22 de abril de 2017

Ganador Como fuego en el hielo de Luz Gabás


No hay que esperar más para conocedor al suertudo que ha ganado un ejemplar de Como fuego en el hielo de Luz Gabás y es… 

a Rafflecopter giveaway

¡Felicidades Marisa! Envíame tus datos postales y número de teléfono móvil en un plazo de 48 horas a entremislibrosyo@gmail.com para que se los haga llegar a la editorial.

A los que no habéis tenido suerte aquí recordad que podéis haber sido afortunados en alguno de los otros blogs organizadores:


Gracias a todos por participar.


21 de abril de 2017

La rueda del olvido - Cari Ariño


Hace un par de años me quedé con ganas de leer El latido del tiempo de Cari Ariño que tan buenas opiniones cosechó. Al final entre unas cosas y otras, principalmente la llegada de otros libros, se fue quedando atrás y ni siquiera me hice con él así que cuando vi que la autora publicaba nuevo libro decidí lanzarme inmediatamente a por él y que no me ocurriera lo mismo. Hoy os hablo de La rueda del olvido.


Sinopsis

La rueda del olvido es un emotivo relato cuyos protagonistas principales, Alicia y Bautista, buscan el equilibrio en sus vidas. El descubrimiento de un retrato en una novela de Isaac Asimov marcará el encuentro entre ellos.

A lo largo de sus páginas, el lector encontrará dos historias paralelas conectadas por el presente de Alicia, una joven que acaba de sufrir un profundo desengaño sentimental, y Bautista, un exiliado en Francia tras la guerra civil española que, contra su voluntad, rememora el pasado.

Como nexo entre ambos, un anarquista desaparecido, Biel y un amor en el horizonte, Julien.

El olvido y el dolor serán el cuchillo de hielo que apagará el fuego del amor.

Y la esperanza, una chispa remota que lucha por encender la llama.


 Mi opinión

Alicia renunció a su sueño de ser reportera fotográfica por estar Javier, el mismo que unos días antes de la boda la abandona casi a los pies del altar. Hundida y con el corazón hecho mil pedazos decide retomar su idea de realizar un trabajo sobre los exiliados españoles tras la Guerra Civil, los exiliados como su abuelo Biel, que marchó a Francia y nunca volvió, muriendo allí durante la Segunda Guerra Mundial.

Así comienza una novela que a través de dos hilos temporales nos narrará tanto lo que Alicia está viviendo en la actualidad (2005), como la infancia y juventud de Biel. Una juventud marcada por su militancia anarquista y por su participación en la guerra que asoló nuestro país y que terminó con tantos exiliados que tuvieron que huir para comenzar una nueva vida en otro país que no los criminalizase por sus ideas políticas. Con un narrador omnisciente en tercera persona el mayor peso de la narración se contiene en la parte histórica en la que la autora intenta presentar al lector tanto el clima social prebélico, como el conflicto en sí mismo y muy especialmente las diferencias y disputas entre las distintas facciones políticas que conformaban el bando republicano. Va más allá y nos narra cómo fueron recibidos los exiliados en Francia, un país que se vio sobrepasado por la cantidad de refugiados que pasaron la frontera y que no quiso o no supo cómo manejar esa difícil situación.

Una historia sin duda fascinante. De sobra sabéis que la Guerra Civil y la posguerra es uno de mis períodos favoritos en literatura y por lo general son lecturas que disfruto inmensamente, pero no ha sido el caso de La rueda del olvido. Mi impresión es que la autora, teniendo una historia tan potente entre las manos, se queda en la superficie de la misma quizá con la intención de aligerar la novela y de hacerla más cercana a todo tipo de lectores, incluso a aquellos que huyen de estos temas, pero a mí sinceramente se me ha quedado muy corta, demasiado pasar de un hecho a otro sin profundizar en casi nada y de una forma un tanto brusca, como si quisiera contar mucho en poco tiempo.

Tampoco la historia que se desarrolla en la actualidad y que protagonizan Alicia y Baptiste, un exiliado de tantos que nunca volvieron a España, me ha convencido. En primer lugar porque parte de un hecho tan casual que cuesta darle credibilidad, lo que hace que la trama de esta parte no se sostenga ni en el inicio ni en el desarrollo, que se produce a una velocidad casi de vértigo teniendo en cuenta los temas tan peliagudos que trata, para terminar y darlo por zanjado de una forma tan abrupta que tenía la sensación de haberme perdido algo durante la lectura.

Sin duda lo mejor de la novela es la facilidad de lectura de la misma. Las páginas fluyen y la prosa de Cari Ariño es sencilla y cuidada. En cuanto a la construcción de personajes destaca la figura de Biel a quien conocemos desde niño. Con una infancia marcada por la desgracia, el niño siempre rebelde se convertirá en un joven que rápidamente se contagia de las ideas revolucionarias que empiezan a tomar las calles de Barcelona. Imbuido por el idealismo de unas ideas anarquistas con las que comulga con una fe ciega, Biel es un personaje que irá evolucionando y madurando a causa de los golpes que le da la vida, consiguiendo de esta forma la autora construir un protagonista con el que no siempre se podrá estar de acuerdo, pero que sin duda alguna es sólido y realista en cuanto a cómo cambian sus ideas y su forma de ver las cosas según la vida le va demostrando que no a todo el mundo le mueven las ideas puras, sino que son otros los intereses que manejan el mundo. Tal es la fuerza de este personaje que el resto sencillamente queda eclipsado.

En definitiva, La rueda del olvido es una novela entretenida y de fácil lectura en la que a mí me ha faltado que ahondara en el tema principal que trata.


19 de abril de 2017

Cuando aparecen los hombres - Marian Izaguirre


Hay autores a los que no me resisto y tengo que leer en cuanto tienen una nueva publicación en el mercado. Esto me ocurre con Marian Izaguirre de quien ya me conquistó con La vida cuando era nuestra y Los pasos que nos separan, dos libros fantásticos con dos títulos maravillosos, ya conocéis mi fetichismo por un buen título. Y otro, de lo más atrayente, es el que os traigo hoy: Cuando aparecen los hombres.


Sinopsis

 Si veis a un hombre mayor haciendo preguntas indiscretas, que nadie se sorprenda. Su nombre es Philippe, y hace años era maestro de esgrima en Perpiñán. Ahora dedica su tiempo a una búsqueda que se ha vuelto obsesiva: quiere saber qué fue de Teresa Mendieta, una alumna muy hábil con el florete, pero torpe a la hora de gobernar sus sentimientos.

Philippe investiga, y poco a poco va entregando al lector un retrato de Teresa en que los datos reales y la imaginación van de la mano: esa mujer hermosa y distante vivía sola en un caserón cerca de la Costa Brava; por su mente desfilaban los días de infancia al lado de su madre Ángela, un ser hermoso y siempre dispuesto para el amor, y en un armario escondía una vieja caja de dulce de membrillo llena de cartas y recetas escritas a principios del siglo XX por una pariente lejana de nombre Elizabeth.

¿Dónde está ahora Teresa? Es fácil imaginarla cabizbaja, leyendo esas viejas cartas de Elizabeth, recordando a Ángela y sus locuras, pero hay un nudo oscuro que une a estas tres mujeres, y solo lo soltaremos cuando esta espléndida novela de Marian Izaguirre llegue a su punto final.


Mi opinión

Cuando aparecen los hombres es el libro de Teresa Mendieta. Y también de Elisabeth Babel, aunque de Teresa la separen 100 años de distancia. Y es también la novela de Ángela, madre de Teresa, un espíritu libre que marcará para siempre la vida de su hija. Pero si algo tienen en común estas mujeres, además de un hogar, son los hombres que lo cambian todo cuando aparecen y así, aun no siendo los grandes personajes de esta novela, son tan necesarios que sin ellos la vida de todas ellas habría sido muy distinta. Con ellas viajaremos de Bilbao a la Costa Brava y de la Costa Brava hasta Perpiñán. Con ellas viviremos desde los inicios del siglo XX hasta la época actual, décadas de exploración en los profundos cambios que experimenta la sociedad y, por ende, el papel de la mujer en ella. Y los sentimientos… ¿cambian? ¿Cambian las emociones? ¿Cambia la soledad? ¿Cambiamos nosotras cuando, a lo largo de los años, aparecen los hombres?

"Cuando aparecen los hombres en nuestras vidas, algo se erosiona. Sí, cuando ellos aparecen, nosotras tenemos que cambiar tanto que empezamos a desaparecer. Al menos, las nosotras que éramos antes"

Cuando aparecen los hombres es una novela magnífica, una novela que solo puedo calificar de maravillosa. Marian Izaguirre posee una prosa elegante, detallista y muy cuidada con la que es muy fácil avanzar en la lectura a pesar de tener su estructura cierta complejidad, con numerosos saltos entre el presente y el pasado, con distintas voces narrativas e incluso con distintos géneros ya que para contarnos la vida de Elizabeth entra de lleno en el género epistolar y será a través de sus numerosas cartas cómo el lector, y Teresa, conocerá la vida de esta mujer adelantada a su tiempo. Con estos ingredientes la autora construye una novela en la que los saltos en el tiempo se suceden sin fisuras y con naturalidad, permitiendo al lector mantener sin confusiones el hilo narrativo y dándole acceso a todos los aspectos y vivencias que conforman a unos personajes que se nos presentan con un minucioso trazado psicológico que nos permite conocerlos en profundidad y sentirlos como personas de carne y hueso que traspasan el papel.

Una narración llena de delicadeza para hablarnos sobre la construcción de nuestra identidad, sobre la dificultad de avanzar en la vida cuando ni uno mismo sabe quién es y arrastra el peso de una culpa que quizá no es tal, pero que se vive como el mayor de los lastres, como un dolor insuperable, y aun así se continúa viviendo. Cuando aparecen los hombres es una novela sobre mujeres, que no para mujeres. Mujeres fuertes y sus hombres, aquellos que fueron primeros amores que quedaron para siempre en el recuerdo, aquellos amantes que no dejaron más huella que el de unas sábanas revueltas y aquellos hombres ideales que quizá han llegado demasiado a tarde.

Resulta tan difícil hablar de un libro cuando en él se entra de lleno en el mundo de las emociones, de los miedos, de los sueños rotos… Cuando un libro te conquista poco a poco, cuando te mece con la fluidez de una morosidad dulce, cuando te desgrana una cotidianidad que, lejos de ser anodina, te muestra la vida en toda su riqueza hasta que te das cuenta de que has sido definitivamente seducida por una narración que te ha atrapado y te ha desembocado hacia un final maravilloso, perfecto. Un final en el que aun queriendo saber más el lector es consciente de que hay cosas que es mejor dejarlas así.

Todos los que habéis llegado hasta aquí ya tenéis claro que Cuando aparecen los hombres ha sido una lectura maravillosa. Una novela compleja en su fondo para el lector que quiera llegar a él y no quedarse en la superficie de una historia, o de tres historias que conforman una sola, que leída como una mera sucesión de hechos probablemente resultaría decepcionante para el lector ávido de intriga y de acontecimientos. Una lectura con un marcado carácter intimista y reflexivo que para mí es, sin duda alguna, la mejor novela de Marian Izaguirre.



17 de abril de 2017

Esta semana leo... #186

Lunes festivo en algunos lugares pero no para mí que ayer me di una paliza tal conduciendo que ni el sueño reparador de esta noche ha conseguido que me recupere así que comienzo la semana muy cansada.

Durante los días de descanso cambié un poco mis planes lectores y aunque efectivamente comencé Las ventanas del cielo de Gonzalo Giner, el grosor del libro rápidamente me disuadió de llevármelo a la playa así que el que leí finalmente fue No soy un monstruo de Carme Chaparro. Por lo tanto continuo esta semana con Gonzalo Giner y lo combinaré con Círculos de Manuel Ríos San Martín, a quien hace poco pude conocer en un encuentro tal y como os conté hace unos días aquí y me dejó con muchísimas ganas de ponerme con la novela.

Y vosotros ¿qué leéis?