29 de mayo de 2017

Esta semana leo... #192

Tras un fin de semana agotador de Feria del Libro de Madrid y de amigos, reencuentros, risas, libros, autores, colas y sol, un lunes más estoy aquí para contaros que esta semana leo Azul de medianoche de Simone Van der Vlugt, una novela de ficción histórica que estoy disfrutando muchísimo.

Y leeré también a partir de mañana o pasado, si llegan todos los libros, La chica en la niebla de Donato Carrisi en el marco de una lectura conjunta organizada por Libros que hay que leer. Una novela que me apetece un montón porque El cazador de la oscuridad me encantó y de la que iremos comentando nuestras impresiones en Twitter con la etiqueta #LaChicaEnLaNiebla.

Y vosotros ¿qué leéis?

27 de mayo de 2017

Ganador de La noche que no paró de llover


Ayer mismo os hablaba de La noche que no paró de llover de Laura Castañón y hoy ya tenemos a la flamante ganadora de un ejemplar y es...

a Rafflecopter giveaway

¡Felicidades, Natàlia! Envíame tus datos postales y número de teléfono a entremislibrosyo@gmail.com para que se los haga llegar a la editorial y el resto no olvidéis visitar los otros blogs organizadores por si habéis sido afortunados con ellos.


¡Gracias a todos por participar!

26 de mayo de 2017

La noche que no paró de llover - Laura Castañón


Que soy una fetichista de los títulos bonitos y que me dejo llevar por las portadas vistosas es de sobra conocido por todos los que habitualmente pasáis por aquí, pero es que si además de eso tiene una sinopsis apetecible, con protagonistas femeninas de esas que se adivinan potentes, el drama está servido. Sí, habéis leído bien, he dicho drama porque con todo lo que tengo pendiente de leer, elegir lectura y colar las recién llegadas a casa no puede calificarse de otra forma, pero qué buena elección hice. Hoy os hablo de La noche que no paró de llover.

Sinopsis


Valeria Santaclara necesita reunir la fuerza necesaria para abrir un sobre cerrado que está en su poder desde hace años y en cuyo exterior alguien ha escrito «El perdón». Para ello, y no por casualidad, acude a la consulta de la psicóloga Laia Vallverdú, quien a través de las sesiones de terapia la ayudará a recomponer el puzle de su existencia desde la infancia acomodada en el Gijón burgués de finales de los años 20, la relación conflictiva con su hermana, las circunstancias históricas de un tiempo convulso, y la culpa que vive en el fondo de su ser y cuya naturaleza última no es capaz de confesarse.

La noche que no paró de llover explora desde una triple vertiente los mecanismos del mal: el infligido de forma deliberada, el que jamás imaginaríamos haber causado y el que creímos ocasionar y que no fue tal. A través de la historia de Valeria Santaclara y de las vidas que se cruzan en ella, se van trenzando los destinos de todos los personajes, con el poder de la palabra como elemento redentor, y con la ciudad de Gijón como telón de fondo. Una novela sobre el mal, la culpa y la redención, y sus efectos sobre la vida de unos personajes náufragos en su propia memoria, en el marco histórico de los últimos cien años.

Mi opinión


Valeria, con más de ochenta años a sus espaldas, es el último miembro con vida de la acomodada familia Santaclara. Desde hace años vive en una residencia para ancianos donde ocupa dos habitaciones y donde, a sus espaldas, la llaman la Marquesa. Es estirada, solitaria, soberbia y clasista, no se relaciona con nadie y su vida es un transcurrir de un día igual a otro salvo los martes. Solo ese día Valeria sale de la residencia, se va de compras, acude a la peluquería e introduce una novedad de lo más asombrosa en su rutina: decide acudir a la consulta de Laia Vallverdú, una psicóloga recién llegada a Gijón. Con su ayuda, Valeria intentará enfrentarse a algo que le provoca un miedo atroz y que no es otra cosa que atreverse a abrir el sobre que hace 18 años le entregó su hermana Gadea antes de morir, un sobre en el que solo está escrito “El perdón”.

A través de estas sesiones Valeria nos desgranará su vida y nos ofrecerá un testimonio de la Segunda República, el ambiente crispado previo a la Guerra Civil, las represalias del régimen posterior… Con sus palabras conoceremos no solo a un personaje de los que hacen mella en el lector, sino que su perfil se irá trazando con sus recuerdos, con sus actitudes ante lo que fue aquella vida, una sociedad de contrastes en la que unos vivían en la miseria mientras que otros nadaban en la abundancia y paseaban su clasismo como quien enarbola una bandera. Y así es Valeria, impecable siempre en su aspecto físico y convencida de estar en posesión no solo de la verdad, sino de los valores que ella cree deben imperar en la vida. Y así es como la vamos conociendo porque Laura Castañón no necesita de descripciones para presentarnos a este personaje, su perfil se dibuja por sí mismo con su actitud y sus palabras e incluso cuando ella misma intenta engañarse, consigue mostrar al lector el enorme vacío que en realidad ha sido su vida, la envidia que ha dominado su infancia y madurez, y el dolor y la culpa que atenazan su vejez. Valeria Santaclara es un personaje de diez.

La otra gran protagonista de la novela, Laia, me ha resultado menos natural y real que Valeria. No he logrado entenderla, sus palabras no siempre me han parecido coherentes con sus actos y eso terminó por distanciarme un poco de la parte de la historia que a ella le corresponde porque en La noche que no paró de llover no solo conoceremos el pasado de Valeria, sino que la autora aúna en esta novela la historia de tres mujeres muy distintas, con procedencias y vidas muy dispares introduciendo, además de las dos ya nombradas, a un personaje secundario, Feli, limpiadora de la residencia de ancianos y aspirante a escritora. Feli no ha tenido una vida fácil y a través de su narración nos introducirá en ella de un modo que terminará enlazando con la historia principal, si bien este aspecto me ha parecido un tanto forzado y no he terminado de conectar con el personaje. Una cuarta voz se une a las tres ya nombradas. Otra mujer, Emma. A través de sus diarios descubriremos a un personaje fresco y natural que en su diario se abre al lector sin tapujos, mostrando sus alegrías y sus miedos y convirtiéndose para mí en el personaje más entrañable de la novela, esa mujer que me encantaría, por su entrega y pasión en todo lo que hace y piensa, que fuera mi amiga.

Pero si algo destaca en La noche que no paró de llover es la magnífica prosa de Laura Castañón, una autora a la que acabo de descubrir con esta su segunda novela y a la que sin duda volveré. Desde las primeras páginas se aprecia el mimo que la autora pone en cada frase escrita donde cada palabra parece ocupar su lugar exacto. Una elaboración cuidada y exquisita que no por ello carece de fluidez aunque bien es cierto que en todo momento invita a la lectura pausada para poder disfrutar plenamente de lo leído. La noche que no paró de llover es una de esas novelas en las que casi importa más el cómo que el qué y por ello, aunque no haya podido conectar por igual con todas las historias que las distintas voces narrativas nos ofrecen, siempre ha sido un placer leer una novela tan bien escrita en la que las distintas voces narrativas tienen su propia voz diferenciada y no solo porque se utilice la primera o la tercera persona o u tiempo verbal u otro, sino porque las protagonistas tienen una entidad propia perfectamente distinguible gracias al minucioso trazado de su perfil.

Laura Castañón aborda en esta novela diversos temas intemporales como son la envidia, los celos, la culpa, el mal y el perdón y lo hace desde distintas perspectivas conformando todas ellas una narración conmovedora que nos hará viajar a un pasado lleno de fantasmas y silencios. También el tema de la maternidad tiene un hueco en La noche que no paró de llover abordándolo desde diversas formas de vivirla y enfrentarse a ella.

En definitiva, no puedo más que recomendar la lectura de La noche que no paró de llover, una novela con la que he disfrutado muchísimo, muy especialmente por la exquisita narración de una autora a la que sin duda volveré a leer.

Ficha técnica

25 de mayo de 2017

Sorteo conjunto de Escrito en el agua de Paula Hawkins


No, no se nos han olvidado los sorteos de los jueves. Esta semana os traemos una novela que ya hemos leído y que nos ha parecido una buena lectura para las fechas que se aproximan, una novelas perfectas para la piscina o la playa. Por eso queremos compartirlo con todos vosotros organizando un nuevo sorteo conjunto así que Pedro de El Búho entrelibros, Teresa de Leyendo en el bus, Concha y Bea de De lector a lector y yo misma, Manuela de Entre mis libros y yo, vamos a sortear Escrito en el agua de Paula Hawkins. Como siempre, sortearemos un ejemplar por blog.

¿Queréis conocer su sinopsis?

Sinopsis


Pocos días antes de morir, Nel Abbott estuvo llamando a su hermana, pero Jules no cogió el teléfono, ignoró sus súplicas de ayuda. Ahora Nel está muerta. Dicen que saltó al río. Y Jules se ve arrastrada al pequeño pueblo de los veranos de su infancia, un lugar del que creía haber escapado, para cuidar de la adolescente que su hermana deja atrás. Pero Jules tiene miedo. Mucho miedo. Miedo al agua, miedo de sus recuerdos enterrados largo tiempo atrás, y miedo, sobre todo, de su certeza de que Nel nunca habría saltado…

No te fíes nunca de una superficie en calma, no sabes lo que puede haber debajo.

Bases del sorteo 

  • Se sortea un ejemplar en cada blog. Podéis apuntaros en los cuatro para cuadruplicar las posibilidades, pero solo os podrá tocar en uno.
  • Es un sorteo nacional (España).
  • Tienes que ser seguidor del blog en el que te apuntes al sorteo.
  • Deberás rellenar el formulario de Rafflecopter dejando todos los enlaces que quieras que te puntúen. Solo es obligatorio ser seguidor del blog, pero el resto te proporciona puntos extra.
  • Deberás dejar un comentario en el blog diciendo que participas.
  • El plazo para apuntarse al sorteo comienza hoy 25 de mayo y finaliza el 8 de junio de 2017 a las 23:59.
  • El 10 de mayo de 2017 se dará a conocer al ganador en cada blog.
  • Los ejemplares los enviará la editorial.


a Rafflecopter giveaway

¡Suerte a todos!