10 de diciembre de 2018

Esta semana leo... #263


Poco os cuento esta semana sobre lecturas porque tal y como preveía la semana pasada he leído poquísimo así que continúo con Yo, Julia de Santiago Posteguillo, que terminaré hoy mismo o mañana como muy tarde, y continúo también con Voz de Christina Dalcher, una de las grandes apuestas de Roca Editorial para 2019 y a cuya autora conoceré mañana.

Y sin más planes lectores para esta semana, con terminar los dos me doy por satisfecha porque vuelvo a tener bastante lío y conforme vaya avanzando diciembre cada vez tendré menos tiempo para leer. 

Y vosotros ¿qué leéis?

5 de diciembre de 2018

La maestra de títeres - Carmen Posadas


Hace muchos años que leí a Carmen Posadas, en aquella ocasión fue El buen sirviente la novela elegida y, aunque aprecié la calidad de la prosa de la autora, la historia no terminó de atraparme y aquel libro fue simplemente uno de tantos. Esa es la razón por la que nunca volví a animarme con la autora hasta su última publicación. Hoy os hablo de La maestra de títeres. 

Mi opinión


Beatriz Calanda es un personaje conocido de las revistas del corazón. A base de sucesivos matrimonios, cada uno con su hija correspondiente, y concediendo exclusivas a cada paso que da, su vida pública es conocida por toda España, pero hay una parte del pasado de Beatriz que ni siquiera su familia conoce. Beatriz ha ido creando su imagen y su vida a su antojo, pero ¿cuánto de verdad hay en lo que todos ven y unos admiran mientras otros denigran?

Beatriz no es solo la protagonista de esta novela, sino el hilo conductor de una historia que nos llevará desde la posguerra, a través de Ina, su madre, hasta la actualidad, donde sus hijas tienen también mucho que decir. Realiza así la autora un repaso a la sociedad española haciendo hincapié no solo en el pasado más remoto, en el que Beatriz ni siquiera había nacido, sino también en los últimos años del franquismo y la transición, en plena juventud de nuestra protagonista. De esta forma Carmen Posadas, mientras salta de un tiempo a otro, construye y perfila un personaje lleno de fuerza y caracteriza a una mujer a la que el lector llega a conocer en profundidad.

Los tres espacios temporales se irán cruzando una y otra vez, con saltos naturales que en ningún momento conducen a confusión alguna, para componer una historia que tiene mucho de novela costumbrista y en la que se aprecia el gran trabajo de documentación que sin duda está detrás de una fantástica ambientación con la que rápidamente nos sentiremos trasladados al momento y al lugar indicados, viviendo sus costumbres y sintiendo la idiosincrasia de cada época. Todo ello, además, narrado con una prosa cuidada y culta y un estilo elegante.

¿Dónde está entonces el pero para que no haya disfrutado esta novela como creía que podría hacerlo? Es difícil de explicar, porque ni siquiera ha sido esa casi continua sensación de que no pasaba nada, ya me conocéis y sabéis que disfruto tanto de novelas en las que continuamente pasan cosas, como de novelas de corte más pausado e intimista en el que lo cotidiano toma las riendas. Quizá el hecho de que básicamente la novela sea una crónica social de nuestro país a lo largo de sesenta años haya sido mi mayor impedimento para que La maestra de títeres fuera una de esas novelas a las que estás deseando volver cuando tienes que abandonar la lectura y es que, sin quitarle el valor que indudablemente tiene, cuando una lectura no me aporta más que eso, no tiene nada que me haga pensar en ella cuando no la tengo entre mis manos, no deja de ser una lectura que pasa por mí sin pena ni gloria.

En definitiva, La maestra de títeres es una lectura agradable con buenos personajes y muy bien escrita con la que recorrer sesenta años de nuestra historia.

Ficha técnica


3 de diciembre de 2018

Esta semana leo... #262

Primer lunes de diciembre, mes en el que siempre leo mucho menos de lo habitual, de hecho mi racha ya ha empezado desde la semana pasada, por diversas causas, mi ritmo lector se ha ralentizado, pero es que los próximos días casi se va a paralizar porque en este puente que tenemos a las puertas no voy a tener tiempo de nada, toca tener la casa llena de gente (¡seis visitantes espero!) así que dudo mucho que pueda acabar de leer Yo, Julia de Santiago Posteguillo, que me está encantando, pero del que me queda más de la mitad.

Aun así, me pongo en plan ambicioso y voy a simultanearlo con Voz de Christina Dalcher, una de las grandes apuestas de Roca Editorial para 2019 y que yo tengo la oportunidad de leer en una edición anticipada y me corre prisa porque el próximo día 11 estoy invitada a un evento para conocer a su autora y ya sabéis que a estas cosas me gusta ir con el libro leído.

Y vosotros ¿qué leéis?

1 de diciembre de 2018

Resumen de noviembre


Otra vez siete libros leídos, parece que me he abonado al número y son tres meses consecutivos con la misma cifra, aunque este mes hay un cambio sustancial, pero antes de contaros cuál es este cambio veamos cuáles han sido esas siete lecturas.

Libros leídos

  1. Reina roja. Juan Gómez Jurado.
  2. Todo lo mejor. César Pérez Gellida.
  3. Artículo 353 del código penal. Tanguy Viel.
  4. Aprender a hablar con las plantas. Marta Orriols.
  5. Feliz final. Isaac Rosa.
  6. El tatuador de Auschwitz. Heather Morris.
  7. La maestra de títeres. Carmen Posadas.

¿Cuál es la novedad entre estos libros? Ya sabéis que a mí las cinco estrellas en Goodreads me cuesta muchísimo darlas y en noviembre tres de esas novelas se han alzado con esa calificación: Todo lo mejor, Aprender a hablar con las plantas y Feliz final. Tres libros muy distintos, pero que comparten un denominador común: son tres novelones, y no es que me esté volviendo una blanda como me han dicho algunas que no voy a nombrar, ellas saben quiénes son…

¡Vamos a por diciembre!