27 de julio de 2017

El Ángel - Sandrone Dazieri




Nada me gusta más en verano que disfrutar de un buen thriller o una buena novela negra, lo que pido es que sea una lectura absorbente y que sin demasiadas complicaciones me haga olvidarme de todo mientras disfruto de ella entre baño y baño a la orilla del mar. La semana pasada os hablaba de No está solo, primera novela de la saga protagonizada por Colomba Caselli y Dante Torre, y hoy es el turno de la segunda entrega, El Ángel.


Sinopsis


La muerte llega a Roma a las doce menos diez minutos de la noche con un tren de alta velocidad procedente de Milán. Del coche de lujo extrañamente no sale nadie. Todos los pasajeros están muertos. 

La subcomisaria Colomba Caselli, que acaba de reincorporarse al servicio tras su último y escalofriante caso, es quien se encarga de evaluar la masacre. Aunque todo apunta a un ataque de terrorismo y el ISIS reivindica la autoría a través de un vídeo, Colomba prefiere pedir consejo a la única persona capaz de ver lo que nadie más ve: su excolaborador Dante Torre, al que no dirige la palabra desde hace meses. Este deberá juntar los indicios uno a uno hasta llegar al Ángel.

Mi opinión


El tren de alta velocidad procedente de Milán llega a la estación de Roma pero nadie baja del vagón más exclusivo, todos sus pasajeros han muerto a causa de lo que parece ser un gas tóxico. La subcomisaria Colomba Caselli es la primera en acudir al lugar y en dar la alarma, pero a pesar de que horas después dos jóvenes de origen árabe reivindican el atentado en nombre del terrorismo islamista hay algo que no está claro para la avispada policía por lo que decide pedir ayuda a Dante Torre, aunque ya no les une la excelente relación que nació con el caso que anteriormente investigaron juntos. 

Si algo me gustó en la primera entrega de esta saga fue precisamente su pareja protagonista y de nuevo vuelve a ser el punto fuerte de una novela que promete no dar tregua al lector con una trama compleja que comienza con un hecho por desgracia habitual en nuestros días, un ataque terrorista o lo que parece serlo, con una imagen impactante que rápidamente se dibuja en la mente del lector: un tren entra en la estación pero de uno de sus vagones no sale nadie. Poco después lo que parece ser un claro caso de terrorismo se ramifica en una tela de araña que el autor maneja con soltura y dosificando con buen pulso la tensión hasta un desenlace satisfactorio a pesar de dejar algún cabo suelto en lo que parece ser un afán desmesurado por sorprender al lector aun a costa de cruzar la delgada línea que separa un giro sorprendente de una sorpresa traída por los pelos.

A pesar de ello tanto la originalidad de la trama, yendo más allá de los temas más habituales en el género, como la buena y atípica pareja de investigadores que forma Caselli y Torre son los puntos fuertes de una novela en la que brillan con luz propia. Dante Torre continúa siendo un complicado entramado de fobias y manías, más acentuadas aún tras los hechos acontecidos en No está solo, pero a pesar de ello solo él parece ser capaz de desentrañar la verdad que se esconde tras los crímenes que se están produciendo. Colomba Caselli, a pesar de no tener aún controlados sus ataques de pánico, se ha reincorporado a la actividad normal, aunque esta reincorporación no está resultando nada fácil. 

El Ángel es una novela muy oscura, tanto o más que su predecesora, y se convierte desde el principio en una lectura absorbente que atrapa desde la primera página convirtiéndose en la alternativa perfecta para todo aquel que quiera disfrutar de unas cuantas horas de puro entretenimiento.

Ficha técnica




24 de julio de 2017

Esta semana leo... #200

Qué poquito me queda de seguir disfrutando de los días de relax y playa porque comienzo ya mi última semana de vacaciones de verano y lo hago con una nueva lectura entre manos, Ella lo sabe de Lorena Franco.

¿Y vosotros, qué leéis?

20 de julio de 2017

No está solo - Sandrone Dazieri


A veces apunto libros deseados de dos en dos y eso que últimamente ando reticente a iniciar nuevas sagas, pero con ésta no pude resistirme, solo oía y leía cosas buenas sobre ella y aunque en principio mi intención fue saltar a la segunda entrega, la que había llamado poderosamente mi atención, hice caso de los buenos consejos y comencé como debe ser, en orden. Hoy os hablo de No está solo.

Sinopsis


Un niño desaparece a las afueras de Roma. La madre es encontrada muerta y los investigadores creen responsable al marido de la mujer. Sin embargo, cuando Colomba Caselli llega a la escena del crimen se da cuenta de que algo no cuadra.

Colomba tiene treinta años, es guapa, atlética y dura. Formó parte del Departamento de Homicidios de Roma, pero desde hace meses es incapaz de superar lo que llama «el Desastre», hasta que este caso vuelve a llevarla a la acción. Para resolverlo contará con un colaborador tan eficaz como peculiar: Dante Torre, un joven genio cuya capacidad de deducción solo es igualada por sus paranoias. Él también es un superviviente: fue secuestrado durante once años en un silo por un hombre que se hacía llamar «El Padre». Ahora tiene pánico a los espacios cerrados y ha hecho de su habilidad para encontrar a personas desaparecidas su trabajo.

En la búsqueda de la verdad, Colomba y Dante deberán enfrentarse a su mayor pesadilla ante un caso de ramificaciones insospechadas.

Mi opinión


Colomba Caselli es una joven inspectora de la policía de Roma con una suspensión tras un hecho dramático que la mantuvo de baja durante meses y del que aún sufre las secuelas psicológicas. Dante Torre es conocido como El niño del silo, con seis años fue secuestrado y vivió en cautiverio durante once largos años. Hoy es un adulto experto en desaparecidos, con una capacidad de observación fuera de lo común, que también convive con las graves consecuencias psicológicas que su encierro dejaron en él para siempre. La desaparición de un niño en las afueras de Roma unirá las vidas de estos dos personajes tan distintos y tan complementarios entre sí.

No está solo tiene un punto de partida interesante y que sin duda engancha al lector utilizando la infancia y su fragilidad para despertar el morbo al que pocas veces algunos resistimos. La búsqueda del niño desaparecido y el esclarecimiento de quiénes y qué oscuros intereses se ocultan detrás de este crimen que no parece ser un hecho aislado, sino que se remonta en el tiempo a años atrás, ofrecen una trama atractiva que hará las delicias de cualquier amante del thriller. A pesar de ello a lo largo de la novela abundan descripciones repetitivas que nada aportan, como son las múltiples manías, traumas y carencias de los personajes, que si bien cumplen a la perfección su misión de perfilar a los dos protagonistas, su repetición resta ritmo y regularidad a una trama que por momentos parece entrar en un bucle del que le cuesta salir hasta que hacia el final de la novela, cuando se acerca la resolución, coge un ritmo vertiginoso y liquida casi con prisas y con someras explicaciones una trama compleja que habría necesitado de más elaboración en su desenlace.

Sandrone Dazieri acierta en el planteamiento de la novela, pero la mayor virtud de No está solo son sin duda sus dos protagonistas, especialmente Dante Torre. Hoy ya es adulto pero el lector no dejará de ver en él ese niño que sufrió un largo encierro que le ha marcado para siempre, convirtiéndolo en el hombre obsesivo y paranoico al que probablemente ninguno quisiéramos tener demasiado cerca, pero con el que es casi imposible no empatizar. Junto a él Colomba Caselli, una mujer fuerte pero traumatizada que a pesar de los muchos aspectos que la separan de Dante Torre se convierte, en su búsqueda de la verdad y su deseo de justicia (aunque a veces se inclinen ambos más hacia al lado justiciero), en su mejor complemento. Estos dos protagonistas son el pilar perfecto sobre el que descansa toda la novela y junto a ellos encontramos todo un elenco de personajes secundarios escasamente perfilados pero que cumplen a la perfección su función de acompañamiento en una novela que, como cualquier otro thriller, pone su peso en la acción.

El autor demuestra en No está solo que nada como terminar todos los capítulos con un nuevo interrogante para conseguir que el lector, a pesar de los aspectos antes comentados, pase rápidamente al siguiente y a pesar de la extensión de la novela esta nos dure apenas unos días entre las manos. Con un narrador omnisciente y una cronología lineal salpicada de flashbacks, el lector se sumerge en una lectura intensa llena de golpes de efecto y giros sorprendentes que irán tomando un camino muy distinto al que uno puede esperar en un principio.

En definitiva, No está solo es un thriller lleno de acción y sorpresas que a pesar de cierta irregularidad en su desarrollo cuenta con momentos de gran tensión. Una novela que sin duda alguna es una buena opción para sumergirse en una lectura llena de entretenimiento en estos días de vacaciones.

Ficha técnica


17 de julio de 2017

Esta semana leo... #199

Hoy lunes muy poco que contar sobre lecturas porque el sábado, tras terminar El Ángel de Sandrone Dazieri, decidí empezar La casa entre los cactus de Paul Pen y aún no he tenido tiempo de ello, aunque a lo largo de la semana supongo que encontraré el hueco. 

¿Y vosotros, qué leéis?