miércoles, 29 de julio de 2015

EO - Luis Cerezo


Cuando desde varios blogs nos ofrecieron la oportunidad de participar en la lectura conjunta de “EO” tuve alguna duda al ver la sinopsis por lo que preferí leer el primer capítulo en la web del grupo editorial antes de lanzarme a la aventura. Y me gustó lo que leí. La historia de Pedro prometía ser una historia especial. Lamentablemente se ha quedado en una historia simplemente diferente y es que, como muchos ya sabéis, “EO” no ha sido la lectura que esperaba y hoy os cuento las razones.


SINOPSIS

«Entonces lo descubrió: le estaba mirando. Olvidó gritar, escapar o cerrar la boca, abierta por la sorpresa. No pudo apartar los ojos de su visión...»

Así comienza la aventura más extraordinaria que un niño y un animal han vivido nunca. Una historia de valentía y amistad en la que Pedro, un niño que vive en un entorno dramático y solitario, se encuentra a un elefante en la ribera del río. Tratando de huir de la realidad de los adultos que tanta infelicidad le causa, Pedro decide ocultar su descubrimiento para conservarlo como amigo. Pero un elefante es un secreto difícil de esconder...

Luis Cerezo escribe un vertiginoso relato en el que un niño afronta una huida del dominio de los adultos y su universo controlado. Una fábula contemporánea que, desde el contraste entre la mezquindad y la ternura, entre la sinrazón y la amistad, entre la cruda realidad y la magia, cambia la forma de ver el mundo.


EL AUTOR

En su web podemos leer que Luis Cerezo (1969, Barcelona) es músico, cineasta y escritor.

Desde muy pequeño escribía historias, y se evadía en juegos imaginarios que reproducía en su entorno visual cercano debido a un trastorno ocular que no fue detectado hasta los diez años. Comenzó su precoz carrera profesional como batería a los quince años (1985). Dedicado a tocar en orquestas por las noches, al estudio de arte y al boxeo amateur, acostumbraba a participar en las jam sessions de la Cova del Drac, donde conoció a algunos de los grandes músicos de jazz del momento. Tiempo después, tras asistir a un concierto de Elvin Jones, decidió abandonar su carrera como intérprete y fundó Bloc Visual (1996), corporación de empresas dedicada a la comunicación.

Inspirado por la revolución del cine digital, vendió sus participaciones en la compañía con la intención de producir su primer largometraje experimental, N@ufragos (2004). Fundó Cinelibre (2006), plataforma de producción alternativa inspirada en el cine de guerrilla, y redactó un manifiesto que promueve la autoría en solitario de guion, dirección, fotografía, música y montaje. Según dichas pautas, filmó tres largometrajes con micropresupuesto, piezas que, junto a su obra documental, han sido estrenadas en Madrid, Montreal, Bogotá, Varsovia y Shanghái. En 2015 publicó su primera novela, Eo.


MI OPINIÓN

Podríamos decir que “EO” es una fábula contemporánea que comienza cuando Pedro, un niño solitario cuya madre pasa todo el día trabajando y con problemas relacionales también en el colegio, donde su único amigo padece síndrome de Asperger, encuentra un elefante con el que entablará una relación tan especial que le llevará a evadirse de todos los problemas que pueblan su día a día, aunque conocerá otros, y le ayudará a crecer en un mundo en el que él sabe bien que las cosas no son siempre fáciles.

Quizá el problema principal es que no me he creído “EO”, y no me refiero con esto a que la historia deba ser necesariamente realista para convencerme y poder disfrutarla, sino que debe ser creíble por muy inverosímil que sea lo que se me está contando. Y en “EO” no me he creído nada. No me he creído a Pedro, un niño que, a pesar de que las primeras páginas me inspiró ternura, no he sentido como tal y me ha resultado exagerado en su soledad y en sus penas; un niño bueno e inocente hasta aburrir (las mentirijillas que le cuenta a su madre no cuentan, eso entra dentro de lo normal). No me he creído a Susana, una madre con un horario tan demencial que sale de casa antes de que Pedro se levante, vuelve cuando ya está dormido y deja la casa llena de post-it cursis con indicaciones de cómo calentar la comida precocinada con la que se alimenta.

Luis Cerezo
O quizá todo sea que no he entendido lo que Luis Cerezo quería contarme. Son muchos los temas que el autor aborda en esta novela, principalmente la amistad, el abandono infantil y el maltrato animal, pero todos ellos se me han antojado un tanto fríos en su tratamiento a través de un narrador en tercera persona que no se implica en una historia que prometía ser tierna y mágica, pero que no ha conseguido despertar mi interés más allá de unas primeras páginas que, aunque lentas, presentaban a unos personajes que podían haber sido entrañables y que no he sentido como tales. Unas primeras páginas de una historia que a mí, sinceramente, ha terminado resultándome un tanto reiterativa y que he tenido que obligarme a terminar de leer porque se trataba de una lectura conjunta. Porque yo sí soy de las que abandonan lecturas cuando no me llenan, les doy mil oportunidades, pero si finalmente no encuentro lo que busco no dudo en pasar al siguiente libro.

Otro aspecto que me ha sorprendido es el retrato que se hace de Mérida, ciudad en la que se desarrolla la acción y que no tengo el gusto de conocer, pero de la que he tenido la impresión en todo momento de ser un escenario deprimido tras otro. Daba igual que estuviéramos en el barrio de Pedro, o en el río, o en cualquier otro lugar, pero nada alrededor de Pedro y el elefante parecía indicar nada bello, todo eran descampados, pabellones abandonados… Insisto en que no conozco Mérida, pero es uno de esos lugares a los que siempre digo “tengo que ir” y con este libro casi se me quitan las ganas.

Si el desarrollo del libro no me ha convencido, no sé muy bien qué deciros sobre un final que a pesar del tiempo transcurrido sigue dejándome descolocada cuando pienso en él. Bien es cierto que era difícil salir del charco en el que el autor se había metido y que probablemente sólo un final así era la opción que más se ajustaba a una historia que como podéis ver no me ha llegado en ningún momento.

Sin duda “EO” cuenta con un planteamiento muy interesante, aunque no resulte novedoso ya que son muchas las historias de niños y animales que nos ha traído el cine y la literatura, pero en este caso se queda en ese planteamiento, sin conseguir desarrollar lo que pretendía, sin conseguir imprimir en sus páginas esa magia prometida.

Nunca es fácil hacer reseñas que no son positivas, pero como siempre os digo en estos casos, ésta no deja de ser simplemente una opinión personal que estoy segura difiere totalmente de la de muchos otros lectores que sí disfrutarán de la historia de “EO”.




domingo, 26 de julio de 2015

Esta semana leo... #102


Esta semana leo o debería decir que pretendo leer porque vaya días llevo de leer apenas unas páginas... He estado muy ocupada desde el jueves pasado y la verdad es que he leído poquísimo, aunque sí que he terminado "El domador de leones" y leído las primeras páginas de "Cuando estábamos vivos". 

También tengo entre manos "Cartas a una extraña" del que llevo aproximadamente la mitad por lo que estos dos libros serán los que ocupen mi tiempo esta última semana del mes de julio. 

Aprovecho para comentaros que salvo la reseña de "EO" que está programada para el próximo miércoles y la de "Cartas a una extraña" para la que también tengo una fecha tope, el blog se toma vacaciones hasta mediados de agosto, fecha en la que su administradora volverá a estar centrada...

Sed buenos y disfrutad. 

jueves, 23 de julio de 2015

Lo que dicen los dioses - Alberto Ávila Salazar


Tenía muchas dudas con este libro que no conocía, pero que me recomendaron a mí y a otras blogueras en la caseta de Versátil en la pasada Feria del Libro de Madrid. Y tenía dudas porque la persona que nos lo recomendó dijo la palabra “miedo” y ya sabéis que yo no suelo acercarme a lecturas de este tipo así que por mucho que me insistían en que no se trataba de una novela de terror,  no terminé de convencerme hasta que escuché al propio autor hablar sobre ella y pude además intercambiar unas palabras con él.  


SINOPSIS

Dicen que el tiempo lo cura todo, pero no es verdad, hay crímenes que son demasiado terribles.

Lo que dicen los dioses trata de uno de estos crímenes que parecen destinados a obsesionar a las generaciones venideras.

En el Madrid de los años cuarenta, un carnicero emprende una brutal carrera asesina. Introvertido y seco, pero respetado y buen trabajador, alberga terribles fantasías morbosas. Varios años después un comisario de policía y una extraña médium, al rescatar del olvido aquel asunto, quedan trágicamente atrapados en él. Han visto más de lo que podían soportar y algo en ellos se ha roto, su mirada perderá toda inocencia. En 1975 una joven periodista vuelve a exhumar aquellos crímenes y descubre que detrás de ellos hay mucho más de lo que parece. Con el paso del tiempo se darán cuenta de que se enfrentan a un crimen cuya solución siempre es esquiva.


EL AUTOR

Alberto Ávila nació en Madrid en 1975 y es licenciado en Derecho. Ganó el IX Premio de Arte Joven de la Comunidad de Madrid por la novela Todo lo que se ve (Lengua de Trapo, 2006). Ha colaborado en varios ensayos colectivos como Cuadernos del abismo. Homenaje a H.P. Lovecraft (Literaturas.com, 2008), De Galatea a Barbie. Autómatas, robots y otras figuras de la construcción femenina (Lengua de Trapo, 2010) y De Prometeo a Frankenstein. Autómatas, Ciborgs y otras creaciones más que humanas (Evohé, 2012). Dirigió junto a Guido Vincenzini el cortometraje Antes del fin (2012), ha colaborado con medios como el diario El País, la revista Esquire (ed. México) o El Estado Mental. Su primer poemario, El color y la forma (Sediento, 2014), ha sido recientemente publicado en México.


MI OPINIÓN

Un carnicero primero, criador de perros después, que en el Madrid de la posguerra comete los crímenes más atroces sobre unas indefensas niñas. Una médium italiana que en los años 50 asesora a la policía española y la ayuda a resolver sus casos más difíciles. Y ya en los 70, una periodista de una revista sobre temas paranormales dispuesta a desentrañar el misterio de una casa encantada, el que fue el hogar de aquella médium, y que sin quererlo se cruzará con aquellos primeros crímenes y con un Madrid desconocido, ese que no habita en la superficie y cuyas puertas le abrirá un comisario retirado. Y siempre la diosa Cibeles, vigilante, cruel y a la que sin duda alguna no podré volver a mirar de la misma forma cuando pase junto a ella.

Alberto Ávila Salazar
Como os decía hace poco en otra reseña, los lectores cada vez le pedimos más a la novela negra, pedimos ese aspecto que la hace diferente a las demás y “Lo que dicen los dioses” sin duda cuenta con ello sumando al género negro unos toques sobrenaturales e incluso de terror, porque no sólo personajes de carne y hueso son los que pueblan esta novela, sino que también los fantasmas tienen cabida en una novela original que el autor dirige con pulso firme. Siempre temo enfrentarme a los libros que incluyen temas sobrenaturales entre sus páginas porque según cómo estén tratados pueden quedar perfectamente integrados en la trama o pueden convertir un libro en todo un despropósito, al menos para una lectora como yo, bastante escéptica en estos temas. Pero no es esto lo que ocurre en “Lo que dicen los dioses”, una novela en la que estos aspectos pueden ser interpretados desde el punto de vista de lo oculto, pero que también pueden ser racionalizados encontrando para ellos una explicación que nada tiene que ver con el más allá y que es con la que yo me quedo.

Construye el autor unos personajes sólidos y creíbles, incluidos los fantasmas de las niñas asesinadas, convirtiendo a esta novela negra, fantástica y de terror también en una novela coral en la que todos sus personajes tienen un peso importante y perfectamente definido, no se puede decir que el asesino o la médium o la periodista encargada de la actual investigación sea el protagonista porque en “Lo que dicen los dioses” cada cual tiene su papel. Como sin duda lo tienen los fantasmas de las cinco niñas que viven atrapadas en un mundo al cual ya no pertenecen. Como también lo tienen los dioses, concretamente La Cibeles, esa diosa cruel y sangrienta como se la define en la novela.

Tres planos existenciales son los que conjuga Alberto Ávila y lo hace con una estructura muy elaborada en la que los saltos temporales y los cambios de escenario son continuos añadiendo complejidad a una trama que de por sí no es fácil, pero que el autor se encarga de narrar con sencillez y fluidez y con un estilo depurado que hace que las páginas de “Lo que dicen los dioses” vuelen en las manos del lector entre el asombro, la incredulidad y el horror.

Os decía al principio que “Lo que dicen los dioses” no da miedo, pero no es cierto. Sí da, pero no ese miedo a lo sobrenatural, que también lo hay en el libro, sino el miedo a los límites que la maldad humana puede alcanzar. Miedo a que los hechos que narra el autor, a pesar de haber nacido de su imaginación, pueden estar sucediendo en este mismo momento en cualquier rincón del mundo.

Sin duda os recomiendo esta novela en la que vivos, muertos y dioses deambulan por sus páginas. Un libro que no dejará indiferente a ningún lector y que yo he devorado en apenas dos días.


lunes, 20 de julio de 2015

Esta semana leo... #101


Un lunes más os cuento cuáles serán mis lecturas de la semana y este lunes os lo cuento desde la playa porque ya estoy de vacaciones así que también os informo de que ya no habrá dos reseñas semanales tal y como viene siendo habitual, sino que será sólo una, al menos esta semana y la siguiente.

Pero vamos a lo que nos ocupa y es qué leo. Dos son los libros que amenizan mi tiempo de playa esta semana. Por un lado, y después de muchas dudas, por fin me he decidido a continuar con la serie de Fjällbacka y estoy con “El domador de leones”. Como os decía tenía muchas dudas ya que Camilla Läckberg llega a resultar bastante cansina repitiendo una y otra vez la misma fórmula que le funciona, unas veces con más acierto que otras. Al final no me he resistido, me han dado un empujoncito diciéndome que éste es uno de los mejores. Ya os contaré.

Y, por otro lado, hoy comienzo la lectura conjunta de “Cartas a una extraña” de Mercedes Pinto Maldonado que han organizado los blogs Libros que hay que leer, El universo de los libros y Adivina quien lee y que promete ser una lectura fantástica, como todas con las que me he animado de esta autora.


Y vosotros ¿qué leéis?