17 de noviembre de 2017

Un pequeño favor - Darcey Bell


No me puedo resistir. De verdad que lo intento con todas mis fuerzas, pero mirar hacia otro lado cuando me ponen un thriller delante es misión imposible. Da igual que me haya prometido a mí misma no dejar entrar nuevos libros en casa hasta que no aligere la lista de pendientes, esa lista que me obligo a repasar de vez en cuando a ver si así me da cargo de conciencia. Pero nada, me ofrecen un thriller y aún no he aprendido a decir no, menos aún cuando tienen tan buena pinta como éste. Hoy os hablo de Un pequeño favor.

Sinopsis 


Todo empezó con un pequeño favor. Cuando su mejor amiga, Emily, le pide a Stephanie que recoja a su hijo a la salida del colegio, ella accede encantada. Stephanie, una joven madre viuda, se sentía muy sola hasta que conoció a Emily, una sofisticada ejecutiva cuyo trabajo absorbe todo su tiempo.

Pero ahora Emily no regresa. No contesta a las llamadas ni a los mensajes. Stephanie sabe que algo va terriblemente mal: su amiga nunca abandonaría a su hijo, no importa lo que diga la policía. Aterrorizada, pide ayuda a las lectoras de su blog y contacta con el marido de Emily, el distante y atractivo Sean. Y no tarda en recibir una noticia escalofriante. Pero pronto Stephanie se dará cuenta de que nada -ni la amistad, ni el amor, ni siquiera un pequeño favor- es tan sencillo como parece.

Mi opinión


En Un pequeño favor conoceremos a Stephanie y Emily, dos madres que se han hecho amigas a raíz de que sus dos hijos, compañeros de colegio, lo son. Desde el primer momento se estableció entre ellas esa relación de hoy por ti, mañana por mí para echarse una mano con los niños ayudada, además, por esa amistad que empezó a crecer entre ellas. Stephanie no trabaja, su tiempo libre lo dedica a administrar un blog que pretende ser una especie de punto de encuentro entre madres. Emily, en cambio, es una ejecutiva en una empresa de moda con apenas tiempo para nada, de modo que el día que le pide, como tantas otras veces, a Stephanie que recoja al niño del cole y cuide de él hasta que ella vuelva del trabajo, nada hace presagiar que Emily no volverá.

Confieso que cada vez me gustan más estas novelas que se desarrollan en un entorno fácilmente reconocible por todos y que parten de una situación en la que yo misma me he visto en multitud de ocasiones y es que el comienzo es tan familiar que rápidamente entré de lleno en esta historia cargada de misterio que irá derivando hacia un domestic noir en el que nada es lo que parece y en el que los secretos campan a sus anchas prometiendo al lector más de un giro inesperado porque a pesar de que algunos aspectos son predecibles y el lector puede deducirlos sin dificultad, la autora sigue guardándose ases en la manga con los que dar una vuelta de tuerca a la historia y ofrecernos un final sorprendente.

No cabe duda que Un pequeño favor es una de esas novelas que te atrapan desde el inicio y no te sueltan hasta que has terminado. Con un estilo sencillo y combinando la narración propiamente dicha con la inserción de los post que Stephanie publica en su blog, la novela se convierte en el ejemplo perfecto de esa trampa mortal para el lector de leo un capítulo más y lo dejo, haciendo de ella una lectura realmente adictiva. Plantea además un tema que no por conocido deja de ser muy interesante y es que ¿hasta qué punto conocemos realmente a las personas con las que mantenemos una estrecha relación?

Los personajes, junto a esta historia en la que se respira el suspense desde el principio, son las grandes bazas de esta novela. Las dos protagonistas se van desvelando poco a poco ante el lector descubriendo las múltiples capas que las conforman. Este dibujo de sus perfiles se ve favorecido por el uso del narrador protagonista por lo que en todo momento el lector, aun no disponiendo de toda la información, tendrá muchos datos a su alcance para intentar completar el puzle al que nos invita la autora. Pero no solo las dos protagonistas femeninas tendrán su momento, sino que también Sean, marido de Emily, a pesar de ser un personaje secundario pondrá también su voz para desvelarnos a un hombre muy distinto del que aparenta ser siendo en cualquier caso el personaje más difuso de la novela.

La figura del narrador protagonista siempre es un arma de doble filo, multiplicada en este caso por ser tres esas voces narrativas, pero la autora las maneja con acierto y a pesar de que, al menos en mi caso, es imposible empatizar con ninguno de ellos, el resultado en Un pequeño favor es impecable ya que conoceremos a los personajes de primera mano y sin censuras, con el plus añadido en el caso de Stephanie que además de conocer su verdadero yo a través de su narración, a través de su blog tenemos acceso también a la imagen que quiere proyectar a los demás, de forma que su perfil es el al que más acceso tenemos. Justo lo contrario que ocurre con Emily, un personaje rico en matices a cuya psiquis nos costará más acceder favoreciendo así el suspense que impera en la lectura desde el inicio.

En definitiva, Un pequeño favor es una lectura entretenida y muy dinámica. Una novela que a pesar de esos aspectos que el lector puede ir deduciendo, promete horas de entretenimiento sin tregua.

Ficha técnica

15 de noviembre de 2017

Tiempo muerto - Margarita García Robayo


Otro flechazo. Así nació mi interés por esta novela. Su título y su portada rápidamente llamaron mi atención a pesar de que ni conocía el nombre de la autora ni la posterior lectura de la sinopsis me dijo nada realmente especial, lo cierto es que no suelen interesarme de forma particular las novelas que tienen como tema principal las relaciones de pareja, fallidas o no. Y a pesar de ello hice caso de mi corazonada, sabedora de que en pocas ocasiones me fallan, y sí, en esta ocasión también acerté. Hoy os hablo de Tiempo muerto.

Sinopsis 


«Empieza como un síntoma de desinterés, algo minúsculo que después se naturaliza y ambos dejan de preguntarse cómo es que siguen ahí, adobando la abulia frente al otro, asintiendo a lo que dice como un trámite...»

El matrimonio de Lucía y Pablo es un espejo de la sutil forma que puede llegar a cobrar la violencia cuando llega el fin del amor. Esta es la historia descarnada de ese tiempo muerto, de ese amplio y doloroso espacio que se abre, muchas veces de manera inexplicable, entre dos seres que se aman.

Mi opinión


Tiempo muerto nos narra la historia de Lucía y Pablo, un matrimonio, padres de dos hijos, que con el transcurrir de los años se ha ido distanciando hasta llegar a un punto en el que nada es lo que era y ni siquiera parece que queden fuerzas por recuperar lo que fue. Colombianos ambos, hace años que emigraron a Estados Unidos, lugar donde residen y donde transcurre la mayor parte de la novela a excepción de algunos flashbacks que nos llevarán hasta el pasado.

Lo primero que me llamó la atención nada más iniciar la lectura es el estilo tan aséptico con el que la autora consigue meter al lector en la historia. Margarita García Robayo utiliza un narrador omnisciente que no sigue una línea cronológica, de forma que en un mismo capítulo se mezclan tanto distintos espacios como épocas, por lo que se precisa de una lectura atenta para no perderse en una estructura que, unida a esa distancia que toma el narrador con respecto al lector, no pone las cosas fáciles en una novela en la que lo realmente importante es el análisis detallado de la vida de una pareja.

Con una prosa sutil y concisa, desprovista de artificios, la autora desnuda a sus personajes para exponerlos a la vista del lector. A través de un perfil detallado y preciso los protagonistas se nos revelan como eternos buscadores de algo, aunque ni ellos mismos tengan claro el qué, quizá de un lugar en el que encajar mientras parecen navegar en un limbo que ellos mismos han creado. A lo largo de la novela se nos ofrece tanto la perspectiva de Lucía como la de Pablo y con ambos la autora realiza un minucioso trazado psicológico en el que ambos se nos presentan con sus aciertos y con sus equivocaciones de forma que no toma partido por uno de los dos, ni acusa ni intenta responder a ninguno de los temas expuestos, sino que ofrece toda la información, sesgada por las emociones y vivencias de cada protagonista, para que sea el lector quien juzgue y llegue a alguna resolución, si es que la hay en el siempre complicado tema de las relaciones de pareja en particular y las relaciones personales en general.

Tras terminar con la lectura Tiempo muerto se me antoja como el título perfecto para esta historia de vacíos que, sin anunciarse, llegan un día a la vida en pareja. Vacíos que llegan para quedarse y para llenar lo que antes fuera una vida en común y que ahora es tan solo el tiempo vacío entre dos personas que se amaron y que ahora no se reconocen en ese amor. 

«Lo verdaderamente raro es mirar al otro y preguntarse quién es, qué hace ahí, en qué momento le cambiaron tanto los rasgos de la cara. El desconocimiento es el saldo del tiempo acumulado, nadie puede decir con exactitud cuándo se planta la semilla. Empieza como un síntoma de desinterés, algo minúsculo que después se naturaliza y ambos dejan de preguntarse cómo es que siguen ahí, adobando la abulia frente al otro asintiendo a lo que dice como un trámite: excediendo el período en el que aquello que decía parecía interesante. O digno de ser escuchado»

Otro tema importante en la lectura, y según he leído recurrente en las novelas de la autora, es la vida de los latinoamericanos emigrados en busca de un futuro mejor o simplemente huyendo de un presente y un futuro que no les ofrece lo anhelado y a través de este tema explora con sutileza los conflictos de clase, la xenofobia y la pérdida de identidad nacional.

El paso del tiempo, que arrasa con todo. Lo que fue y ya ha dejado de ser. Un tú y yo que se convirtió en nosotros y que ahora es él y es ella a pesar de compartir un nuestros. La historia de amor que ya no existe. Ese tiempo muerto, ese tiempo vacío que el amor ya no puede llenar. Todo eso es Tiempo muerto, una novela tan breve como precisa y minuciosa. Una lectura probablemente no apta para todo tipo de lector, no desde luego para aquel que busque acción, tensión… pero que sin duda disfrutarán los que gocen con la lectura de una historia intimista y reflexiva sobre las relaciones de pareja, la condición humana y la identidad.

Ficha técnica

13 de noviembre de 2017

Esta semana leo... #216

Un lunes más os cuento qué leeré en esta semana que se presenta con poco tiempo para a la literatura, al menos hasta el fin de semana, y que comienzo con Como el bosque en la noche de Álvaro Bermejo.

Y fiel a la costumbre que he instaurado últimamente no sé qué leeré después, cuando llegue el momento lo decidiré, por falta de oferta no será.

Aprovecho para recordaros que hay un sorteo activo en el blog, en esta ocasión se trata de Konets de César Pérez Gellida, un broche de oro del que muy pronto os hablaré. Si queréis participar solo tenéis que pinchar sobre el banner.



Y vosotros ¿qué leéis?

11 de noviembre de 2017

Ganador de El futuro tiene tu nombre


Ya tenemos el nombre de la persona que disfrutará de la lectura de El futuro tiene tu nombre de Brenna Watson y el flamante ganador de un ejemplar y es...

a Rafflecopter giveaway

¡Felicidades! Envíame tus datos postales y número de teléfono a entremislibrosyo@gmail.com para que se los haga llegar a la editorial y el resto no olvidéis visitar los otros blogs organizadores por si habéis sido afortunados con ellos.


¡Gracias a todos por participar!

10 de noviembre de 2017

El futuro tiene tu nombre - Brenna Watson


¡Qué atrevida estoy últimamente saliendo de mi zona de confort! Y estas aventuras literarias no se me están dando mal, igual me voy atreviendo cada vez más y hasta llegáis a ver por aquí, por ejemplo, una novela de terror, pero por ahora tampoco voy a ser tan osada y en esta ocasión la alegría me la he llevado con una novela enmarcada en el género histórico romántico. Hoy os hablo de El futuro tiene tu nombre.

Sinopsis 


Cuando el barón Hamilton fallece de forma inesperada, su viuda, la joven Marian Fillmore, cree que por fin se verá libre de un esposo abusivo y maltratador. Sin embargo, las condiciones que establece en su testamento la obligan a permanecer atada a un lugar al que odia y a su cuñada, tan cruel y déspota como su hermano.

La llegada del hijo del barón, procedente de América, será la única luz de esperanza en el porvenir de Marian. Solo él será capaz de cambiar su destino y el de las personas a las que ama, aunque el precio a pagar será demasiado alto.

Porque, ¿hasta dónde es lícito sentirse atraída por el hijo de su difunto marido?

Mi opinión


Marian Fillmore no se siente muy orgullosa de ello, pero lo cierto es que el fallecimiento de su marido, el barón Hamilton, supone para ella toda una liberación que la librará del infierno en el que vive desde hace seis largos años. Pero esta sensación durará poco, justo hasta que conoce las condiciones dl testamento en el que se la obliga a permanecer en la casa junto a su odiosa cuñada, tan cruel como su difunto hermano. Afortunadamente la oportuna aparición de Derek Hamilton, hijo del barón, supondrá para ella la única forma de salir de la terrible situación en la que se encuentra, aunque en ningún caso la joven viuda tendrá las cosas fáciles.

Marian y Derek, los personajes principales, perfectamente dibujados y con los que rápidamente conecta el lector, son el epicentro en torno a los cuales gira toda la trama. Me ha gustado especialmente ella porque bajo una apariencia frágil esconde una mujer fuerte que se crece ante las adversidades sin perder nunca su dulzura e inocencia. Junto a ellos encontramos unos cuantos secundarios en los que si bien la autora no se detiene demasiado, sí lo hace en una medida más que suficiente como para que nos hagamos una clara idea sobre ellos. Más detallada se muestra en la descripción de las costumbres del momento histórico en el que se desarrolla destacando de este modo la magnífica ambientación de la sociedad londinense, consiguiendo con ella la autora trasladarnos al encorsetamiento de una época y a los convencionalismos de la una clase social en la que el más mínimo rumor podía dar al traste con la reputación de cualquier mujer.

Con una prosa fluida y muy cuidada, El futuro tiene tu nombre nos narra una historia sencilla en la que lo importante no es cómo acabara porque desde el primer momento lo imaginamos, sino el cómo se desarrolla y desde este punto de vista estamos ante una novela que atrapa desde el inicio, con una lectura muy agradable a lo largo de la cual, además, nos encontraremos con algún que otro giro inesperado. El estilo de Brenna Watson es tan elegante como los ambientes que nos describe y la autora ha cuidado al máximo los detalles en esa ambientación que antes os comentaba de forma que los diálogos están adaptados a la época y a su rígida forma de pensar. Destaca también la agilidad a la hora de narrar que convierte a la novela en una de esas en las que el tiempo no parece pasar cuando te sumerges en sus páginas. Yo os puedo decir que la he leído en dos tardes en las que me sumergí totalmente en la historia.

El futuro tiene tu nombre es una historia de amor de las que a mí me gustan y es que no tiene nada de empalagosa. Desde el principio los protagonistas se debaten entre querer y deber y la autora mantiene esta tensión de forma notable desplegando ante el lector un romance que va creciendo poco a poco. Sentiremos cómo la atracción es mutua desde el principio a pesar de que ambos incluso quieran negársela a sí mismos no poniendo nombre a sus sentimientos. La autora traslada con fidelidad esa sensación del amor que nace y va creciendo, ese resistir por miedo, por pudor, por indebido… hasta que la pasión estalla y es en esos momentos en los que Brenna Watson hace gala de su buen hacer con las letras ofreciéndonos descripciones detalladas en las que derrocha sensibilidad y sensualidad.

En definitiva, El futuro tiene tu nombre es una novela de corte romántico muy agradable de leer y que yo sin duda he disfrutado. Una novela en la que se narra con acierto una bonita y dulce historia de amor protagonizada por dos personajes con los que rápidamente empatizará cualquier lector.

Ficha técnica




9 de noviembre de 2017

Sorteo conjunto de Konets de César Pérez Gellida


Hoy os traemos un sorteo que para nosotros es muy especial, no solo porque el autor es uno de los que mejores horas lectoras nos ha hecho pasar, e incluso no lectoras porque nos ha deparado también encuentros y charlas muy interesantes. Pero lo que hace realmente especial esta novela es que supone un cierre que nos obligará a despedirnos de algunos de nuestros personajes literarios favoritos y es por ello que hoy, justo el día de su publicación, Pedro de El Búho entre libros, Concha y Bea de De lector a lector, Teresa de Leyendo en el bus y yo, Manuela de Entre mis libros y yo, queremos compartirlo con vosotros sorteando un ejemplar en cada blog de Konets de César Pérez Gellida.

Sinopsis 


El capítulo pendiente en la despiadada «Obra» de Augusto Ledesma

Olek Opiozcenek no es únicamente un nombre más en el extenso listado de víctimas que conformaron la «Obra» de uno de los más crueles asesinos en serie de la historia. Aquel niño nacido de la perversa simiente de Augusto Ledesma ha crecido bajo los cuidados de sus abuelos maternos y con el respaldo económico de una peculiar hada madrina: Rusalka. Sin embargo, Olek está empeñado en desenterrar esos secretos del pasado exprimiendo sus habilidades como hacker; pero, en ocasiones, descubrir el punto de partida condiciona el itinerario y, consecuentemente, el destino.

Konets («fin» en ruso) es un thriller frenético, un tratado sobre la maldad estructurado en cuatro movimientos y desarrollado en dos escenarios temporales: la adolescencia de Olek y su madurez, o, lo que es lo mismo, el antes y el después de los sucesos que se narran en Khimera. Ambas novelas conforman el engranaje conclusivo entre las dos aclamadas trilogías «Versos, canciones y trocitos de carne» y «Refranes, canciones y rastros de sangre» que han atrapado a miles de lectores en el inabarcable universo gellidista.

«La luz y la oscuridad son dos conceptos que conforman una única idea. Dos fuerzas complementarias, pero opuestas. Si el mar es el yang: la absorción, lo pasivo, lo oscuro, y el río es el ying: la penetración, lo activo y la luz, ¿de cuál de las dos fuerzas te gustaría ser partícipe si tuvieras el privilegio de elegir sabiendo que ninguna se impone a la otra?» 

Bases del sorteo 

  • Se sortea un ejemplar en cada blog. Podéis apuntaros en los cuatro para duplicar las posibilidades, pero solo os podrá tocar en uno.
  • Es un sorteo nacional (España).
  • Tienes que ser seguidor del blog en el que te apuntes al sorteo.
  • Deberás rellenar el formulario de Rafflecopter dejando todos los enlaces que quieras que te puntúen. Solo es obligatorio ser seguidor del blog, pero el resto te proporciona puntos extra.
  • Deberás dejar un comentario en el blog diciendo que participas.
  • El plazo para apuntarse al sorteo comienza hoy 9 de noviembre y finaliza el 23 de noviembre de 2017 a las 23:59.
  • El 25 de noviembre de 2017 se dará a conocer al ganador en cada blog.
  • Los ejemplares los enviará la editorial.

a Rafflecopter giveaway

¡Suerte a todos!

8 de noviembre de 2017

Los pacientes del doctor García - Almudena Grandes


Hay autores a cuyas citas siempre acudo, o casi siempre, porque con Almudena Grandes debo confesar que fallé a la cita de la primera entrega de estos Episodios de una guerra interminable, de hecho Inés y la alegría es la única novela que no he leído de una autora que nunca jamás me defrauda. Incluso los episodios que sí he leído lo he hecho en el orden que me ha ido pareciendo y así primero conocí Las tres bodas de Manolita y después retrocedí hasta El lector de Julio Verne aunque, si bien todas las novelas pueden leerse de forma totalmente independiente, no cabe duda que el lector iniciado disfrutará de los continuos guiños a los personajes ya conocidos que incluso vuelven a aparecer con breves intervenciones. Con este nuevo título la autora continúa rescatando la memoria de los vencidos que de un modo u otro siguieron luchando y resistiendo y lo hace con la que hasta ahora es para mí la mejor entrega de estos episodios. Hoy os hablo de Los pacientes del doctor García.

Sinopsis 


Tras la victoria de Franco, el doctor Guillermo García Medina sigue viviendo en Madrid bajo una identidad falsa. La documentación que lo libró del paredón fue un regalo de su mejor amigo, Manuel Arroyo Benítez, un diplomático republicano al que salvó la vida en 1937. Cree que nunca volverá a verlo, pero en septiembre de 1946, Manuel vuelve del exilio con una misión secreta y peligrosa. Pretende infiltrarse en una organización clandestina, la red de evasión de criminales de guerra y prófugos del Tercer Reich que dirige desde el barrio de Argüelles una mujer alemana y española, nazi y falangista, llamada Clara Stauffer. Mientras el doctor García se deja reclutar por él, el nombre de otro español se cruza en el destino de los dos amigos. Adrián Gallardo Ortega, que tuvo su momento de gloria como boxeador profesional antes de alistarse en la División Azul, para seguir luchando como voluntario de las SS y participar en la última defensa de Berlín, malvive en Alemania, ignorando que alguien pretende suplantar su identidad para huir a la Argentina de Perón.

Thriller y novela de espías, Los pacientes del doctor García es tal vez la historia más internacional y trepidante de Almudena Grandes, su narración más ambiciosa, en la que conecta acontecimientos reales y desconocidos de la segunda guerra mundial y el franquismo, para construir las vidas de unos personajes que no sólo comparten la suerte de España, sino también la de Argentina.

Mi opinión


Los pacientes del doctor García comienza en los primeros meses de la Guerra Civil y se alarga hasta la década de los 70. En el Madrid de 1936 conoceremos al doctor Guillermo García Medina, desbordado por su trabajo en el Hospital San Carlos y que por hechos inesperados se verá obligado a acoger en su casa a la nieta de su vecino, la que en su ya lejana infancia fuera su inseparable amiga, Amparo. Conoceremos también a Miguel Arroyo, un hombre de orígenes muy humildes que con tesón, esfuerzo y estudio se ha labrado una carrera diplomática durante la República y al que las circunstancias más adversas pondrán en el camino del doctor García, labrándose así una amistad que perdurará con el paso de los años. Y conoceremos a Adrián Gallardo, un joven soldado que sueña con ser boxeador, voluntario en la División Azul y uno de los últimos defensores de Berlín ante la entrada del Ejército Rojo. Tres hombres que a lo largo de los años tendrán que vivir como si fueran otros, impostores obligados para salvar sus vidas.

Los pacientes del doctor García es una novela ambiciosa en su estructura y exigente con el lector que debe armarse por un lado de paciencia hasta que la autora sienta las bases de toda la trama y, por otro lado, de la máxima atención para no perderse con los continuos cambios de narrador, escenarios, espacios temporales y personajes. Es por ello que el inicio de la lectura puede resultar costoso, pero sin duda son peajes necesarios para que el lector entre de lleno en una novela que me ha conquistado de principio a fin, una historia de espionaje en torno a una red de evasión de criminales nazis que con total impunidad tuvo su base en España bajo un régimen franquista que, como mínimo, miraba hacia otro lado. Una red dirigida por Clara Stauffer, personaje real y artífice de una parte de nuestra historia tan deleznable como desconocida por mí hasta esta lectura.

Conviven en la novela personajes históricos con personajes ficticios y así a lo largo de la lectura en la ficción propiamente dicha se intercalan capítulos que se distinguen del resto con un cambio de tipografía. En estos capítulos se ofrecen datos y hechos históricos que nos ayudarán a situarnos en los hechos que la autora quiere contarnos. Tanto históricos como ficticios componen un amplísimo elenco de personajes que la autora traza con mimo y talento, dotando de vida a todos ellos y consiguiendo que traspasen el papel y que durante la lectura lleguen casi a formar parte de nuestras vidas, especialmente aquellos con los que tanto ha llegado a emocionarme  y es que Almudena Grandes tiene esa preciosa capacidad de despertar en mí multitud de emociones y sentimientos con la calidad humana de esos héroes anónimos que tan bien sabe dibujar. Esas personas que de un modo u otro lucharon por sus ideales y se mantuvieron firmes en sus convicciones y en su compromiso tanto en sus ideas políticas como en su solidaridad y ayuda a pesar de las adversidades, porque Los pacientes del doctor García es, más allá de una novela sobre la guerra y una novela de espionaje, una historia de lucha personal, de amistad y de lealtad. Es curioso que con las novelas de Almudena Grandes me ocurre que por duro y cruel que sea lo que narra, lo que siempre consigue arrancarme las lágrimas son las escenas más humanas, en las que las emociones campan a sus anchas y de estas en esta novela hay más de una.

En esta ocasión la autora nos ofrece una prosa menos adjetivada e incluso deja de lado sus habituales escenas yuxtapuestas que tanto me gustan y se presta a una lectura más fluida de lo que nos tiene acostumbrados con un estilo que no por más sencillo deja de estar extremadamente cuidado. Con ritmo de thriller la autora nos ofrece su novela más internacional y ambiciosa en la que a pesar de la multitud de personajes y hechos narrados, hace gala de su pulso narrativo consiguiendo que no desfallezcan en ningún momento ni la tensión ni el ritmo. Una novela en la que se palpa la que ha debido ser una ingente labor de documentación que se pone de relieve no solo en la trama en sí misma, sino de forma muy especial en la cuidada ambientación de los distintos escenarios y momentos temporales en los que se desarrolla. Madrid asediado durante la guerra, la batalla de Stalingrado, Berlín a punto de caer, Buenos Aires como refugio de tantos y tantos criminales nazis… y muy especialmente esa España de la postguerra en la que la apariencia de paz y reconstrucción esconde la ferocidad no ya del dolor de la derrota, sino de la humillación de muchos al no poder seguir siendo quienes eran, viéndose privados de todo, incluso de su identidad, pero a los que siempre les queda esa lucha clandestina a la que nunca renuncian.

En definitiva, y por no alargarme más contándoos la que ha sido una de mis mejores lecturas de este año, Los pacientes del doctor García es una novela que me atrevería a calificar de imprescindible no solo para los interesados en el tema que se narra, sino para todo aquel amante de la buena literatura. Una novela que aborda grandes hechos históricos con el mismo acierto con el que se enfrenta a las siempre complicadas relaciones humanas y las emociones más personales. Una novela sobre la guerra, una novela de espionaje, pero, por encima de todo, una novela de lealtad y de grandes amistades.

Ficha técnica

7 de noviembre de 2017

Basta con vivir - Carmen Amoraga


Solo he leído un libro de Carmen Amoraga, El tiempo mientras tanto, una novela que estuvo entre mis mejores lecturas de 2015. Como os contaba entonces fue una lectura muy especial, de esas que te dejan huella y, aunque no había vuelto a leer nada de la autora, más que nada por falta de tiempo y exceso de oferta literaria en mis estanterías, no quise dejar pasar la oportunidad con su última publicación. Hoy os hablo de Basta con vivir.

Sinopsis 


Pepa es una mujer madura en quiebra emocional. Siente que ha malgastado su vida y culpa al mundo de su aparente desgracia. Sola, enfadada y amargada, siente como una herida la felicidad del resto, y para protegerse del dolor no encuentra otra forma que vivir dentro de una coraza que oculta sus verdaderos sentimientos.

Durante unas vacaciones forzosas, Pepa se ve obligada a reflexionar y a tomar consciencia de los errores que la han llevado a estar donde está. Justo cuando comienza a reconciliarse con sus recuerdos, empieza a observar a una chica embarazada que toma el sol a diario en un banco de la misma plaza en la que Pepa pasea a su perro. Esa joven es Crina, que vive una tragedia ante los ojos impasibles de una sociedad que no quiere verla.

Crina llegó a España engañada por su propia pareja, que la vendió a una red de trata de blancas, y ahora esa red planea vender al bebé que espera. Pepa, inmersa en el proceso de rehabilitación de su invalidez emocional, es la única persona que puede ver más allá de lo que se ve, y decide volcarse en ayudar a esa desconocida.

Una novela intensa que nos habla de crecimiento, superación y resiliencia. Que nos muestra la verdad de lo que somos y cómo ayudar a otra persona puede llegar a salvarnos de nosotros mismos. Un canto a la vida y a la fuerza de la solidaridad.

Mi opinión


En Basta con vivir conoceremos a Pepa, una mujer que en plena madurez cree no contar con nada en su vida y ve pasar los días en soledad y alimentando su amargura y tristeza, vestida con una coraza que no solo impide a los demás verla como es realmente, sino que ha calado tan hondo en su ser que ni ella misma es capaz de reconocerse a veces. Conoceremos también a Crina, una joven rumana, estudiante de medicina, querida por su familia y que terminará siendo víctima de la trata de blancas. Una joven que en la más absoluta soledad y en lo más cruel de sus circunstancias ha encontrado en su embarazo una razón por la que seguir viviendo. Dos mujeres que tienen en común, más allá del lugar físico en el que habitan y en el que a menudo coinciden sin cruzar una sola palabra, la soledad y la dureza de una vida que cada una de ellas afronta a su manera.

Carmen Amoraga hace gala de su prosa cuidada y sobre todo de su sensibilidad para narrar una historia que calará hondo en el lector. La autora, con un estilo cuidado y elegante, nos dibuja unos personajes inolvidables, tan reales que fácilmente los sentimos cercanos mientras los vemos cómo las circunstancias vividas los hacen evolucionar conforme avanza la narración. Con ellos Basta con vivir se convierte en algo más que una novela que leer porque esta historia triste y dura, pero también de esperanza y de segundas oportunidades, no solo se lee, sino que se vive junto a sus protagonistas y que, como a ellos, nos duele, duele tanto como en ocasiones duele vivir. Con Pepa y Crina y con todos los secundarios que habitan las páginas de la novela, la autora dota de profundidad a la cotidianidad poniéndonos frente a una historia que podría ser la nuestra, la de un familiar, de la un vecino. Una historia cercana por muy lejana que nos parezca, solo hay que abrir los ojos y mirar a nuestro alrededor, pero claro, hay que querer abrir los ojos…

Con un narrador omnisciente que pone el foco en una u otra protagonista, Basta con vivir es una novela que en todo momento invita a la reflexión poniendo el acento en los pequeños detalles que conforman el día a día. Carmen Amoraga, con buen tino y al igual que ya hiciera en El tiempo mientras tanto, salpica la narración con pequeñas dosis de sentido del humor que no pueden más que dibujar una triste sonrisa en el lector mientras se avanza en la lectura con el ritmo pausado que nos van marcando estas dos historias que, con el paso de los días desde que finalicé la lectura, han ido calando más hondo en mí.

En definitiva, Basta con vivir es una lectura reflexiva que no puedo más que recomendar a todo aquel que le apetezca disfrutar una historia realista y dura narrada con sensibilidad y acierto. Una novela de superación y crecimiento personal. Un canto a la esperanza, a la generosidad, a la solidaridad y a las segundas oportunidades.

Ficha técnica


6 de noviembre de 2017

Esta semana leo... #215

Un lunes más estoy aquí para contaros qué leeré esta semana que comienzo con Konets de César Pérez Gellida, la novela con la que termina todo lo que comenzó con Memento mori y que a lo largo de ocho novelas, incluyendo esta nueva publicación, tan buenos ratos lectores me ha dado.

Y cuando acabe, que será hoy o mañana como muy tarde, no sé aún qué leeré, probablemente algo ligero me vendrá bien tras tanta intensidad como me está haciendo vivir mi actual lectura.

Aprovecho para recordaros que hay un sorteo activo en el blog que termina este jueves. Se trata de El futuro tiene tu nombre de Brenna Watson, yo ya la he leído y os aseguro que es una lectura muy agradable. Si queréis participar solo tenéis que pinchar sobre el banner para ir a las bases.



Y vosotros ¿qué leéis?

4 de noviembre de 2017

Resumen de octubre


¡Qué mes tan bueno octubre! Y no solo porque haya empezado a recuperar un poco el ritmo lector que tanto cayó en septiembre, sino sobre todo porque entre las novelas leídas se encuentran dos con cinco estrellas como cinco soles.

Libros leídos 

  1. Silencios inconfesables. Michael Hjorth y Hans Rosenfeldt.
  2. Rendición. Ray Loriga.
  3. Los pacientes del doctor García. Almudena Grandes.
  4. Pandemia. Franck Thilliez.
  5. Sé que estás viva. Nacho Abad.
  6. Basta con vivir. Carmen Amoraga.
  7. Un pequeño favor. Darcey Bell.
  8. Tiempo muerto. Margarita García Robayo.


Buenas lecturas todas, unas mejores que otras pero en general me han entretenido todas y a veces eso es más que suficiente porque es el mínimo que le pido a los libros que ocupan mi tiempo libre. Pero es que además, al igual que el mes pasado, dos de ellas han sido realmente fantásticas: Rendición, mi descubrimiento de Ray Loriga (algunos diréis que ya era hora) y Los pacientes del doctor García, el reencuentro con Almudena Grandes, una autora que nunca me defrauda. Como veis lo que no consigo es ponerme al día con las reseñas, pero todo se andará y poco a poco iré publicando mi opinión sobre todas ellas.

¡Vamos a por noviembre!

3 de noviembre de 2017

Pandemia - Franck Thilliez


Me encanta Franck Thilliez, no lo voy a negar. Como tampoco voy a negar que su anterior novela, Latidos, no fue exactamente lo que esperaba y aún así esperaba con muchísimas ganas su nueva publicación, ansiando desde luego reencontrarme con el autor que tanto me hizo disfrutar y sufrir con El síndrome EGataca Atomka. E incluso con Paranoia, aunque no forme parte de la saga de Sharko y Hennebelle, esos dos personajes que tan buenas horas lectoras me han hecho pasar. Hoy os hablo de Pandemia.

Sinopsis 


Nada podrá evitar la epidemia. La humanidad está en juego.

Tres cisnes han sido hallados muertos por una enfermedad desconocida en el norte de Francia. Amandine Guérin, una investigadora del Institut Pasteur, es la encargada de una investigación que la llevará a colaborar con la pareja de policías Franck Sharko y Lucie Henebelle. Los tres tendrán que hacer frente a la extraña epidemia que se está extendiendo por todo el país y encontrar su origen. Y es que los causantes tienen relación con la red de tráfico de órganos que destaparon tiempo atrás. Así, su principal objetivo será descubrir quién es el hombre de negro que ha conseguido crear el pánico en el mundo desencadenando una pandemia de tales características.

Y deberán hacerlo a contrarreloj, porque la humanidad depende de ello.

Mi opinión


Un año después de los sucesos acontecidos en Latidos, tres cisnes aparecen muertos en el norte de Francia. Amandine Guérin, investigadora que trabaja en el Instituto Pasteur, será la encargada de investigar qué los ha matado. Por otro lado, el asesinato de un hombre cuando paseaba a su perro pondrá al equipo de Sharko y Hennebelle en marcha. ¿Qué relación existe entre ambos hechos? Comienza así una auténtica carrera contrarreloj en la que el enemigo a batir es un peligroso virus.

No cabe duda que un temible virus que amenaza a la humanidad es un buen reclamo y un vehículo perfecto para crear un thriller con todos los ingredientes de cualquier novela apocalíptica que se precie y el autor consigue dotar de credibilidad un ataque biológico que el lector percibe como posible y real en este mundo en el que la capacidad de destrucción del ser humano ha quedado sobradamente demostrada. De nuevo en esta novela Thilliez realiza un excelente trabajo de documentación sobre los virus y su expansión para intentar ajustarse todo lo posible a la realidad del trabajo de unos científicos cuya labor no siempre cuenta con el reconocimiento debido.

En esta quinta entrega de la saga de Sharko y Hennebelle resulta de nuevo muy recomendable haber leído las anteriores para entender la evolución de los personajes, pero sin duda la conexión de Pandemia con Latidos es indiscutible por lo que, como mínimo, habrá que haberla leído para poder centrarse un poco en ésta ya que la trama es una continuación de aquella y los personajes, salvo algunas nuevas inclusiones como los microbiólogos del Instituto Pasteur, son los mismos que en la anterior. Como los mismos o casi son nuestros queridos Franck y Lucie, y digo casi porque desde luego poco tienen que ver con aquellos a los que conocimos en las primeras entregas, especialmente en el caso de Lucie Hennebelle a la que el autor parece seguir empeñado en eclipsar a pesar de ser un personaje lleno de fuerza y carisma, relegándola desde Latidos a un segundo plano que no puedo entender y que francamente me decepciona, a pesar de que siguen ganando fuerza otros personajes que me agradan como es el caso de Nicolas Bellanger.

Si bien Pandemia es sin duda alguna una novela entretenida yo sigo echando de menos al Franck Thilliez de las primeras entregas, más oscuro, más científico y con menos concesiones hacia sus protagonistas. A pesar de esta percepción mía tan personal a la novela no se le puede negar que tiene una trama absorbente, aunque en ocasiones el autor pierde un poco de fuerza narrativa al intentar abarcar demasiadas cosas sin terminar de centrarse exclusivamente en el virus que nos ocupa. Su estilo sigue siendo el de siempre, directo y fluido, con una perfecta integración en el texto del trabajo de documentación realizado. Mantiene también intacta la aparente facilidad para conseguir que dos hilos sin ningún nexo en común en apariencia terminen confluyendo en una sola trama sin fisuras. 

En definitiva, Pandemia es una novela que si bien creo que no está a la altura de las tres primeras entregas de la serie, cumple su cometido de entretener al lector. Las razones por las que yo me siento un poco decepcionada sé que son las razones por las que a otros lectores les gusta más este Thilliez así que habrá que esperar a una nueva entrega, que sin duda leeré, para ver por dónde camina el autor.

Ficha técnica

1 de noviembre de 2017

El faro del desierto - Antonio García Cazorla


Es difícil sacarme de mi zona en confort en cuanto a lecturas se refiere por eso quizá os sorprenda encontrar hoy en el blog una novela en la que la fantasía juega un papel muy importante ya que es un género bastante alejado de mis gustos habituales, pero motivos que no os voy a contar por no alargar esta introducción hicieron que esta lectura llegara a mis manos y os digo desde ya que me alegro de que así fuera. Hoy os hablo de El faro del desierto. 

Sinopsis 


Emilia Calatrava y Lorenzo Guzmán pertenecen a dos mundos diferentes, sin embargo comparten la misma esencia, ayudar al semejante.
A partir de su primer encuentro, se desarrolla esta maravillosa historia, que nos transporta a un ambiente en el que se mezclan y entrelazan, a la perfección, un escenario terrenal y mundano con un universo de fantasía, etéreo e ingrávido.
El ideal que comparten nuestros personajes impregna a los habitantes de una pequeña ciudad de provincias, despertando su espíritu solidario y haciéndolos protagonistas de un hecho insólito.
Antonio García Cazorla, en esta su ópera prima, nos sorprende con una estupenda novela, narrada con un estilo literario propio y singular, que tan bien conocemos los que estamos acostumbrados a sentir con sus canciones.
Es un derroche de fantasía e imaginación, que solo exhiben los grandes, para deleite de mentes inquietas y almas ávidas de sensaciones.
El faro del desierto provoca emoción, genera sentimiento y nos transporta a un mundo de ilusión, como pocos libros son capaces de hacer.

Mi opinión


Hoy no os voy a hacer el pequeño resumen de la historia que habitualmente hago porque El faro del desierto es una de esas lecturas a las que es mejor enfrentarse totalmente a ciegas y, sobre todo, sin prejuicios. Os aviso que en mi caso no fue del todo así porque la persona a través de la cual me llegó la novela algo me había contado y, aún así, he ido de sorpresa en sorpresa.

El faro del desierto plantea muchos y variados temas al lector, no en vano toda la trama pivota en torno a un trabajador social y a algunos de los usuarios del centro en el que trabaja, pero por encima de todo estamos ante una lectura que nos habla de la eterna lucha entre el Bien y el Mal. Esta batalla, siempre vigente en la literatura, es la que nos plantea Antonio García Cazorla  y para ello se vale de un mundo de fantasía al que traslada al lector con facilidad porque, por descabelladas que sean algunas de las situaciones que nos plantea, el autor consigue desde las primeras páginas dotar al entorno de una atmósfera envolvente atrapando al lector y convirtiendo en plausible lo más insólito. En esta lucha no podía faltar otro tema que se erige como la mejor arma con la que luchar y vencer a ese Mal que nos acecha incluso cuando no lo vemos: la solidaridad. La solidaridad que se desvela como única salvación y que da un sentido a la vida incluso de quienes nunca se creyeron capaces de levantarse y alzar la voz ante el dolor y la injusticia.

Los personajes principales, Emilia y Lorenzo, tan equidistantes y tan complementarios, y tan parecidos cuando de sacar fuerzas se trata, están dibujados con esmero y mimo, consiguiendo el autor de nuevo dar credibilidad a la magia y presentarlos ante el lector de forma reconocible y cercana. Junto a ellos el autor despliega un amplio elenco de secundarios y es aquí donde tengo que poner un pero a la novela y es que, además de ser numerosos, el autor en ocasiones se pierde en una narración excesiva de las circunstancias personales, tanto pasadas como presentes, de estos personajes de forma que la novela pierde en algún momento el ritmo pausado pero constante que mantiene desde el inicio, para entrar en algunos valles que ralentizan la lectura con una serie de datos que poco o nada aportan a la trama principal y que sacan al lector de ese mundo onírico que con tanto acierto ha sabido dibujar. Esto es algo que suele ocurrir bastante en las primeras novelas y Antonio García Cazorla, como tantos otros antes que él, ha querido contarnos más de lo que era realmente necesario, nada que no sea perdonable en un autor novel.

Pero si hay algo que me ha gustado de El faro del desierto y que no puedo dejar de destacar es la maravillosa forma que tiene de narrar el autor. Si bien es cierto que se aprecian grandes diferencias entre unos capítulos y otros, e incluso en las distintas situaciones que se dan dentro de los mismos, en los que el autor en ocasiones se deja llevar por un exceso coloquial, en general su estilo es elegante y su prosa resulta cálida, envolvente, musical y por momentos parece convertir la prosa en poesía. Esto se pone de manifiesto en muchas y variadas ocasiones, pero es en la narración de un encuentro sexual donde Antonio García Cazorla derrocha sensibilidad y sensualidad. Quiero destacarlo porque es realmente difícil no caer, no ya en la vulgaridad, sino en fórmulas manidas intentando precisamente evitar lo vulgar y el autor supera la prueba con nota ofreciendo a los lectores un pasaje en el que consigue que el lector viva y sienta el momento mágico en el que dos cuerpos que se aman se unen en un viaje en el que el placer físico y la plenitud emocional conforman un todo.

Me ha gustado leer El faro del desierto y me gustaría aún más leer al autor en otro registro, en otro género en el que potenciara ese lado íntimo e intimista que me ha dejado adivinar con su ópera prima y con el que me ha cautivado. Tengo la sensación de que Antonio García Cazorla tiene muchas cosas que contarnos y que El faro del desierto puede ser solo el aperitivo. Mientras el resto llega, que espero que así sea, solo me queda animaros a leer esta novela.

Ficha técnica