Posadas, en aquella ocasión fue El buen sirviente la novela elegida y, aunque aprecié la calidad de la prosa de la autora, la historia no terminó de atraparme y aquel libro fue simplemente uno de tantos. Esa es la razón por la que nunca volví a animarme con la autora hasta su última publicación. Hoy os hablo de La maestra de títeres. 

Mi opinión


Beatriz Calanda es un personaje conocido de las revistas del corazón. A base de sucesivos matrimonios, cada uno con su hija correspondiente, y concediendo exclusivas a cada paso que da, su vida pública es conocida por toda España, pero hay una parte del pasado de Beatriz que ni siquiera su familia conoce. Beatriz ha ido creando su imagen y su vida a su antojo, pero ¿cuánto de verdad hay en lo que todos ven y unos admiran mientras otros denigran?

Beatriz no es solo la protagonista de esta novela, sino el hilo conductor de una historia que nos llevará desde la posguerra, a través de Ina, su madre, hasta la actualidad, donde sus hijas tienen también mucho que decir. Realiza así la autora un repaso a la sociedad española haciendo hincapié no solo en el pasado más remoto, en el que Beatriz ni siquiera había nacido, sino también en los últimos años del franquismo y la transición, en plena juventud de nuestra protagonista. De esta forma Carmen Posadas, mientras salta de un tiempo a otro, construye y perfila un personaje lleno de fuerza y caracteriza a una mujer a la que el lector llega a conocer en profundidad.

Los tres espacios temporales se irán cruzando una y otra vez, con saltos naturales que en ningún momento conducen a confusión alguna, para componer una historia que tiene mucho de novela costumbrista y en la que se aprecia el gran trabajo de documentación que sin duda está detrás de una fantástica ambientación con la que rápidamente nos sentiremos trasladados al momento y al lugar indicados, viviendo sus costumbres y sintiendo la idiosincrasia de cada época. Todo ello, además, narrado con una prosa cuidada y culta y un estilo elegante.

¿Dónde está entonces el pero para que no haya disfrutado esta novela como creía que podría hacerlo? Es difícil de explicar, porque ni siquiera ha sido esa casi continua sensación de que no pasaba nada, ya me conocéis y sabéis que disfruto tanto de novelas en las que continuamente pasan cosas, como de novelas de corte más pausado e intimista en el que lo cotidiano toma las riendas. Quizá el hecho de que básicamente la novela sea una crónica social de nuestro país a lo largo de sesenta años haya sido mi mayor impedimento para que La maestra de títeres fuera una de esas novelas a las que estás deseando volver cuando tienes que abandonar la lectura y es que, sin quitarle el valor que indudablemente tiene, cuando una lectura no me aporta más que eso, no tiene nada que me haga pensar en ella cuando no la tengo entre mis manos, no deja de ser una lectura que pasa por mí sin pena ni gloria.

En definitiva, La maestra de títeres es una lectura agradable con buenos personajes y muy bien escrita con la que recorrer sesenta años de nuestra historia.

Ficha técnica


3 de diciembre de 2018

Esta semana leo... #262

Primer lunes de diciembre, mes en el que siempre leo mucho menos de lo habitual, de hecho mi racha ya ha empezado desde la semana pasada, por diversas causas, mi ritmo lector se ha ralentizado, pero es que los próximos días casi se va a paralizar porque en este puente que tenemos a las puertas no voy a tener tiempo de nada, toca tener la casa llena de gente (¡seis visitantes espero!) así que dudo mucho que pueda acabar de leer Yo, Julia de Santiago Posteguillo, que me está encantando, pero del que me queda más de la mitad.

Aun así, me pongo en plan ambicioso y voy a simultanearlo con Voz de Christina Dalcher, una de las grandes apuestas de Roca Editorial para 2019 y que yo tengo la oportunidad de leer en una edición anticipada y me corre prisa porque el próximo día 11 estoy invitada a un evento para conocer a su autora y ya sabéis que a estas cosas me gusta ir con el libro leído.

Y vosotros ¿qué leéis?

1 de diciembre de 2018

Resumen de noviembre


Otra vez siete libros leídos, parece que me he abonado al número y son tres meses consecutivos con la misma cifra, aunque este mes hay un cambio sustancial, pero antes de contaros cuál es este cambio veamos cuáles han sido esas siete lecturas.

Libros leídos

  1. Reina roja. Juan Gómez Jurado.
  2. Todo lo mejor. César Pérez Gellida.
  3. Artículo 353 del código penal. Tanguy Viel.
  4. Aprender a hablar con las plantas. Marta Orriols.
  5. Feliz final. Isaac Rosa.
  6. El tatuador de Auschwitz. Heather Morris.
  7. La maestra de títeres. Carmen Posadas.

¿Cuál es la novedad entre estos libros? Ya sabéis que a mí las cinco estrellas en Goodreads me cuesta muchísimo darlas y en noviembre tres de esas novelas se han alzado con esa calificación: Todo lo mejor, Aprender a hablar con las plantas y Feliz final. Tres libros muy distintos, pero que comparten un denominador común: son tres novelones, y no es que me esté volviendo una blanda como me han dicho algunas que no voy a nombrar, ellas saben quiénes son…

¡Vamos a por diciembre!

Ganador de Todo lo mejor


Ya tenemos el nombre de la persona que disfrutará de la lectura de Todo lo mejor de César Pérez Gellida y la flamante ganadora de un ejemplar y es...

a Rafflecopter giveaway

¡Felicidades, Ángela! Necesito tus datos postales y número de teléfono para que la editorial te haga llegar el ejemplar. Como ya sabes para ello preciso de tu consentimiento expreso por lo que en el correo que envíes a entremislibrosyo@gmail.com debes incluir el siguiente texto:

"Doy mi consentimiento al tratamiento de los datos que proporciono en este correo con el único fin de recibir el premio de este sorteo, un ejemplar de Todo lo mejor de César Pérez Gellida, y acepto que estos sean cedidos a la editorial encargada del envío."

El resto no olvidéis visitar los otros blogs organizadores por si habéis sido afortunados con ellos.


¡Gracias a todos por participar!


30 de noviembre de 2018

El tatuador de Auschwitz - Heather Morris


No os digo nada nuevo si os cuento que las novelas ambientadas en la Segunda Guerra Mundial se cuentan entre mis favoritas, siempre me llaman la atención y si, como es el caso, se basan el un hecho real, no suelo pensármelo mucho. Hoy os hablo de El tatuador de Auschwitz. 

Mi opinión


Lale, judío eslovaco, llegó al campo de concentración de Auschwitz-Birkenau en abril de 1942, allí fue tatuado con el número 32407 y poco después él mismo se convertiría en la persona encargada de tatuar a los recién llegados. Así fue como en el mes de julio del mismo año tatuó el 34902 a una joven eslovaca, no le hizo falta conocer su nombre, bastó una mirada para enamorarse de ella. Así conoció al amor de su vida, Gita.

Así comienza una historia de amor y supervivencia. Durante tres años Lale y Gita vivieron el horror de un campo de concentración y, aun así, en el seno de la mayor crueldad, hubo un tiempo para que creciera el amor. Con la ayuda de un guardia personal de las SS, Lale comenzó a enviar cartas a Gita, a quedar los domingos, día en el que no trabajaban, con ella y comenzó a crecer un amor que solo la muerte, afortunadamente muchos años después y muy lejos ya de los campos de concentración, pudo separar.

Lale ocupaba un lugar en cierto modo privilegiado dentro de Auschwitz-Birkenau y se aprovechó de ello para ayudar a sus compañeros en todo lo que pudo y, por ejemplo, sus raciones extra de comida servían para paliar un poco el hambre que el resto sufría. Una pequeña ayuda que nunca podría aliviar el dolor que el propio Lale sentía al pensar que era precisamente él el encargado de marcar a los prisioneros con ese tatuaje que terminaría siendo uno de los símbolos del Holocausto y que era una muestra más de la pérdida total de identidad que sufrieron, despojados incluso de su nombre, pasando a ser un mero número tatuado en el antebrazo.

Todo ello lo narró el propio Lale, tras la muerte de Gita, a Heather Morris, quien le entrevistó durante años hasta que, tras la muerte del protagonista, vio la luz esta novela que en principió se concibió como guion cinematográfico. Y ciertamente durante la narración he tenido en numerosas ocasiones, demasiadas, esa sensación. Quizá por el desapego con el que son narrados tantos horrores que a menudo se asemejan más a una relación de hechos que a una realidad plasmada sobre el papel. Esto ha hecho que no consiguiera implicarme ni con los protagonistas ni con los sucesos de la forma emocional e intensa que una historia como ésta, en mi opinión, requiere. La he sentido lejana porque he sentido lejana la implicación de la autora con una prosa poco elaborada y un estilo aséptico que me han mantenido alejada de la historia. Solo con una carta final que se incluye en el libro, escrita por otra persona, he conseguido emocionarme.

En definitiva, El tatuador de Auschwitz es una historia brutal sobre el Holocausto que encierra una bonita historia de amor, pero que yo no he disfrutado todo lo que esperaba debido principalmente a un estilo narrativo que me ha resultado excesivamente frío y ajeno. En cualquier caso, y como siempre os digo cuando mi opinión no es tan positiva como me gustaría, leed otras opiniones que seguro serán muy distintas a la mía.


Ficha técnica

28 de noviembre de 2018

Feliz final - Isaac Rosa


Hoy os traigo una novela que me ha conquistado de principio a fin. Me conquistó su título, me conquistó su portada, su sinopsis… Me conquistó esa frase nada más comenzar, «Nosotros íbamos a envejecer juntos» y, sobre todo, me ha conquistado cómo una lectura sobre el amor se extrapola y va mucho más allá de lo que inicialmente parece. Hoy os hablo de Feliz final.

Mi opinión


Antonio y Ángela iban a envejecer juntos, como tantas otras parejas que un día comienzan su relación no solo con ilusión, sino con la arrogancia propia de quien se cree distinto a los demás, de quien cree que determinadas cosas les pasan a otros. Pero algo más de una década después su relación ha terminado, sus vidas hace tiempo que empezaron a correr a distinta velocidad y por diferentes caminos y ahora que ha llegado el final Antonio y Ángela caen en el tópico de cualquier pareja que se separa: los reproches y el reparto de culpas.

Feliz final, y no final feliz, es el curioso título de una novela que apuesta a invertir también la historia que nos narra de forma que Isaac Rosa juega con la estructura de la novela y comienza con una amarga separación para, a partir de ahí, ir retrocediendo hacia los comienzos de una relación. Comenzando con el epílogo y terminando con el prólogo, Feliz final es un relato a dos voces, las de la pareja protagonista que, de forma alternativa normalmente, pero fundiéndose en un mismo párrafo en otras ocasiones, y en una especie de intercambio epistolar, va reconstruyendo su relación ya destruida. Antonio y Ángela nos hablan de lo mismo con dos visiones totalmente distintas, en algún momento, en este cruce de reproches, de recuerdos, de vivencias, su relato adquiere en la página la forma de dos columnas ante el desconcierto de un lector que no sabe qué leer primero, a quién escuchar primero en esta representación gráfica de lo mal que nos comunicamos y de lo poco que a menudo nos escuchamos en el seno de la pareja y en cualquier tipo de relación que establecemos.

Si la novela comienza con un tono ciertamente melancólico, conforme avanzamos deriva hacia el desasosiego de los sueños rotos y las ilusiones perdidas que muchos lectores reconocerán mientras el autor disecciona con minuciosidad y acierto el amor y las relaciones. Sin paños calientes, poniendo el dedo sobre lo cotidiano y viajando por el plano emocional, sin obviar que el amor no es inmune al contexto social y económico en el que nos ha tocado vivir, Isaac Rosa no huye de los tópicos para hablarnos de ese amor que en sus inicios todos creemos invencible y capaz de cambiar el mundo, olvidando que es precisamente lo contrario lo que suele suceder y que el fracaso no es sentimental, sino que es también un fracaso social. La insatisfacción emocional en la pareja es solo un síntoma más de la insatisfacción general que a menudo se apodera de nuestras vidas en una sociedad que valora más poseer que sentir y ser, una sociedad en constante cambio que rechaza modelos anteriores sin proponer alternativas plenas, en la que la constante parece ser anhelar lo que nos estamos perdiendo en lugar de valorar y disfrutar lo que tenemos.

El desgaste, el amor que consume y se consume, la decepción, el declive… toda esa realidad tan alejada de lo que nos han vendido y que el autor pone ante los ojos del lector con una imagen desoladora que cualquier enamorado, sin ninguna ruptura previa a sus espaldas, mirará con desprecio e incluso pena por aquellos que mínimamente puedan creer lo que se cuenta y es que Feliz final es realmente, al menos para mí lo ha sido, una lectura triste, quizá por lo excesivamente sencillo que me ha sido verme reflejada en algunas situaciones y vivencias que son retratadas por Isaac Rosa con absoluta credibilidad, dando en el clavo de cada emoción.

No sé si he sido capaz de expresar cuánto y de qué modo me ha gustado esta novela. Me ha removido, me ha emocionado y, aunque ciertamente no es un libro que recomendaría a cualquiera, para mí es sin duda una de mis mejores lecturas de este año. Todo un descubrimiento este de Isaac Rosa, algunos diréis que ya era hora pues tiene unas cuantas novelas a sus espaldas, al que estoy deseando volver a leer.

Ficha técnica


26 de noviembre de 2018

Esta semana leo... #261

Último lunes de noviembre y aquí estoy para contaros cuáles serán mis lecturas de esta semana que de nuevo comienzo con La maestra de títeres de Carmen Posadas. Sí, la misma que la semana pasada y es que la novela se me está haciendo bastante larga con una trama que no pasa de ser una crónica de la sociedad española en diferentes épocas, pero sin una historia detrás lo suficientemente potente como para ser una de esas lecturas a las que estás deseando volver.

La terminaré hoy mismo y comenzaré o bien con Yo, Julia de Santiago Posteguillo o bien con El funeral de Lolita de Luna Miguel, dos novelas bien distintas que me apetecen mucho y no consigo decidir con cuál empezar primera.

Aprovecho para recordaros que hay activo un sorteo de Todo lo mejor de César Pérez Gellida, una novela que he disfrutado muchísimo como os conté hace unas semanas. Si aún no os habéis apuntado pinchad sobre el banner y os llevará a las bases.



21 de noviembre de 2018

Aprender a hablar con las plantas - Marta Orriols


Corría el mes de julio cuando viendo las novedades que Lumen nos había preparado para el último trimestre del año, se encendieron todas mis alarmas detectoras de portadas fantásticas y se activó mi fetichismo por los títulos sugerentes y evocadores. Anoté la fecha de publicación y unos días después ya era mía, dispuesta a disfrutar (¡y cómo lo he hecho!) de la novela de la que os hablo hoy, Aprender a hablar con las plantas.

Mi opinión


Paula Cid es una neonatóloga de 42 años que vive en Barcelona. Desde hace años convive con su pareja, Mauro, editor de profesión. Cree llevar una vida relativamente feliz hasta que un día Mauro, en el transcurso de una comida, le anuncia que está enamorado de otra mujer. Horas después Paula recibirá la noticia de que Mauro ha muerto en un accidente de tráfico.

Así comienza Aprender a hablar con las plantas, una lectura en la que Marta Orriols novela el duelo por la muerte y el rencor por la traición. Paula se enfrenta a una doble pérdida, no solo ha perdido a su pareja de forma inesperada, sino que él la abandonó poco antes. La autora nos pone en su piel a través de una especie de monólogo interior, Paula es nuestra narradora protagonista y, en ocasiones, se dirige directamente a Mauro en esta narración introspectiva que huye del melodrama y navega con soltura en el intimismo a través de una prosa detallista que derrocha sensibilidad para narrar la historia de una vida que podría ser la de cualquiera.

Es difícil encontrar las palabras, siempre ocurre cuando una lectura te toca las emociones, para hablar de esta novela en la que uno de sus mayores aciertos es hacer de la cotidianeidad una narración extraordinaria. Contribuye a ello un elenco de personajes que, encabezados por la protagonista, viven y actúan como lo hacemos cualquiera de nosotros, no hay lugar en ellos para situaciones ni actitudes impostadas, de forma que el lector los siente cercanos. Paula, con una sinceridad apabullante, se desnuda ante nosotros para que conozcamos su necesidad de enfrentarse al dolor antes de retomar la que será ahora su vida. Su necesidad de dejarse invadir por la tristeza para después levantarse y continuar. Y su necesidad también de dejar salir ese rencor que a veces pesa mucho más que todo el dolor y la tristeza juntos, especialmente cuando se une a la humillación que siente por haber sido abandonada por una mujer más joven.

«Desde la cama miro la terraza desatendida. Se han ido muriendo todas las plantas. ¿Cómo lo hacías, Mauro? No debe de bastar con regarlas. Hablabas con ellas. No lo hacías abiertamente, nunca delante de los demás. Decías que hablar con las plantas era un acto íntimo y transformador, un acto de fe para los que no creen en los milagros. Me levanto, respiro y anoto en la lista: “Aprender a hablar con las plantas”.»

La vida, a pesar de todo, continua y hay que rehacerla superando el miedo y la soledad, tan presentes también en la novela, y para ello, además de echar la vista atrás y analizar su pasado, Paula debe reorganizar su presente. Las plantas que Mauro con tanto esmero cuidaba se han secado. Siempre presentes a lo largo de la lectura, hasta un final realmente espectacular, no son el único elemento simbólico en la novela. Que Paula sea neonatóloga no es casualidad y los pequeños necesitados de incubadora son los encargados de representar otra lucha más por seguir adelante.

En definitiva, Aprender a hablar con las plantas es una novela intensa, cargada de emociones, narrada con una sensibilidad exquisita. Una novela sobre la pérdida, el duelo y la traición, pero también una novela esperanzadora sobre cómo la vida, siempre, continua. Un gran descubrimiento este de Marta Orriols, una autora que seguro nos dará muchas alegrías lectoras.


Ficha técnica

19 de noviembre de 2018

Esta semana leo... #260

Un lunes más os cuento cuáles serán mis lecturas esta semana que comienzo con La maestra de títeres de Carmen Posadas, autora a la que leí hace muchos años con El buen sirviente, una novela de la que apenas recuerdo el argumento, solo que no me dejó buen sabor de boca por lo que nunca volvía a animarme hasta hoy.

Y continúo casi en la misma situación que la semana pasada porque de las llegadas esperadas solo una hizo acto de presencia, El tatuador de Auschwitz de Heather Morris, al que por supuesto me lancé como las locas y que terminé durante el fin de semana, así que espero tener más suerte esta semana, os iré contando.

Y aprovecho también para recordaros que hay activo un sorteo de Todo lo mejor de César Pérez Gellida, una novela que he disfrutado muchísimo como os conté hace unos días. Si aún no os habéis apuntado pinchad sobre el banner y os llevará a las bases.



Y vosotros ¿qué leéis?

17 de noviembre de 2018

Ganador de Todo el bien y todo el mal


Ya tenemos el nombre de la persona que disfrutará de la lectura de Todo el bien y todo el mal de Care Santos y la flamante ganadora de un ejemplar y es...

a Rafflecopter giveaway

¡Felicidades, Ross! Necesito tus datos postales y número de teléfono para que la editorial te haga llegar el ejemplar. Como ya sabes para ello preciso de tu consentimiento expreso por lo que en el correo que envíes a entremislibrosyo@gmail.com debes incluir el siguiente texto:

"Doy mi consentimiento al tratamiento de los datos que proporciono en este correo con el único fin de recibir el premio de este sorteo, un ejemplar de Todo el bien y todo el mal de Care Santos, y acepto que estos sean cedidos a la editorial encargada del envío."

El resto no olvidéis visitar los otros blogs organizadores por si habéis sido afortunados con ellos.


¡Gracias a todos por participar!

15 de noviembre de 2018

Sorteo conjunto de Todo lo mejor de César Pérez Gellida


¡Buenos días! Hoy os traemos un nuevo sorteo conjunto. Se trata de Todo lo mejor de César Pérez Gellida. A los cuatro nos ha encantado, César se ha superado en esta nueva novela, su lectura te absorberá. Es un libro no sólo para los que somos fans de César, sino también para aquellos que aún no le conozcan, pues es una historia independiente de la que saldrás pidiendo más.

Os damos la oportunidad (multiplicada por cuatro) de conseguir un ejemplar de Todo lo mejor, ya que el sorteo, como todos los que hacemos conjuntamente, está organizado por Pedro de El Búho entre libros, Concha y Bea de De lector a lector, Teresa de Leyendo en el bus y yo, Manuela de Entre mis libros y yo.

Sinopsis

Una ciudad separada por un muro y unida por un sanguinario asesino. Dos investigadores que descubrirán que la crueldad no tiene límites.

Viktor Lavrov es un joven talento perteneciente al KGB destinado en Berlín durante el periodo más crudo de la Guerra Fría. Pronto recibirá un delicado encargo que pondrá a prueba sus conocimientos en psicología criminalista y sus virtudes como agente de inteligencia.

El caprichoso destino hará que su camino se cruce con el del inspector jefe de la Kriminalpolizei, Otto Bauer, empecinado en resolver las terribles muertes de cinco menores que parecen estar relacionadas entre sí, unos asesinatos que se niegan a reconocer desde las más altas instancias de la RDA.

Bases del sorteo

  • Se sortea un ejemplar en cada blog. Podéis apuntaros en los cuatro para multiplicar las posibilidades, pero solo os podrá tocar en uno.
  • Es un sorteo nacional (España).
  • Tienes que ser seguidor del blog en el que te apuntes al sorteo.
  • Deberás rellenar el formulario de Rafflecopter dejando todos los enlaces que quieras que te puntúen. Solo es obligatorio ser seguidor del blog, pero el resto te proporciona puntos extra.
  • Deberás dejar un comentario en el blog diciendo que participas.
  • El plazo para apuntarse al sorteo comienza hoy 15 de noviembre de 2018 y finaliza el 29 de noviembre a las 23:59.
  • El 1 de diciembre de 2018 se dará a conocer al ganador en cada blog.
  • Los ejemplares los enviará la editorial.

¡Suerte a todos! 


14 de noviembre de 2018

Todo lo mejor - César Pérez Gellida



Espero cada publicación de César Pérez Gellida con verdadera ansia, no puedo describir de otra forma lo que siento cuando se va acercando la fecha de salida de una nueva novela suya. Y si la espera es ansia, desolación es lo que siento cuando la termino, siempre en tiempo récord, arrepentida de no haber sabido contenerme para que me durara un poco más, y comienza una nueva espera. Hoy os hablo de Todo lo mejor.

Mi opinión


1980. Viktor Lavrov es un agente del KGB destinado en Berlín Oriental como enlace entre la Unión Soviética y la República Democrática Alemana. Además, realiza lo que podríamos llamar labores propias de un espía. Casualmente en las dependencias de la temida Stasi conocerá a Otto Bauer, inspector de la Kriminalpolizei que investiga la muerte de cinco menores cuyos cadáveres nadie ha reclamado. Cadáveres con signos evidentes de haber sido desangrados lentamente. Un caso complicado, un asesino en serie que la RDA se niega a reconocer pueda existir dentro de sus fronteras.

Espionaje e investigación criminal se dan cita en una novela muy negra en la que dos tramas  perfectamente diferenciadas conviven sin colisionar, soportando las dos el mismo peso y llevando al lector de una a otra en una lectura que te deja sin aliento y, en mi caso,  casi sin vida social y familiar en un fin de semana en el que leer Todo lo mejor fue mi prioridad absoluta, embebida en estas dos historias para una ciudad partida en dos a la que el autor nos lleva de la mano gracias a la que sin duda ha sido una ardua labor de documentación que traslada a la novela de forma natural. Debo confesar mi interés en aquella época, en aquella ciudad fracturada y separada por un muro que fue la perfecta escenificación material de la Guerra Fría. Y quizá por eso he disfrutado doblemente de la magnífica ambientación e incluso hubiera agradecido que se detuviera más en una sociedad sometida a la omnipresente Stasi y su red de colaboradores. Pero este no era el tema y junto a la trama de espionaje César Pérez Gellida, en su novela más negra, nos introduce en lo más oscuro del ser humano a través de la hematodixia, con un sanguinario asesino en serie de extrema crueldad. Un tema delicado de tratar ya que el vampirismo, por muy caso clínico que sea, necesita de tacto y rigor si no se quiere caer en una literatura con reminiscencias del lado más comercial del asunto, aspecto que en manos del autor es solventado con su rigurosidad habitual en cualquier tema que aborda en sus publicaciones.

César Pérez Gellida es uno de esos autores capaces de sostener todos los platillos al mismo tiempo sin que ninguno caiga y así lo demuestra en Todo lo mejor con una novela que combina los ya mencionados géneros negro y de espionaje con los giros y sorpresas y el ritmo más trepidante del mejor thriller, sin descuidar nunca los detalles que construyen una gran novela y creando personajes creíbles, cercanos, aunque a algunos quisiéramos tenerlos muy lejos, por lo reconocible de su minucioso perfil que traza con acierto sin necesidad de tener que contarlo al lector ya que son los propios personajes, con sus actitudes y actuaciones, los que se definen. Si los nuevos personajes de la novela me han conquistado, ¿qué decir del reencuentro? Viajar a la juventud de uno de los grandes de la trilogía Versos, canciones y trocitos de carne es un plus que sus lectores acogemos con placer y que a buen seguro servirá de acicate para todos aquellos que se acerquen por primera vez a las letras del que ya es sin duda alguna uno de los grandes en la novela negra española.

Lo he estado pensando desde que acabé su lectura hace ya unos días y sigo sin decidir si Todo lo mejor es o no la mejor novela de César Pérez Gellida, lo que sí tengo claro es que para mí es la más completa. Dos tramas complejas que se van tejiendo y enredando hasta la locura mientras se dirigen, con ritmo endiablado, hacia un desenlace frenético donde nos aguarda, agazapada, una sorpresa final. Un estilo narrativo que sigue creciendo y derrochando talento y firmeza a la hora de abordar cualquier reto literario. Y una nueva y acertada incursión en la ficción histórica, como ya hiciera en Dies irae, donde se aprecia el oficio a la hora de integrar la documentación en la novela sin que ello suponga lastre alguno en la fluidez y tensión narrativas.

Todo lo mejor es una novela redonda, un nuevo reto con el que el autor vuelve a conquistarme. Una narración brillante, un ritmo de locura, una ambientación espectacular y grandes personajes son los ingredientes con los que el autor ha tejido una oscura e intensa historia en el Berlín Oriental de los 80 que no dudo en recomendaros, de hecho no sé qué hacéis que habéis llegado hasta aquí en lugar de ir corriendo a comprarla si no la tenéis ya. Yo me quedo aquí, esperando a que llegue 2019 para reencontrarme con las letras de este mago de la literatura.


12 de noviembre de 2018

Esta semana leo... #259

Un lunes más os cuento cuáles serán mis lecturas esta semana que comienzo con Final feliz de Isaac Rosa. Mi primer acercamiento al autor no podía ser mejor, tanto me está gustando la novela que desde ayer me he obligado a leer más despacio para que no se me acabe tan pronto, aunque me temo que de hoy no pasará.

Y mañana tocará empezar lectura. Soy consciente de los que esperan turno, pero os confieso que estoy esperando que me lleguen unos cuantos que me apetecen muchísimo así que cruzo los dedos para que lo hagan hoy y, si no es así, ya veré con qué me animo.

Aprovecho para apuntarme al sorteo que organiza Bookeando con Mª Ángeles de un ejemplar de Cómo volé sobre el nido del cuco. Podéis ir a las bases pinchando sobre el banner.



Y aprovecho también para recordaros que esta semana termina el plazo para apuntarse al sorteo de Todo el bien y todo el mal de Care Santos. Si aún no lo habéis hecho pinchad sobre el banner y os llevará a las bases.



Y vosotros ¿qué leéis?

10 de noviembre de 2018

Ganador de La sociedad de la libélula


Ya tenemos el nombre de la persona que disfrutará de la lectura de La sociedad de la libélula de Ana González Duque y la flamante ganadora de un ejemplar y es...


Felicidades, Sonia! Necesito tus datos postales y número de teléfono para que la editorial te haga llegar el ejemplar. Como ya sabes para ello preciso de tu consentimiento expreso por lo que en el correo que envíes a entremislibrosyo@gmail.com debes incluir el siguiente texto:

"Doy mi consentimiento al tratamiento de los datos que proporciono en este correo con el único fin de recibir el premio de este sorteo, un ejemplar de Mujeres errantes de Pilar Sánchez Vicente, y acepto que estos sean cedidos a la editorial encargada del envío."

El resto no olvidéis visitar los otros blogs organizadores por si habéis sido afortunados con ellos.


¡Gracias a todos por participar!


9 de noviembre de 2018

Artículo 353 del código penal - Tanguy Viel


Me resultó muy curioso el título, tan extraño en literatura, de esta novela cuando lo vi entre las novedades de Destino hace unos meses y su sinopsis realmente atractiva, así que no lo dudé ni un momento y me hice con un ejemplar, la curiosidad me podía ¿qué pasa con el artículo del código penal francés? Hoy os hablo de Artículo 353 del código penal.

Mi opinión


Una pequeña localidad de la costa francesa y el declive económico que la asola son el escenario en el que un empresario, Antoine Lazenec, ha decidido llevar a cabo su proyecto inmobiliario. Ante el alcalde y ante muchos de sus habitantes se presenta como un auténtico salvador. Así lo vio Martial Kermeur, protagonista de la novela, que como tantos otros invirtió el dinero de su indemnización tras el cierre de los astilleros en los que trabajaban la mayoría de los habitantes de la población.

Leer Artículo 353 del código penal se asemeja, por desgracia, a demasiadas historias que leemos en prensa y escuchamos en los informativos. Es la historia de una estafa, de un engaño monumental y de las personas corrientes que hay detrás de ellas, con sus dramas personales y con sus sueños rotos. Es la historia de un hombre que ya no pudo más y se tomó la justicia por su mano y así nos lo cuenta en un relato en primera persona. Martial se encuentra ante el juez y a la par que nos narra los hechos a través de lo que resulta ser casi un monólogo y lo que le ha llevado a actuar como lo ha hecho, realiza un retrato descarnado de sí mismo que lo hace cercano y real ante el lector.

No estamos ante una novela de misterio porque desde el principio sabemos que Martial ha matado al promotor inmobiliario y es que no es esto lo importante en un relato que ahonda en las causas que han desencadenado el crimen, en cómo una persona normal y corriente puede llegar a ciertos extremos y, sobre todo, ahonda en si estas causas y motivos pueden ser eximentes o al menos atenuantes de su culpabilidad. A golpe de recuerdos personales y de circunstancias colectivas el protagonista narra su descenso a los infiernos a través de un relato en el que no se justifica, sino que es meramente expositivo del por qué ha cambiado su vida cuando ésta ya había dejado de ser la que él conocía.

De esta forma el lector siente que es él mismo quien escucha a Martial, poniéndose en su lugar y deseando no estar en el papel del juez porque a Martial es inevitable no entenderlo y plantearse qué hubiéramos hecho en su lugar. Probablemente no habríamos matado, pero ¿no es justificable que lo haya hecho? El artículo 353 del código penal francés apela a la conciencia a la hora de dictar sentencia e invita a jueces y jurados a interrogarse a sí mismos para encontrar qué impresión les han producido las pruebas contra el acusado y los medios empleados en su defensa y una vez hecho esto pregunta: ¿Tiene una convicción íntima?

En definitiva, Artículo 353 del código penal es una novela que tiene mucho de novela social. Una lectura realmente original que nos planteará más de una pregunta de difícil respuesta sobre la justicia social y sobre los límites morales en su aplicación. Una novela muy interesante.

Ficha técnica



7 de noviembre de 2018

Reina roja - Juan Gómez Jurado


Tenía muchas ganas de volver a leer a Juan Gómez Jurado. Sus últimas novelas, El paciente y Cicatriz, las disfruté mucho así que cuando Ediciones B me ofreció la oportunidad de leer su última publicación que saldrá a la venta mañana, no lo dudé ni un momento. Hoy os hablo de Reina roja.

Mi opinión

Antonia Scott no quiere volver a lo que era antes. El pasado, ese en el que tantas vidas salvó y tantos casos resolvió, también le causó demasiado dolor, tanto que para ella no hay vuelta atrás. Pero hay alguien que quiere que vuelva y para ello se valdrá de Jon, un policía que ha conocido tiempos mejores y que en la actualidad, suspendido de empleo y sueldo, poco o nada tiene que perder por intentarlo.

Y poco más se debe contar del argumento de la nueva novela de Juan Gómez Jurado, mucho mejor que lo descubráis por vosotros mismos embarcándoos en una lectura que no da tregua ni respiro al lector y es que al autor no se le puede negar la capacidad para atrapar desde la primera página. En Reina roja una de las grandes bazas son sin duda sus dos protagonistas: Antonia y Jon. Dos personajes muy distintos y absolutamente complementarios que conquistan nada más conocerlos, con dos personalidades de las que yo llamo prometedoras porque en ambos se ve que hay mucho que rascar, tanto que creo que nos queda mucho por conocer de ambos porque, aunque el perfil trazado en la novela es suficiente para conocerlos y empatizar con ellos, mi impresión es que pueden dar aún más juego del que ya han dado en esta novela. Luces y sombras dibujan y dan vida a dos protagonistas que con facilidad sentiremos cercanos y reales. Junto a ellos un cruel asesino en serie al que cazar, frío y calculador, logrará poner los pelos de punta al lector más curtido en estas lides.

La novela más negra de Juan Gómez Jurado es un thriller con un ritmo que por momentos se torna endemoniado. Para ello el autor echa de mano de un estilo ligero y una prosa directa, ágil y muy personal, aderezada con toques de sentido del humor teñido de cierta socarronería para una historia dura y a ratos extremadamente cruel. Una novela en la que, además, el autor aprovecha para realizar una crítica social casi como de pasada. Para ello escoge víctimas que fácilmente nos resultarán reconocibles y a través de las cuales repasará algunos de los males endémicos de esta sociedad en la que vivimos.

Giros y sorpresas se suceden en una auténtica carrera contrarreloj en la que cada minuto de más para descubrir una pista es un minuto menos para salvar la vida de una persona. Tal es la tensión de los protagonistas y así se transmite a los lectores a través de las páginas de este page turner en el que la acción prima por encima de todo, conduciéndonos por una lectura voraz que se ve favorecida por capítulos cortos y diálogos ágiles e inteligentes. No cabe duda de que Juan Gómez Jurado no solo sabe cómo despertar el interés del lector desde el inicio, sino que maneja con soltura y maestría el tempo narrativo colocando al lector dentro de la trama.

En definitiva, Reina roja es un thriller de ritmo trepidante con una trama muy negra. Una novela adictiva que prácticamente vuela en las manos, escrita para devorar, que es justamente lo que hice yo hasta llegar a un desenlace que me dejó con ganas de mucho más. No os la perdáis si lo que buscáis es una lectura que no se os despegue de las manos.

Ficha técnica


5 de noviembre de 2018

Esta semana leo... #258

Primer lunes de noviembre y como siempre os cuento cuáles serán mis lecturas de esta semana que comienzo con Artículo 353 del código penal Tanguy Viel, una de esas lecturas que se nos van quedando atrás. Es un libro muy breve que comencé ayer y terminaré hoy mismo.

Después continuaré con una novela que me apetece muchísimo, desde que la vi hace tiempo entre las novedades de Lumen me hizo ojitos. Se trata de Aprender a hablar con las plantas de Marta Orriols y, si me diera tiempo, me gustaría leer también Feliz final de Isaac Rosa.

Aprovecho para recordaros que tenéis dos sorteos activos en el blog, si aún no os habéis apuntado podéis hacerlo pinchando sobre el banner y os llevará directamente a las bases.




 Y vosotros ¿qué leéis?

4 de noviembre de 2018

Resumen de octubre


De nuevo el número siete se asoma a mi resumen mensual y es que en octubre he vuelto a repetir número de libros leídos. Han sido estos.

Libros leídos


  1.  Los inmortales. Chloe Benjamin.
  2.  La madre. Fiona Barton.
  3. Al otro lado. Álvaro Maqueda.
  4. La hija del relojero. Kate Morton.
  5. Jaque al psicoanalista. John Katzenbach.
  6. Una educación. Tara Westover.
  7. Todo el bien y todo el mal. Care Santos.


¿Recordáis aquellas galeradas misteriosas de las que no podía hablar hace unas semanas? Pues ahí las tenéis, se trataba de La hija del relojero, la nueva novela que Kate Morton publicará la próxima semana en nuestro país. No puedo quejarme de las lecturas de este mes que, en general, han sido muy satisfactorias con una mención especial a Una educación de Tara Westover y es que para una vez que no leo novela pura y dura y me animo con la no ficción, he acertado de pleno.

¡Vamos a por noviembre!

2 de noviembre de 2018

Todo el bien y todo el mal - Care Santos


Habitaciones cerradas fue la primera novela que leí de Care Santos y ya en ese momento supe que la autora sería para mí un valor seguro a la hora de elegir mis lecturas. Diamante azul y Media vida no hicieron más que confirmar esa impresión así que no es de extrañar que su última novela estuviera entre mis manos nada más publicarse para que pudiera disfrutarla. Hoy os hablo de Todo el bien y todo el mal.

Mi opinión


Reina es una reconocida y prestigiosa profesional en su sector. Cuando se encuentra en Bucarest, en un importante viaje de trabajo, recibe una llamada de su exmarido que pone su vida del revés: su hijo adolescente ha intentado suicidarse. Rápidamente hace las maletas para volver a Barcelona, pero el mal tiempo la deja atrapada en el aeropuerto de Bucarest, con el teléfono móvil como único nexo de unión con todo aquello que requiere ahora su máxima atención. Una intensa tormenta azota Europa, pero más intensa es la tormenta interior que ha colapsado la vida de Reina y que amenaza con destruir todo aquello que con tanto empeño ha construido.

Todo el bien y todo el mal transcurre en un espacio temporal de menos de 24 horas. Horas en las que el aire íntimo y reflexivo de la novela adoptan ritmo de thriller con las continuas llamadas de Reina a España y las numerosas conversaciones que mantiene, y con la aparición de algunos personajes cuyo verdadero rostro no conoceremos hasta el desenlace. Estructurada en tres partes que se completan con un prólogo y un epílogo, la autora logra el adecuado equilibrio entre narración y diálogos y maneja con maestría la tensión narrativa que no para de crecer conforme avanzamos en la lectura. El corto espacio de tiempo en el que se desarrolla la novela no impide que Care Santos aborde con acierto numerosos temas fundamentales como lo son la maternidad, siempre imperfecta; la vulnerabilidad, la fragilidad y la soledad de la adolescencia; la culpa, la mentira, las siempre complicadas relaciones familiares…

Reina es un personaje complejo que intenta equilibrar su vida personal con su exitosa vida profesional, creyendo que lo tiene todo bajo control cuando es justamente lo contrario. Reina ha creado un mundo a su medida, un mundo en el que el peso del pasado es fundamental y ella ha preferido dejarlo de lado, obviarlo, como si así, permaneciendo oculto, pudiera silenciarse para siempre. La autora aborda a través de la protagonista lo que significa hoy en día ser mujer, madre y profesional, intentando equilibrarlo todo sin renunciar a nada hasta que un hecho tan grave como el retratado hace que todo quede atrás y el único objetivo sea hacer lo que sea, todo el bien y todo el mal, por un hijo. La vorágine de emociones que Reina siente traspasa el papel y leyendo Todo el bien y todo el mal trasladarme hasta un aeropuerto cerrado ha sido coser y cantar. Ya no era Reina, móvil en mano, quien intentaba encontrar respuesta a todas sus preguntas, era yo quien se angustiaba cuando una llamada no era contestada, cuando un mensaje no obtenía la respuesta esperada, cuando nadie podía decirme por qué estaba sucediendo todo esto, la que miraba horrorizaba cómo el nivel de la batería de mi móvil amenazaba con dejarme incomunicada, a solas con mi miedo y mis demonios.

Y todo esto lo consigue Care Santos con una prosa fluida en la que sorprende el profundo tono reflexivo en una narración tan sencilla y natural, metiéndonos de lleno en el ambiente claustrofóbico de ese aeropuerto y dejando patente la fragilidad de cualquier madre cuando la vida, física y emocional, de su hijo ha sufrido un revés. A pesar del ritmo de thriller la novela va ganando en intimismo conforme avanza y ahonda en las emociones y sentimientos de unos personajes complejos, con un minucioso perfil psicológico que permite al lector reconocerlos como veraces y cercanos. La fortaleza y la seguridad se tornan angustia y miedo cuando se teme perder lo que más se quiere y cuando, además, no se tiene referencia alguna de qué ha podido pasar para llegar al punto en el que la protagonista se encuentra. La búsqueda de porqués y la necesidad de encontrar el cómo ayudar, pero, sobre todo, la búsqueda de la verdad con todos los peligros que esta búsqueda conlleva, especialmente cuando nos adentramos en el complejo mundo de la adolescencia, son las bases sobre las que Care Santos articula esta novela que es la primera de una bilogía cuya segunda entrega verá la luz el próximo año.

En definitiva, Todo el bien y todo el mal es una novela que encierra una profunda reflexión sobre la maternidad y la adolescencia y sobre todo lo que estos temas conllevan: culpa, vulnerabilidad, inseguridad, amor… Sin duda la novela más actual de Care Santos, con temas que a todos nos tocan de una u otra forma y una lectura que no dudo en recomendaros.

Ficha técnica