27 de octubre de 2020

El último árbol del paraíso - Emma Lira


En 2019 Ponte en mi piel fue una de mis mejores lecturas de ese año. Con ella descubrí no solo una maravillosa historia, sino la magnífica prosa de Emma Lira, dando como resultado una novela  que me conquistó de principio a fin. Tenía claro que volvería a leer a la autora, que ya contaba con otras publicaciones anteriores, pero finalmente ha sido su último libro el que me ha dado la oportunidad de volver a sumergirme en sus letras. Hoy os hablo de El último árbol del paraíso.

Mi opinión

Corre el año 1756 y en Extremadura, Gabriel con tan solo 11 años, es el pequeño de tres hermanos y tiene que ingresar en un colegio de jesuitas como única alternativa para poder labrarse un futuro ya que su hermano mayor heredará las tierras, el mediano es soldado y al pequeño no le queda más opción que la carrera eclesiástica. Paralelamente, en Ternate, en las Islas Molucas, conoceremos a Cintia, una huérfana mestiza que se ha criado a cargo de sus tíos y junto a su inseparable prima Cornelia y que no termina de encajar ni en el mundo de estos ni en el de los nativos y para la que el futuro también es incierto.

Dos personajes separados por miles de kilómetros y que habitan mundos y culturas totalmente diferentes. Dos protagonistas redondos, fuertes, de esos que conquistan por sus ganas de comerse el mundo a bocados, por su arrojo, por su valentía, por su inconformismo y por su honestidad. Dos personajes que son el alma de El último árbol del paraíso y de los que me ha dado una pena tremenda despedirme porque son de esos que quieres tener a tu lado, de esos personajes con los que sufres cuando ellos lo hacen y con los que gozas cuando ellos gozan y eso solo se puede conseguir poniendo todo el mimo que se adivina en su trazado, con unos perfiles que quedan perfectamente dibujados por sus acciones y por sus sentimientos. Navegando de uno a otro en capítulos que se van alternando iremos descubriendo la vida de ambos e iremos creciendo con esos dos niños, cada cual con su historia hasta que estas se cruzan y si ya hasta entonces la lectura era ágil y fluida, a partir de ese momento solo me quedó terminar de caer rendida a los pies de ambos y a los de Emma Lira por regalar a los lectores una historia tan maravillosa como esta.

Si a unos personajes rotundos y profundos le sumas una historia emocionante el resultado no puede ser otro que una novela que se devora con pasión y para la que te faltan horas en el día en las que poder sumergirte en sus páginas y viajar a mundos desconocidos y exóticos retratados por Emma Lira con tal maestría que os aseguro que hasta he olido el clavo que en aquella época solo crecía en las lejanas Islas Molucas. Es este un trabajo en el que se adivina un ingente trabajo de documentación que la autora traslada e integra en la trama con total naturalidad, metiéndonos de lleno en las plantaciones y en el monopolio y la extorsión y brutalidad a la que se vieron sometidos los habitantes originarios de las islas en la época del colonialismo.

El último árbol del paraíso es una novela de ambientación histórica que podemos catalogar en el género de aventuras, un género al que ya sabéis que no soy demasiado aficionada y es que ciertamente quizá no me habría acercado a él de no ser por su autora y me alegro de haberlo hecho porque de nuevo he podido disfrutar de una trama apasionante narrada con una prosa exquisita, de esas que te hacen disfrutar del simple placer de leer.

En definitiva, no puedo más que recomendaros El último árbol del paraíso, una novela con aventuras, con amor y con pasión por la vida. Una lectura que aúna todo lo que le pido a un libro: una historia emocionante, unos personajes que enamoran y una prosa y un estilo impecables. No os la perdáis.

Ficha técnica

26 de octubre de 2020

Esta semana leo... #337


Último lunes  de octubre y comienzo la semana leyendo La puerta de Manel Loureiro, un autor con el que quiero quitarme la espinita que tengo clavada desde que leí Fulgor. Ya veremos porque por ahora ya he encontrado alguno de esos fallitos tontos que tanto me sacan de quicio (y que en la otra novela campaban a sus anchas).

Cuando lo terminé, que no tardaré porque no es muy extenso, será el turno de La bruma verde de Gonzalo Giner. Me apetece muchísimo ya que Las ventanas del cielo, anterior novela del autor, me gustó un montón y de esta en concreto ya he leído muchas cosas buenas.

Y vosotros ¿qué leéis?

22 de octubre de 2020

La música de los huesos - Nagore Suárez


Como viene siendo habitual desde hace algún tiempo, la novela negra y el thriller ocupan mucho espacio entre mis lecturas y la primera novela de Nagore Suárez, conocida por sus hilos de misterio en Twitter, no iba a ser una excepción. Hoy os hablo de La música de los huesos.

Mi opinión

Dos hilos temporales conforman la trama de La música de los huesos. En la actualidad Anne se dispone a instalarse durante unos meses en la casona familiar de la Ribera Navarra y disfrutar, además, junto con su amiga Paloma del festival de música que allí tendrá lugar, pero el hallazgo, durante el transcurso de unas obras de mantenimiento, de unos huesos enterrados en el jardín amenaza con dar al traste con sus planes.  Y, por otro lado, en el verano de 1978, las jóvenes Marga y Carmen, madres de Anne y Paloma, se preparan para asistir a la primera edición de ese mismo festival de música al que sus hijas en el futuro tienen pensado acudir.

Un mismo escenario, dos épocas distintas, un misterio en el presente y en el pasado una tensión creciente, con una inquietante sensación de que algo va a suceder, son las bazas con las que Nagore Suárez consigue captar la atención desde las primeras páginas y lo hace, además, con perfecto equilibrio entre ambas líneas temporales, sin que como lectora pueda decantarme por una u otra ya que las dos consiguen despertar el interés de igual modo.

Una prosa clara y sencilla y un estilo fluido, con capítulos de corta extensión en los que los diálogos son tan abundantes como naturales, hacen que La música de los huesos sea una de esas novelas que prácticamente se lee sola mientras trata temas como el inconformismo de la adolescencia, los primeros escarceos con las drogas, el valor de la amistad y el peso del pasado que siempre vuelve por muy enterrado que lo creamos.

Una lectura sencilla, atractiva y ágil en la que un buen puñado de personajes, escuetamente esbozados, consigue que el lector se deje llevar con interés mientras vamos descubriendo, poco a poco, qué se esconde tras el hallazgo de los huesos. Eso sí, los lectores contamos con una ventaja con respecto a Anne y es que la trama del pasado nos da muchas pistas sobre a quién puede pertenecer el cuerpo y poco más porque lo cierto es que, aunque tengamos más información que los protagonistas, el desenlace me ha resultado realmente sorprendente y, sobre todo, cierra sin fisuras toda la trama.

El título nos habla de música y ambas tramas tienen como telón de fondo un festival así que os podéis imaginar lo presente que está la música a lo largo de toda la novela, tanto en la trama en sí misma, como en su propia estructura ya que cada capítulo lleva el título de una canción, muchas que ya conocía y otras que no, y que me hicieron buscar si existe lista de reproducción en Spotify y no, o al menos yo no la he encontrado y me hubiera gustado tenerlas todas juntas.

En definitiva, La música de los huesos es un thriller adictivo que, sin complicaciones, os deparará unas cuantas horas de entretenimiento.

Ficha técnica

  

20 de octubre de 2020

La buena suerte - Rosa Montero


Antes de tener este espacio en el que hablar de los libros que leo, Rosa Montero era una muy habitual entre mis lecturas, pero desde que las comparto con todos vosotros solo La carne se ha asomado por aquí así que ya era hora de tener una nueva novela de la autora que me llamó la atención desde que la vi en el catálogo de novedades de Alfaguara. Hoy os hablo de La buena suerte.

Mi opinión

Pablo Hernando viaja rumbo a Málaga cuando en la parada del AVE en Córdoba decide bajar del tren y retroceder hasta uno de los pueblos por los que han pasado. Así llegará hasta Pozonegro y sin pensarlo dos veces adquirirá una triste vivienda, tan triste y desolada como todo el pueblo, e iniciará una nueva vida con la ayuda de su vecina, Raluca.

Ellos dos, junto a unos pocos secundarios, son los protagonistas de esta intensa y breve novela en la que Rosa Montero nos ofrece una narración intimista para una historia sencilla en apariencia, pero que se cierra con una honda sensación de profundidad. Además de terminarla con pena, pena por dejar a dos personajes fantásticos que despiertan mil y una emociones en el lector. Pablo y Raluca son tan humanos como lo son las historias de sus vidas, esas vidas tan divergentes que solo podían terminar convergiendo en el paisaje destartalado de Pozonegro, porque en un pozo negro se encuentra Pablo cuando tiene la buena suerte de encontrar la luz y el alma de Raluca.

Las heridas del pasado, los errores, el miedo, el dolor con el que en ocasiones cargamos, se dan cita en La buena suerte. Personajes que sufren, pero que se enfrentan a ese sufrimiento de formas muy distintas porque la vida puede ser resignarse y puede ser luchar y esa es la gran lección de La buena suerte, que siempre hay que reinventarse para sobrevivir, que tras cada caída, si se quiere, se puede reiniciar la marcha. Como os decía una novela vestida de sencillez que sin embargo esconde, para quien lo quiera, una invitación a la reflexión porque la buena suerte no viene dada, hay que levantarse e ir a buscarla tal y como hace ese gran personaje que es Raluca, una verdadera heroína de carne y hueso que me a mí me ha conquistado de principio a fin con su alegría de vivir y su espíritu luchador.

Es La buena suerte una novela que se comienza con preocupación y pesar por la negrura y el dolor de uno de sus protagonistas, una novela que se lee con la sensación de estar leyendo una historia real de una cotidianeidad que da miedo, una novela que se cierra con una sonrisa en los labios y con la nostalgia de despedirnos de dos grandes personajes que a lo largo de las páginas, sin estridencias, nos han dado una auténtica lección de vida. Y todo este mapa emocional nos lo narra Rosa Montero con una prosa certera, salpicada de sentido del humor, y un estilo elegante y fluido

En definitiva, no puedo más que recomendaros La buena suerte, una novela de amor a la vida que nos invita a ser valientes y a elegir mirar la realidad de otro modo.

Ficha técnica