22 de abril de 2017

Ganador Como fuego en el hielo de Luz Gabás


No hay que esperar más para conocedor al suertudo que ha ganado un ejemplar de Como fuego en el hielo de Luz Gabás y es… 

a Rafflecopter giveaway

¡Felicidades Marisa! Envíame tus datos postales y número de teléfono móvil en un plazo de 48 horas a entremislibrosyo@gmail.com para que se los haga llegar a la editorial.

A los que no habéis tenido suerte aquí recordad que podéis haber sido afortunados en alguno de los otros blogs organizadores:


Gracias a todos por participar.


21 de abril de 2017

La rueda del olvido - Cari Ariño


Hace un par de años me quedé con ganas de leer El latido del tiempo de Cari Ariño que tan buenas opiniones cosechó. Al final entre unas cosas y otras, principalmente la llegada de otros libros, se fue quedando atrás y ni siquiera me hice con él así que cuando vi que la autora publicaba nuevo libro decidí lanzarme inmediatamente a por él y que no me ocurriera lo mismo. Hoy os hablo de La rueda del olvido.


Sinopsis

La rueda del olvido es un emotivo relato cuyos protagonistas principales, Alicia y Bautista, buscan el equilibrio en sus vidas. El descubrimiento de un retrato en una novela de Isaac Asimov marcará el encuentro entre ellos.

A lo largo de sus páginas, el lector encontrará dos historias paralelas conectadas por el presente de Alicia, una joven que acaba de sufrir un profundo desengaño sentimental, y Bautista, un exiliado en Francia tras la guerra civil española que, contra su voluntad, rememora el pasado.

Como nexo entre ambos, un anarquista desaparecido, Biel y un amor en el horizonte, Julien.

El olvido y el dolor serán el cuchillo de hielo que apagará el fuego del amor.

Y la esperanza, una chispa remota que lucha por encender la llama.


 Mi opinión

Alicia renunció a su sueño de ser reportera fotográfica por estar Javier, el mismo que unos días antes de la boda la abandona casi a los pies del altar. Hundida y con el corazón hecho mil pedazos decide retomar su idea de realizar un trabajo sobre los exiliados españoles tras la Guerra Civil, los exiliados como su abuelo Biel, que marchó a Francia y nunca volvió, muriendo allí durante la Segunda Guerra Mundial.

Así comienza una novela que a través de dos hilos temporales nos narrará tanto lo que Alicia está viviendo en la actualidad (2005), como la infancia y juventud de Biel. Una juventud marcada por su militancia anarquista y por su participación en la guerra que asoló nuestro país y que terminó con tantos exiliados que tuvieron que huir para comenzar una nueva vida en otro país que no los criminalizase por sus ideas políticas. Con un narrador omnisciente en tercera persona el mayor peso de la narración se contiene en la parte histórica en la que la autora intenta presentar al lector tanto el clima social prebélico, como el conflicto en sí mismo y muy especialmente las diferencias y disputas entre las distintas facciones políticas que conformaban el bando republicano. Va más allá y nos narra cómo fueron recibidos los exiliados en Francia, un país que se vio sobrepasado por la cantidad de refugiados que pasaron la frontera y que no quiso o no supo cómo manejar esa difícil situación.

Una historia sin duda fascinante. De sobra sabéis que la Guerra Civil y la posguerra es uno de mis períodos favoritos en literatura y por lo general son lecturas que disfruto inmensamente, pero no ha sido el caso de La rueda del olvido. Mi impresión es que la autora, teniendo una historia tan potente entre las manos, se queda en la superficie de la misma quizá con la intención de aligerar la novela y de hacerla más cercana a todo tipo de lectores, incluso a aquellos que huyen de estos temas, pero a mí sinceramente se me ha quedado muy corta, demasiado pasar de un hecho a otro sin profundizar en casi nada y de una forma un tanto brusca, como si quisiera contar mucho en poco tiempo.

Tampoco la historia que se desarrolla en la actualidad y que protagonizan Alicia y Baptiste, un exiliado de tantos que nunca volvieron a España, me ha convencido. En primer lugar porque parte de un hecho tan casual que cuesta darle credibilidad, lo que hace que la trama de esta parte no se sostenga ni en el inicio ni en el desarrollo, que se produce a una velocidad casi de vértigo teniendo en cuenta los temas tan peliagudos que trata, para terminar y darlo por zanjado de una forma tan abrupta que tenía la sensación de haberme perdido algo durante la lectura.

Sin duda lo mejor de la novela es la facilidad de lectura de la misma. Las páginas fluyen y la prosa de Cari Ariño es sencilla y cuidada. En cuanto a la construcción de personajes destaca la figura de Biel a quien conocemos desde niño. Con una infancia marcada por la desgracia, el niño siempre rebelde se convertirá en un joven que rápidamente se contagia de las ideas revolucionarias que empiezan a tomar las calles de Barcelona. Imbuido por el idealismo de unas ideas anarquistas con las que comulga con una fe ciega, Biel es un personaje que irá evolucionando y madurando a causa de los golpes que le da la vida, consiguiendo de esta forma la autora construir un protagonista con el que no siempre se podrá estar de acuerdo, pero que sin duda alguna es sólido y realista en cuanto a cómo cambian sus ideas y su forma de ver las cosas según la vida le va demostrando que no a todo el mundo le mueven las ideas puras, sino que son otros los intereses que manejan el mundo. Tal es la fuerza de este personaje que el resto sencillamente queda eclipsado.

En definitiva, La rueda del olvido es una novela entretenida y de fácil lectura en la que a mí me ha faltado que ahondara en el tema principal que trata.


19 de abril de 2017

Cuando aparecen los hombres - Marian Izaguirre


Hay autores a los que no me resisto y tengo que leer en cuanto tienen una nueva publicación en el mercado. Esto me ocurre con Marian Izaguirre de quien ya me conquistó con La vida cuando era nuestra y Los pasos que nos separan, dos libros fantásticos con dos títulos maravillosos, ya conocéis mi fetichismo por un buen título. Y otro, de lo más atrayente, es el que os traigo hoy: Cuando aparecen los hombres.


Sinopsis

 Si veis a un hombre mayor haciendo preguntas indiscretas, que nadie se sorprenda. Su nombre es Philippe, y hace años era maestro de esgrima en Perpiñán. Ahora dedica su tiempo a una búsqueda que se ha vuelto obsesiva: quiere saber qué fue de Teresa Mendieta, una alumna muy hábil con el florete, pero torpe a la hora de gobernar sus sentimientos.

Philippe investiga, y poco a poco va entregando al lector un retrato de Teresa en que los datos reales y la imaginación van de la mano: esa mujer hermosa y distante vivía sola en un caserón cerca de la Costa Brava; por su mente desfilaban los días de infancia al lado de su madre Ángela, un ser hermoso y siempre dispuesto para el amor, y en un armario escondía una vieja caja de dulce de membrillo llena de cartas y recetas escritas a principios del siglo XX por una pariente lejana de nombre Elizabeth.

¿Dónde está ahora Teresa? Es fácil imaginarla cabizbaja, leyendo esas viejas cartas de Elizabeth, recordando a Ángela y sus locuras, pero hay un nudo oscuro que une a estas tres mujeres, y solo lo soltaremos cuando esta espléndida novela de Marian Izaguirre llegue a su punto final.


Mi opinión

Cuando aparecen los hombres es el libro de Teresa Mendieta. Y también de Elisabeth Babel, aunque de Teresa la separen 100 años de distancia. Y es también la novela de Ángela, madre de Teresa, un espíritu libre que marcará para siempre la vida de su hija. Pero si algo tienen en común estas mujeres, además de un hogar, son los hombres que lo cambian todo cuando aparecen y así, aun no siendo los grandes personajes de esta novela, son tan necesarios que sin ellos la vida de todas ellas habría sido muy distinta. Con ellas viajaremos de Bilbao a la Costa Brava y de la Costa Brava hasta Perpiñán. Con ellas viviremos desde los inicios del siglo XX hasta la época actual, décadas de exploración en los profundos cambios que experimenta la sociedad y, por ende, el papel de la mujer en ella. Y los sentimientos… ¿cambian? ¿Cambian las emociones? ¿Cambia la soledad? ¿Cambiamos nosotras cuando, a lo largo de los años, aparecen los hombres?

"Cuando aparecen los hombres en nuestras vidas, algo se erosiona. Sí, cuando ellos aparecen, nosotras tenemos que cambiar tanto que empezamos a desaparecer. Al menos, las nosotras que éramos antes"

Cuando aparecen los hombres es una novela magnífica, una novela que solo puedo calificar de maravillosa. Marian Izaguirre posee una prosa elegante, detallista y muy cuidada con la que es muy fácil avanzar en la lectura a pesar de tener su estructura cierta complejidad, con numerosos saltos entre el presente y el pasado, con distintas voces narrativas e incluso con distintos géneros ya que para contarnos la vida de Elizabeth entra de lleno en el género epistolar y será a través de sus numerosas cartas cómo el lector, y Teresa, conocerá la vida de esta mujer adelantada a su tiempo. Con estos ingredientes la autora construye una novela en la que los saltos en el tiempo se suceden sin fisuras y con naturalidad, permitiendo al lector mantener sin confusiones el hilo narrativo y dándole acceso a todos los aspectos y vivencias que conforman a unos personajes que se nos presentan con un minucioso trazado psicológico que nos permite conocerlos en profundidad y sentirlos como personas de carne y hueso que traspasan el papel.

Una narración llena de delicadeza para hablarnos sobre la construcción de nuestra identidad, sobre la dificultad de avanzar en la vida cuando ni uno mismo sabe quién es y arrastra el peso de una culpa que quizá no es tal, pero que se vive como el mayor de los lastres, como un dolor insuperable, y aun así se continúa viviendo. Cuando aparecen los hombres es una novela sobre mujeres, que no para mujeres. Mujeres fuertes y sus hombres, aquellos que fueron primeros amores que quedaron para siempre en el recuerdo, aquellos amantes que no dejaron más huella que el de unas sábanas revueltas y aquellos hombres ideales que quizá han llegado demasiado a tarde.

Resulta tan difícil hablar de un libro cuando en él se entra de lleno en el mundo de las emociones, de los miedos, de los sueños rotos… Cuando un libro te conquista poco a poco, cuando te mece con la fluidez de una morosidad dulce, cuando te desgrana una cotidianidad que, lejos de ser anodina, te muestra la vida en toda su riqueza hasta que te das cuenta de que has sido definitivamente seducida por una narración que te ha atrapado y te ha desembocado hacia un final maravilloso, perfecto. Un final en el que aun queriendo saber más el lector es consciente de que hay cosas que es mejor dejarlas así.

Todos los que habéis llegado hasta aquí ya tenéis claro que Cuando aparecen los hombres ha sido una lectura maravillosa. Una novela compleja en su fondo para el lector que quiera llegar a él y no quedarse en la superficie de una historia, o de tres historias que conforman una sola, que leída como una mera sucesión de hechos probablemente resultaría decepcionante para el lector ávido de intriga y de acontecimientos. Una lectura con un marcado carácter intimista y reflexivo que para mí es, sin duda alguna, la mejor novela de Marian Izaguirre.



17 de abril de 2017

Esta semana leo... #186

Lunes festivo en algunos lugares pero no para mí que ayer me di una paliza tal conduciendo que ni el sueño reparador de esta noche ha conseguido que me recupere así que comienzo la semana muy cansada.

Durante los días de descanso cambié un poco mis planes lectores y aunque efectivamente comencé Las ventanas del cielo de Gonzalo Giner, el grosor del libro rápidamente me disuadió de llevármelo a la playa así que el que leí finalmente fue No soy un monstruo de Carme Chaparro. Por lo tanto continuo esta semana con Gonzalo Giner y lo combinaré con Círculos de Manuel Ríos San Martín, a quien hace poco pude conocer en un encuentro tal y como os conté hace unos días aquí y me dejó con muchísimas ganas de ponerme con la novela.

Y vosotros ¿qué leéis?

14 de abril de 2017

Encuentro con Manuel Ríos San Martín

Hace unas semanas tuve la oportunidad de asistir a un encuentro con Manuel Ríos San Martín, autor de Círculos y con su editor. En la sede en Madrid de Penguin Random House nos dimos cita unos cuantos blogueros un viernes por la tarde dispuestos a conocer todo lo posible, sin spoilers por supuesto, sobre una novela que no deja indiferente a nadie. Como sabéis yo aún no la he leído y os aseguro que si mis expectativas ya estaban altas, tras la charla con el autor y con aquellos que ya han sido conquistados por el libro, actualmente las tengo por las nubes y no tardaré mucho en ponerme con él.

Manuel comenzó contándonos que es guionista, sobre todo de series de televisión aunque también ha hecho algo de cine, desde hace más de veinte años y Círculos es su primera novela. En ella ha querido contar algo del mundo de televisión porque aunque afortunadamente en la actualidad no está ocurriendo lo que se narra en el libro, quizá es posible que sea el sitio hacia el que nos dirigimos si tomamos como base la fascinación por el morbo de lo que sucede en la pantalla, ese quedarte pegado a la televisión observando hechos dramáticos y criticando a quien los emite, pero siendo incapaces de cambiar de canal.

La idea Círculos surgió hace muchos años. A finales de los 80 y principios de los 90, cuando estudiaba Ciencias de la Información, una tendencia tanto en el mundo del cómic como en el de la televisión, con series como Max Headroom, empezaba a abrirse paso con una sensación de que algo iba a pasar. En esa época Manuel Ríos San Martín realizó un corto ya titulado Círculos y un primer relato que años después han sido la base de la novela actual. Una novela con un comienzo impactante: en el transcurso de la prueba final de un concurso televisivo un concursante es devorado en directo por dos tiburones. Inmediatamente se convierte en trending topic, todo el mundo habla de ello.

Hace dos años tenía la novela en su primera versión terminada, pero no se veía yendo de una editorial a otra buscando quien lo publicara ya que no tenía relación alguna con el mundo editorial. De ahí surgió la idea de crear una página web para ponerla a la venta exclusivamente allí. Convocó una rueda de prensa con bastante difusión y campañas tanto en Facebook como en Twitter. A raíz de aquello desde PRH se pusieron en contacto con él, precisamente a través de Facebook, para pedirle leer la novela. Así fue como empezó a trabajar con la editorial y como ha llegado Círculos a nuestras manos tal y como la conocemos ahora, con unas ochenta o noventa páginas más de las que tenía al principio. En esos meses se trabajaron diversos aspectos como la parte de investigación, que está más hilada, y tuvo también ocasión de dejarle la novela a una amiga psicóloga clínica que le proporcionó mucho material con el que enriquecer a sus personajes.


 Aunque Círculos está concebida para entenderse perfectamente como novela, el lector que quiera más dispone de una página web con fotos, videos y muchísimo más material, incluso una zona privada con información más delicada con las webs que el autor utilizó para documentarse, algunas cuyos links ya no funcionan ya que han sido retiradas por su contenido violento. De hecho el autor considera que no es una novela para todo el mundo, su contenido es duro y precisa de un  público adulto y que sobre todo haya leído bastante ya que su intención era hacer lo que no le está permitido en los guiones televisivos donde todo es mucho más amable.

En cuanto a su método de trabajo admite estructurar mucho, desde el principio supo que tendría cinco grandes capítulos, pero cuando llegó al final siguió escribiendo sin saber por qué y así nació el epílogo que cierra Círculos y que de alguna forma da un cierto sentido a la dureza que tiene toda la novela. Cree que en Círculos hay un riesgo que él decidió asumir y es que los capítulos son largos y por lo general triunfan más las novelas con capítulos cortos ya que tienen un efecto psicológico que incita a seguir leyendo. Dudó mucho entre utilizar el presente o el pasado para narrar la acción y fue combinando capítulos para finalmente decidirse por el presente ya que para el lector debe parecer que todo está ocurriendo en ese momento y así generar en él una tensión y un estrés que se pierde con el uso del tiempo pasado que parece indicar algo que te están contando, pero no estás viviendo. Lo que sí tuvo claro desde el principio era que no situaría la acción en España para evitar comparaciones con cadenas de televisión nacionales.

Hablando del auge de los guionistas que se pasan a la novela y comparando ambas actividades, considera que en la novela tiene muchísima más libertad para contar lo que quiere ya que cuando se hace un guión tienes que atenerte a los condicionantes de la cadena y las audiencias principalmente. A favor de los guionistas que escriben novelas se dice que cumplen plazos, aceptan mejor las sugerencias editoriales y estructuran mucho el relato con una dinámica muy clara de avance, con una visión global que facilita la lectura. Cree además que todos los guionistas tienen historias que no se compran ni en la televisión ni en el cine y que se quedan en nada si no se convierten en novela.

Un encuentro realmente agradable que como siempre terminó con las firmas, las dedicatorias y las fotos. Desde aquí agradecer a la editorial su invitación y a Manuel su buena disposición para charlar con nosotros. ¿Habéis leído ya Círculo? Yo no y la verdad es que no sé a qué espero, muy pronto os contaré. 

11 de abril de 2017

La chica de antes - J.P. Delaney


No me lo pensé dos veces cuando me ofrecieron la lectura de esta novela, en un primer vistazo vi que tenía todos los ingredientes de los libros que suelo devorar y no me equivocaba, cuarenta y ocho horas ha durado en mis manos. Hoy os hablo de La chica de antes.


Sinopsis

Por favor, haga una lista con todas las posesiones
que considere imprescindibles en su vida:
..................................................
..................................................
..... .............................................

Es una casa espectacular. Elegante, minimalista. Toda ella respira buen gusto y serenidad. Justo el lugar que Jane estaba buscando para empezar de cero y ser feliz.

Aunque lo extraordinario es que se la ofrecen por un alquiler irrisorio. Solo tiene que completar un peculiar formulario de solicitud y aceptar sin condiciones las reglas impuestas por su propietario y creador, un enigmático arquitecto.

Al poco de instalarse, Jane descubre que algo le pasó allí a la inquilina anterior, Emma. Y empieza a preguntarse si no estará repitiendo las mismas elecciones, los mismos errores, las mismas sospechas que la chica de antes.

¿Qué estás dispuesto a aceptar para poseer lo que nunca imaginaste?


Mi opinión

 Una casa fuera de lo común, muy avanzada tecnológicamente hablando, con un diseño que deja con la boca abierta, segura, cómoda, en un buen barrio y con un alquiler muy asequible. ¿Cuál es la pega? Su dueño, el arquitecto que la diseñó, o mejor dicho las normas, algunas delirantes, que impone a quien quiera vivir allí: ni cojines, ni alfombras, ni libros, ni revistas, ni niños… Un clausulado que espantaría al más templado, pero que Kate y Jane, con tres años de diferencia, deciden aceptar.

Saltando entre el presente y el pasado, con capítulos alternos para cada hilo temporal con su respectiva protagonista como narradora, J.P. Delaney desgrana dos historias paralelas con un punto en común, esa fantástica casa que poco a poco, conforme avanza la lectura, se va volviendo claustrofóbica tanto para sus habitantes como para esta lectora. Pero no es esto lo único que une a las dos protagonistas porque tanto Kate como Jane llegan a Folgate Street, 1 arrastrando pesadas cargas del pasado que no las dejan avanzar y ven este cambio de domicilio como el comienzo de una nueva vida, como una segunda oportunidad que no van a desaprovechar.

La chica de antes genera inquietud y ansiedad en el lector desde las primeras páginas porque nada puede ser tan perfecto y los continuos saltos entre el antes y el después, entre Kate y Jane, con sus paralelismos y sus diferencias, fueron tejiendo una tela de araña en la que irremediablemente quedé atrapada. Una lectura adictiva que con una narración en primera persona te introduce en la historia de dos mujeres muy distintas entre sí que con una diferencia de tres años están viviendo los mismos momentos. Lejos de resultarme reiterativa esta repetición de hechos, con incluso las mismas palabras, me ha parecido un recurso muy interesante del autor para mostrar cómo ante una situación idéntica, las reacciones son totalmente opuestas y, por lo tanto, también sus consecuencias. Sirve también esta reiteración para terminar de dibujar de forma indirecta el perfil obsesivo, perfeccionista y controlador del protagonista masculino de la novela y dueño de la casa, Edward Monkford.

Y es que si algo me ha gustado de La chica de antes han sido precisamente sus personajes perfectamente perfilados, muy lejos de lo que suele ser habitual en el género, consiguiendo el autor que aun no compartiendo sus decisiones podamos entenderlas ya que a través del dibujo que hace de las protagonistas nos mete en su piel y en su psiquis, aunque en todo momento nos preguntaremos si las conocemos tanto como creemos. De Kate y Jane nos haremos una idea rápidamente y conforme avanzamos en la lectura sus perfiles irán evolucionando, mostrándose poco a poco al lector, especialmente en el caso de Kate que me ha parecido uno de esos personajes que traspasan el papel, sorprendiéndome en cada capítulo. Destaca también la recreación de atmósferas viviendo el lector con la misma angustia e incertidumbre con la que conviven sus protagonistas y sintiendo en todo momento cómo la casa irradia la presencia controladora y obsesiva de su dueño, una casa que termina convirtiéndose en un personaje más de la novela.

La chica de antes es uno de esos libros en los que sabes desde el primer momento que algo ha ocurrido y que algo más va a ocurrir, lo que te impele a leer de forma casi compulsiva convirtiéndose en un auténtico pasapáginas en el que no puedes dar nada por hecho. Esta necesidad de saber, unida a capítulos cortos y a la abundancia de diálogos, hacen que la novela prácticamente se lea sola mientras crece una sensación de desasosiego tal que no dejas de hacer conjeturas intentando anticiparte a un desenlace que me ha dejado totalmente satisfecha, aunque bien es cierto que no es difícilmente deducible. No cabe duda que el autor maneja con soltura la tensión narrativa que va aumentando página a página desvelando secretos que salen a la luz cuando el lector cree tener más o menos encauzada cualquier teoría que haya dado por buena mientras pasado y presente se entrelazan.

En definitiva La chica de antes es una novela muy adictiva, ágil y realmente entretenida. Una trama original y perturbadora,  impecablemente desarrollada con una importante carga de suspense y con unos personajes muy bien perfilados que no dudo en recomendaros si buscáis unas cuantas horas de lectura sin poder parar.


10 de abril de 2017

Esta semana leo... #185

Comienzo esta semana tan corta laboralmente hablando leyendo La rueda del olvido de Cari Ariño. Esta será la novela que se vendrá conmigo unos días de descanso junto con Las ventanas del cielo de Gonzalo Giner, a mis ganas de volver a la novela histórica se une el hecho de que tiene muchas páginas y así no caigo en tentaciones de cargar con muchos libros que es lo que suele pasarme cuando me voy unos días fuera.

Disfrutad de estos días de descanso, yo os prometo que entre atasco y atasco lo haré así que me tendréis un poco perdida estos días.

Y vosotros ¿qué leéis?


9 de abril de 2017

Encuentro con Roberto Santiago

Hace unos días tuve la oportunidad de asistir a un encuentro con Roberto Santiago para charlar con él sobre su novela Ana, un thriller judicial del que os hablé esta misma semana.

Roberto comenzó contándonos que en un principio la novela se titulaba La buena sangre, haciendo referencia al vínculo sanguíneo que une a Ana, la protagonista, con su hermano, el otro gran protagonista de la novela aun ausente.  Pero ¿cómo nació esta novela? En el verano de 2015 Planeta se puso en contacto con él. Tras finalizar una reunión con dos de sus editores no quedó muy claro cómo terminaría el asunto, ellos le proponían algo de corte juvenil cuando a Roberto le asaltó el recuerdo de unos relatos que durante mucho tiempo estuvo escribiendo, unos relatos sobre Ana sin saber que era ella y lo tuvo claro en ese momento, escribiría un thriller judicial y la protagonista sería esa mujer que se enfrentaría contra algo, ya vería el qué. Solo quedaba encerrarse a escribir.

Preguntado por su metodología de trabajo, Roberto Santiago echa mano de uno de sus profesores en la Escuela de Letras, Juan José Millás, para contarnos que hay dos tipos de escritores, los que escriben con mapa y los que escriben con brújula. Los primeros son aquellos que lo saben todo desde el principio, una ruta trazada de la que no se salen; mientras que los segundos son los que, como él mismo, saben hacia dónde van, pero desconocen cómo llegarán hasta la meta, por lo que teniendo claros solo dos conceptos, abogada y juicio, cada página de Ana le iba descubriendo lo que ocurría de forma que en todo momento se sentía al borde un abismo. Una forma de escribir así implica necesariamente una importante labor posterior de revisión y corrección. Nos cuenta también que normalmente escribe en su casa, pero no tiene manías especiales y prácticamente puede escribir en cualquier lugar y se impone una autodisciplina: escribir todos los días, pase lo que pase y sea lo que sea, aunque luego tenga que desechar lo escrito.


Roberto Santiago tenía un trabajo de documentación previo sobre el todo lo que rodea al mundo del juego como son los prestamistas, las partidas clandestinas, los corredores de apuestas, las partidas privadas dentro de los casinos… Una documentación que se convirtió en una vivencia personal en la que el autor conoció de primera mano muchos de los casos y de las situaciones que se cuentan en la novela. Un mundo terrible que está muy cerca de nosotros y sobre el que casi no se ha escrito nada. Importante ha sido también la labor de documentación para que la parte jurídica fuera fiel a nuestro sistema judicial. Roberto no solo asistió a numerosos juicios, sino que contó con la ayuda de dos abogados que le asesoraron en las distintas fases de los procedimientos.

No sabe si Ana tendrá una continuación, a él le gustaría porque tiene muchas más cosas que contar de ella, muchos más casos, su vida personal… pero primero hay que ver cuál es la acogida de los lectores. Lo que sí se sabe ya es que habrá una película y en este aspecto todos los asistentes estuvimos de acuerdo, una película se quedará corta para contar todo lo que sucede en la novela y sería mejor una serie de televisión.

Y así transcurrió una tarde muy agradable que como siempre terminó con las firmas, las dedicatorias y las fotos. Desde aquí agradecer a la editorial su invitación y a Roberto su buena disposición para charlar con nosotros. ¿Aún no habéis leído Ana? Pues es una estupenda opción para estos días de descanso que se acercan.


8 de abril de 2017

Sorteo Día del Libro - Azul de medianoche de Simone Van der Vlugt


No se me ocurre mejor forma de celebrar lo cerquita que está el Día del Libro que con un sorteo. ¿Os apetece? Pues gracias a la amabilidad de Duomo Ediciones sorteo dos ejemplares de una de las novedades más apetecibles que nos tienen preparadas para el mes de mayo, Azul de medianoche de Simone Van der Vlugt.

Sinopsis


LA VIDA DE UNA MUJER FUERTE Y TENAZ
CAPAZ DE FORJAR SU PROPIO DESTINO.

Holanda, 1654. Es el siglo de oro neerlandés, el tiempo de las ideas de Spinoza, cuando el arte de Vermeer y Rembrandt florece junto a los tulipanes que salpican de color la campiña holandesa. Allí, en una granja, Catrijn, nacida y criada en la pobreza, vive infelizmente casada; sin embargo, son tiempos de cambio, también para las mujeres. Tras enviudar, Catrijn sabe que ha llegado el momento de afrontar por sí misma el mundo que la rodea: buscar fortuna en la ciudad, acaso enamorarse y, por qué no, perseguir su gran sueño: llegar a ser decoradora de cerámica. Comienza así un recorrido que la lleva a la gran Ámsterdam y a las fábricas de cerámicas de la ciudad de Delft; lugares donde transcurre la historia y en los que las mujeres valientes como ella son capaces de forjar su propio destino.

Bases del sorteo


  • Se sortean dos ejemplares de Azul de medianoche.
  • Es un sorteo nacional (España).
  • Tienes que ser seguidor del blog.
  • Deberás rellenar el formulario de Rafflecopter dejando todos los enlaces que quieras que te puntúen. Solo es obligatorio ser seguidor del blog, pero el resto te proporciona puntos extra.
  • Deberás dejar un comentario en el blog diciendo que participas.
  • El plazo para apuntarse al sorteo comienza hoy 8 de abril y finaliza el 23 de abril de 2017 a las 23:59.
  • El 25 de abril de 2017 se darán a conocer los ganadores.
  • Los ejemplares los enviará la editorial.

a Rafflecopter giveaway

¡Suerte a todos!

7 de abril de 2017

La escritora - Carmen Conde


El año pasado Carmen Conde publicó su primera novela, Para morir siempre hay tiempo, con la que resultó ganadora del Premio La Trama de Ediciones B, una novela sencilla y desenfadada cercana a la parodia con la que pasé un buen rato y este año he vuelto a animarme con su última publicación. Hoy os hablo de La escritora.

Sinopsis

Lucrecia Vázquez trabaja como «negra» literaria para una gran editorial y convive como puede con el síndrome de Tourette, que le provoca multitud de tics. De inteligencia brillante y personalidad muy compleja, ha construido un mundo a su medida dentro de las cuatro paredes de su apartamento de Barcelona, del que apenas sale.

Cuando la escritora de best sellers Dana Green aparece muerta en un pueblecito del Montseny, la policía descubrirá pronto que Lucrecia iba a reunirse con ella para escribir el nuevo libro de la famosa novelista, que en el momento de su muerte estaba sumida en una profunda crisis creativa.

Dana Green ha sido asesinada de una manera espantosamente cruel. ¿Es posible que sea obra de algún perturbado? ¿O hay que buscar al culpable mucho más cerca? Convertida en sospechosa, Lucrecia tendrá que demostrar que el asesino no tiene nada que ver con ella. ¿O tal vez sí…?

Mi opinión

La escritora comienza con un inquietante prólogo ambientado en los años setenta para rápidamente saltar al presente y a partir de entonces continuar con un hilo temporal lineal que ocasionalmente se romperá con numerosas analepsis a través de las cuales conoceremos el pasado de los personajes. Lucrecia Vázquez es una joven de 27 años que trabaja para la Editorial Universo firmando con seudónimo novelas de las que no se siente muy orgullosa. Además, ejerce también como negra literaria. Cuando su editor le propone hacerse cargo de la nueva novela de Dana Green, exitosa autora superventas que nunca ha escrito una sola línea, ve una buena oportunidad y, a pesar de no mantener buena relación con la escritora, accede a entrevistarse con ella. Cuando llega a la casa de veraneo del editor, donde se aloja Dana Green, se encuentra con una escena dantesca: Dana ha sido asesinada de una forma cruel y espeluznante. Gerard Castillo, sargento de los mossos d'esquadra, y el cabo Pau Serra, serán los encargados de llevar a cabo la investigación.

Como podéis imaginar Lucrecia y Gerard son los protagonistas principales de la novela. Ella es un personaje que me conquistó desde el primer momento, su perfil está trazado de forma natural lo que hace que la sintamos una persona de carne y hueso y que suframos con ella ya que Lucrecia está aquejada por el síndrome de Gilles de la Tourette en un grado muy alto por lo que sus tics y continuos espasmos hacen muy difícil sus relaciones sociales. Es imposible no sentir cierta ternura por Lucrecia, pero al mismo tiempo Carmen Conde nos presenta un personaje poliédrico, lleno de matices y aristas, un personaje sobre el que tendremos muchas dudas desde las primeras páginas. A su lado, el sargento Gerard me ha resultado un poco más desdibujado, como si todo el brillo se lo hubiera llevado la protagonista femenina. Y junto a ellos, aunque nunca en forma presencial, Dana Green, un personaje ausente y aún así perfectamente perfilado, una mujer con múltiples capas y oscuros secretos que iremos descubriendo a lo largo de la lectura.

La escritora es una novela muy ágil, llena de giros inesperados que te hacen querer leer más hasta llegar a un desenlace muy satisfactorio y coherente con todo lo leído. A través de un narrador omnisciente en tercera persona y con una prosa sencilla y desenfadada la trama se desarrolla a un ritmo adecuado con un buen equilibrio entre narración y diálogos, siendo estos uno de los puntos fuertes de la novela ya que resultan naturales y  a través de ellos la autora hace gala de un sentido del humor y de una ironía que dibujan más de una sonrisa al lector. Pero al lado de esas sonrisas también encontramos momentos duros, no podía ser de otra forma en una novela negra, y es que Carmen Conde no escatima a la hora de darnos detalles en las numerosas descripciones de los crímenes con algunas escenas no aptas para los estómagos más delicados e incluso para los menos porque de hecho yo, que normalmente aguanto bien este tipo de cosas, en este caso en alguna ocasión me ha parecido que se ahondaba demasiado, en un grado para mí innecesario porque incluso sin tanto detalle se entiende el alcance y la crueldad de los crímenes narrados.

Creo que a todos los lectores empedernidos nos encanta leer sobre el mundillo literario, sobre libros y sobre escritores y de eso también vamos a encontrar mucho en La escritora donde la crítica hacia el sector está presente desde el inicio de la novela. Desde los libros por encargo pasando por las modas literarias por determinados géneros Carmen Conde, haciendo gala de nuevo del sentido del humor, no deja títere con cabeza y nos ofrece muchas claves de cómo se manipula y maneja por intereses empresariales.

En definitiva, La escritora me ha resultado una novela ágil, sencilla y entretenida, con una protagonista muy especial que conquista al lector desde las primeras páginas.





6 de abril de 2017

Sorteo conjunto de "No soy un monstruo" de Carme Chaparro


Jueves de nuevo, y hoy venimos a compartir con vosotros un nuevo sorteo de un libro que ha desatado mucha polémica. Después de que la semana pasada fuera la entrega oficial del premio Primavera, Pedro de El Búho entre libros, Teresa de Leyendo en el busConcha y Bea de De lector a lector, y yo, Manuela de Entre mis libros y yo, vamos a sortear "No soy un monstruo" de Carme Chaparro, la novela premiada este año, un thriller del que todo el mundo dice que no te puedes despegar hasta exactamente la última línea en la que todo encaja. Como siempre, sortearemos un ejemplar por blog.

Mucho se ha hablado de este libro desde que se falló el premio, desacreditando la novela incluso antes de que se hubiera publicado. Lo mejor es lo mucho que se ha hablado después positivamente quedando ya en el olvido todo lo que se dijo en un principio. Por eso os animamos a que no os dejéis llevar por los comentarios, participéis y juzguéis por vosotros mismos.

Suerte a todos.


 Bases del sorteo

  • Se sortea un ejemplar en cada blog. Podéis apuntaros en los cuatro para cuadruplicar las posibilidades, pero solo os podrá tocar en uno.
  • Es un sorteo nacional (España).
  • Tienes que ser seguidor del blog en el que te apuntes al sorteo.
  • Deberás rellenar el formulario de Rafflecopter dejando todos los enlaces que quieras que te puntúen. Solo es obligatorio ser seguidor del blog, pero el resto te proporciona puntos extra.
  • Deberás dejar un comentario en el blog diciendo que participas.
  • El plazo para apuntarse al sorteo comienza hoy 6 de abril y finaliza el 27 de abril de 2017 a las 23:59.
  • El 29 de abril de 2017 se dará a conocer al ganador en cada blog.
  • Los ejemplares los enviará la editorial.



¡Suerte a todos!