viernes, 27 de marzo de 2015

American Noir - Varios autores


No soy lectora habitual de relatos, más bien suelo huir de ellos, y el género negro, aunque cada vez me animo más con él, tampoco se encuentra entre mis lecturas más habituales. Pero “American Noir” llegó a mí por sorpresa, junto con otro libro que sí esperaba, y lo hizo justo unos días después de haber leído una fantástica reseña sobre él por lo que no tardé en ponerme con la lectura de esta antología que edita Navona después de que en 2010 James Ellroy y Otto Penzler recopilaran los mejores cuentos del género del siglo XX.

El prólogo ya es toda una declaración de intenciones no muy optimistas, acorde con lo que encontraremos entre sus páginas, el conocido editor Otto Penzler que es quien lo firma, se permite una pequeña nota de humor, negro claro está, para avisar al lector que “Si encuentra algo de luminosidad o de comicidad en estas páginas, insistiré en recomendarle que acuda a la consulta de algún especialista en trastornos mentales.”

Si el género vivió su época dorada en el pasado siglo, no es menos cierto que también en el actual sigue despertando gran interés entre los lectores, no hay nada más que echar un vistazo a las novedades de la mayoría de editoriales para darse cuenta de ello, pero lo que Navona nos trae en esta antología son los grandes autores clásicos y no voy a negar que a la mayoría de ellos los conocía simplemente de nombre, no había leído nada de ellos excepción hecha de Patricia Highsmith y James M. Cain, y un intento frustrado con Joyce Carol Oates ya que no llegué a terminar el libro que comencé.

Son diez los relatos incluidos, muchos de ellos inéditos en España, aunque la edición original, “The Best American Noir of the Century” cuenta con unos cuantos más. Cada uno de ellos va precedido una breve biografía del autor en la que se nos da a conocer cómo fueron sus comienzos, cómo se forjaron estos relatos con los que nacieron como escritores y que en mayor o menor medida todos siguieron cultivando a lo largo de su carrera literaria.

Unos más breves y otros bastante extensos, estos diez tesoros coinciden en lo uniforme de su calidad. Este es uno de los aspectos que más me ha sorprendido porque no suele ocurrirme con los libros de relatos que leo, pero en este caso me sería muy difícil decir que unos destacan muy por encima de otros, aunque tampoco voy a negar que tengo mis favoritos: “Pastorale” de James M. Cain, donde una mujer y su amante planean el asesinato del marido de ella, una trama trillada y llena de clichés, pero que narrada por Cain toma otra dimensión.

Otro de mis favoritos es “Como un hueso en la garganta” de Lawrence Block, un relato sobre cómo el familiar de una mujer asesinada es manipulado por el propio asesino para conseguir su perdón. Me ha parecido sencillamente brutal, estremecedor, con un final contundente y es que éste es otro de los aspectos que tienen en común todos los relatos: sus finales son feroces.

En cualquier caso los relatos son variados no sólo en cuanto a su extensión, sino principalmente en cuanto a la variedad dentro de un mismo género, de forma que en “American Noir” encontramos tanto relatos rápidos y directos, como otros en los que el desarrollo es más lento y se presta más atención al perfil psicológico de los personajes.

Sin duda un libro imprescindible para los amantes del género, pero también para los que quieran iniciarse en él de la mejor forma posible como es a través de los grandes maestros de lo noir y con una antología que engloba gran variedad de tramas con crímenes, venganzas, adulterios, y de formas distintas de hacer un mismo género. Desde aquí os animo a ello.


Ficha técnica
Título: American Noir
Autor: Varios autores
Traductor: Enrique de Hériz
Editorial: Navona
Nº de páginas: 344
ISBN: 9788492840991

miércoles, 25 de marzo de 2015

Khïmera - César Pérez Gellida


Ya nos avisa el prólogo de "Khimera" que el autor parece haber viajado al futuro para conseguir plasmar lo que podría ser el mundo dentro de unos años y lo hace de una forma tan coherente y tan tangible que realmente llega a asustar, y es que no cabe duda de que la labor de documentación ha sido ingente y rigurosa. Distopía o no, "Khimera" nos muestra un futuro posible a poco que prestemos atención a las noticias que día tras día nos asaltan en los medios de comunicación. En esta novela, César Pérez Gellida nos acerca a lo que sería la vida tras la Guerra de Devastación Global, un conflicto que hunde sus raíces en 2021, cuando suníes y chiíes se enfrentan en la Guerra de la Media Luna. ¿De verdad a alguien le parece descabellado este enfrentamiento?

En 2054 el mundo no tiene fronteras, los cambios alcanzan niveles estructurales y geopolíticos consecuencia de un conflicto que ha hecho que ni siquiera la vieja democracia valga ya como modelo. Este mundo es gobernado por la Asamblea, servidora de las grandes corporaciones empresariales, enriquecidas tras construir lo que ellos mismos se encargaron de destruir. Y gobierna un mundo caótico, inmerso en una profunda crisis de valores, si no en una total ausencia de ellos. Un mundo en el que la fractura social es más patente que nunca.

"Khimera" nos lleva a un futuro en el que la sociedad ha avanzado tecnológica y científicamente, pero ha retrocedido años luz en humanidad, introduciendo el autor una crítica a esta sociedad actual que debemos replantearnos porque paso a paso puede conducirnos a lo que la novela nos cuenta. Por tomar un ejemplo, La Lupa, que a modo del Gran Hermano de Orwell todo lo controla en 2054. Queramos o no ya hay mucho de ello en nuestras vidas y lo hemos ido asumiendo poco a poco, como algo normal, sin pararnos a pensar en las consecuencias de unos avances que no sólo nos facilitan la vida sino que la controlan y la vuelven esclava sin que ni siquiera seamos plenamente conscientes de esa esclavitud a la que nos encaminamos y que tan fielmente refleja esta novela.

Del mismo modo, los actuales avances científicos a los que tan difícil es poner un límite, ya que sólo la ética de cada cual dicta hasta dónde sí y hasta dónde no, alcanzan su máximo exponente en este libro para mostrarnos que pueden llevarnos a un punto de no retorno tal y como nos lo dibuja César Pérez Gellida en esta lectura que nos enfrenta continuamente a nosotros mismos y nos plantea mil dilemas morales para los que no hay respuesta ni fácil ni correcta. "Khimera" es futurista, sí, pero no tiene porqué ser ciencia ficción, "Khimera" es un aviso, una advertencia a la que no debemos hacer oídos sordos.

César Pérez Gellida
Frente a ese futuro desolador, frente a ese mundo dominado por el transhumanismo y amenazado por la superpoblación, problema para el que algunos sólo ven una solución extrema: el genocidio social, no puede faltar una forma de resistencia y ese es hoy el Proyecto Khimera que representa la lucha infatigable por hacer un mundo mejor y más humano. Un proyecto que nació en los inicios de la guerra y que creó y desarrolló a los bogatyrí, el agente perfecto para cualquier servicio de inteligencia y que en 2054 se presenta como la mayor amenaza para la Asamblea. Él es la única y última esperanza de cambiar el orden establecido.

En búsqueda del último bogatyr distintos personajes con variados motivos viajarán hacia un mismo lugar, Lukomorie, una de las últimas estaciones Khimera. El autor nos llevará al borde del infarto saltando de un grupo a otro e iremos conociendo al variado elenco de “Khimera”, una novela en la que lo importante no son los personajes por lo que el autor los perfila en su justa medida, sin descuidar los detalles, pero ni más ni menos de lo necesario para situarlos en una trama que es lo que realmente importa.

Los que conocimos a César Pérez Gellida con su trilogía Versos, canciones y trocitos de carne sin duda lo reconoceremos en la prosa vibrante y el ritmo trepidante que imperan en "Khimera". Sí, sin duda hay un “estilo Gellida” y es éste en el que la maestría del autor torna las descripciones en imágenes que pueden llegar a poner los pelos de punta al lector. También forma parte de su estilo esa música que de una forma u otra está presente en sus novelas y es que "Khimera" se arma sobre los cuatro movimientos que componen la estructura de una sinfonía y como en ella los distintos tempos van marcando el ritmo por el que el lector avanza.

Tras un primer movimiento que exige una lectura pausada y que nos prepara para lo que vendrá, el autor desgrana una narración controlada, con un ritmo medido que se torna vertiginoso y que aún así exige calma al lector, calma para empaparse de todo lo que quiere transmitirnos, de todo aquello sobre lo que el autor quiere avisarnos porque con él nada es casual. El lector tiene que controlarse y esto es difícil de tan profundamente que cala "Khimera", pero es necesario si se quiere llegar hasta el fondo de una novela que va mucho más allá del mero entretenimiento. "Khimera" no es una novela fácil de leer, es una novela exigente con el lector porque requiere una atención especial a los detalles, una exigencia que sin duda alguna tendrá su recompensa.

Si el primer movimiento nos retrotrae al pasado, el segundo y tercero seguirán una narración lineal que cambiará en el cuarto, cuando a 100 páginas de terminar el libro el autor dará un salto para desvelarnos el desenlace y desde allí ir retrocediendo. Una apuesta sin duda arriesgada que lejos de confundir al lector o de hacer que pierda algo de interés al conocer el final, tiene justo el efecto contrario haciendo que las páginas vuelen, el libro se pegue a tus manos y avances lleno de emoción debatiéndote entre llegar a la última página y no querer terminar aún. Porque el lector quizás aún no sea consciente de que "Khimera" no acaba cuando cierras el libro, "Khimera" se queda dentro, "Khimera" da vueltas en tu cabeza una vez y otra más y así… ¿hasta cuándo?

"Khimera" es una sinfonía que envuelve una leyenda sobre la eterna lucha entre el bien y el mal. Y César Pérez Gellida dirige esta sinfonía con mano y pluma firmes para que la disfruten incluso aquellos que, como yo, huyen de géneros futuristas. "Khimera" es una novela redonda, una obra audaz y ambiciosa con la que el autor nos demuestra que ha crecido y que vino para quedarse en el panorama literario, pero que sobre todo demuestra que los buenos escritores hacen buena literatura con cualquier tema, porque no hay géneros cuando detrás de un libro hay un gran autor.


Ficha técnica
Título: Khïmera
Autor: César Pérez Gellida
Editorial: Suma de Letras
Nº de páginas: 536
ISBN: 9788583658390

lunes, 23 de marzo de 2015

Esta semana leo... #84


Esta semana estoy leyendo "La saga de los longevos" y como muchos habréis leído en mis comentarios en Twitter no está siendo lo que esperaba. La idea me parece fantástica, y aunque ahora que llevo casi un 70% del libro leído la cosa ha cambiado bastante, hasta más de la mitad su lectura se me hizo muy pesada, con demasiadas páginas que poco o nada aportaban ya que era dar vueltas y vueltas a los mismo y que me parecían simplemente de relleno para hacer un libro más gordo. Como os digo ahora ha cambiado y alguna cosa más está pasando, pero continúo con mi impresión de que se ha metido demasiada paja y aun cuando el libro, la historia que cuenta, es realmente interesante, esto hará que mi valoración final no sea la esperada.

El inicio de esta semana va a ser bastante complicado pero aún así no creo que me dure más allá de mañana o pasado como mucho, momento en el que elegiré nueva lectura pendiente todavía de decidir, aunque el recién llegado "Golowin" tiene muchos números para resultar elegido.

Y vosotros ¿qué leéis?


SORTEOS

Adivina quien lee sortea un ejemplar de "La pintora de estrellas". Bases aquí.



domingo, 22 de marzo de 2015

Leemos El Quijote - 2ª parte: Capítulos V, VI, VII y VIII


Capítulo V: De la discreta y graciosa plática que pasó entre Sancho Panza y su mujer Teresa Panza, y otros sucesos dignos de felice recordación.

Comienza el capítulo mofándose un poco Cervantes de Sancho ya que comenta que cuando el traductor se puso manos a la obra con este capítulo no pudo sino pensar que se trataba de un texto apócrifo de tan bien y de forma tan culta que habla Sancho en él.

Se centra el capítulo en la discusión que tienen Sancho y su mujer cuando éste le comunica que se marcha de nuevo con don Quijote y que por fin conseguirá su ínsula y podrá así casar a su hija con un duque o un marqués, cosa a la que se opone su mujer ya que opina que su hija ha de casarse con un igual y así discuten y discuten sin llegar a entendimiento alguno.


Capítulo VI: De lo que pasó a don Quijote con su sobrina y con su ama, y es uno de los más importantes capítulos de toda la historia.

El ama y la sobrina sospechan que don Quijote va a volver a las andadas e intentan convencerlo para que se quede en casa. Intenta primero el ama convencerlo de que no todos los caballeros han de ser andantes, sino que muchos lo son en la corte del rey, a lo que responde él con un largo discurso sobre las diferencias entre caballeros andantes y cortesanos.

Lo intenta después la sobrina censurando los libros de caballerías y poniendo en duda que se pueda ser caballero siendo pobre a lo que don Quijote vuelve a contestar con un nuevo discurso, esta vez sobre linajes. En ello están cuando Sancho Panza llama a la puerta para reunirse con su señor.


Capítulo VII: De lo que pasó don Quijote con su escudero con otros sucesos famosísimos.

Sancho quiere salario, que está muy bien eso de prometer ínsulas, pero su mujer exige una paga contante y sonante y esto le sienta muy mal a don Quijote que decide entonces prescindir de su buen escudero aduciendo que muchos habrá deseosos de acompañarle sin necesidad de recibir pago alguno.

Y en estas aparece por allí el bachiller Sansón Carrasco y como escudero se ofrece. Ya veremos qué trama porque precisamente a él es quien había acudido el ama a pedir ayuda para evitar una tercera salida que finalmente sí se produce después de echar marcha atrás Sancho Panza en sus pretensiones económicas.


Capítulo VIII: Donde se cuenta lo que le sucedió a don Quijote yendo a ver a su señora Dulcinea del Toboso.

Y ya están de nuevo en camino, esta vez dirección al Toboso donde don Quijote pretende recibir la bendición de Dulcinea. No hay nada como cabalgar el uno al lado del otro para iniciar una de esas conversaciones a las que tan acostumbrados nos tienen y en las que dejan patente sus distintas formas de ver el mundo, uno el real y otro el imaginario. Y así, son muchos los temas que tratan entre ellos la envidia y la fama.