22 de mayo de 2019

Antes de los años terribles - Víctor del Árbol


Desde que leí Respirar por la herida tuve claro que Víctor del Árbol era uno de esos autores de los que leería todo lo que publicara, sin importarme ni el tema, ni el género, ni nada de nada. Y aclaro esto porque probablemente su última novela yo no la habría leído si no fuera suya. No lo voy a negar, leer sobre niños soldado no me apetecía en absoluto, en general las historias de niños no me resultan atractivas, las ambientaciones en África tampoco… En fin, una sinopsis con todas las papeletas para que yo rechazara la lectura, pero el autor me tiene ganada y menos mal porque de lo contrario me habría perdido no solo una gran historia, sino también una gran lección de vida. Hoy os hablo de Antes de los años terribles.

Sinopsis 


Tras años de brutalidad y crueldad y siendo poco más que un niño, Isaías Yoweri consiguió llegar a España y dejar atrás el horror vivido en su país natal, Uganda. Pero cuando todo parece lejano, al menos en el tiempo y en la distancia física, recibe la visita de un compatriota que le pedirá que regrese para participar en unas conferencias sobre la reconciliación que se van a celebrar próximamente. A pesar de su reticencia inicia, Isaías accede y emprende el camino hacia todo aquello que un día dejó atrás.

Y poco más se debe decir sobre una novela cuya lectura me ha dejado total y absolutamente conmocionada. Incapaz de una reacción clara cuando cerré sus páginas. Fueron mil y una emociones las que me acompañaron mientras leía, fueron muchos los momentos de lectura en los que la única salida que tuve fue parar, respirar, cerrar los ojos y respirar de nuevo. Leí las últimas páginas despacio, muy despacio, releyendo, alargando el instante de ponerle fin, pero solo ese fin, digamos físico, de cerrar un libro porque, ahora lo sé, Antes de los años terribles es una de esas historias que nunca tendrán un final en mi corazón porque tras cerrarlo y colocarlo en su lugar en la estantería, tras superar aquella conmoción inicial que me impidió dormir aquella noche que creía haberme despedido de Isaías, siento que no solo vive en mí, él y tantos otros niños a los que se les roba la infancia cada día de mil y una formas, sino que crece, evoluciona y se expande en mí y es que, aunque quisiera olvidar a Isaías, aunque quisiera olvidar el horror leído y pasar página, Antes de los años terribles ha abierto una brecha que siempre permanecerá ahí.

Independientemente del género en el que hayamos encuadrado hasta ahora a Víctor del Árbol todas sus novelas tienen un denominador común y son esos personajes llenos de profundidad que nos invitan a mil y una reflexiones, pero hoy no quiero hablaros ni de la prosa ni del estilo del autor, no quiero hablaros de sus personajes, ni de recursos literarios, ni de tensión narrativa. Hoy realmente me gustaría tener la capacidad suficiente para transmitir lo que ha supuesto esta lectura, pero lo cierto es que tampoco lo voy a intentar, cualquier tentativa sería infructuosa y no haría justicia a una gran novela que va mucho más allá de todo eso. Antes de los años terribles Isaías Yoweri era un niño feliz y, aunque él es un personaje ficticio, su historia no lo es y no solo no lo es, sino que ocurre ante la, si no indiferencia, sí la inacción de todos. Y es tan real como lo es la historia de los miles de niños que cada día, a la fuerza, se convierten en adultos, y no es algo que solo esté ocurriendo con los niños soldado en África, porque se destrozan infancias todos los días y mucho más cerca de nosotros que un lejano país al que la mayoría solo conocemos por los libros de texto en su momento y por las terribles noticias que desde la televisión nos amargan una comida o una cena para, después, volver a nuestra vida como si tal cosa.

¡Qué lectura tan dolorosa! Estaréis pensando y, sin duda, acertáis. Más de uno por esa razón la estaréis descartando y en eso no acertaréis. Antes de los años terribles es una historia dura, cruel, brutal… pero como os decía al principio, es también una lección de vida que, a mí personalmente, a pesar de su sabor agrio, me deja un mensaje de esperanza gracias a esos que no se rinden nunca ante ninguna adversidad. No os la perdáis.







20 comentarios:

  1. Aun no he leído nada de Víctor, pero por el momento tampoco me animo ^^

    ResponderEliminar
  2. Las historias duras, crueles,... sobre niños no me gusta leerlas, lo paso mal, pero es verdad que Víctor escribe muy bien y solo por eso le daría una oportunidad.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Si no hubiese leído ya la novela después de tu reseña me hubiera lanzado a ella. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Ya sabes que también me ha gustado. Me ha hecho gracia lo que comentas de la lectura dolorosa y que parece que estemos recomendando una tortura para el lector, te lo comento porque yo también he puesto algo similar en mi reseña y a veces me parece que este autor es de los más difíciles de reseñar aunque nos encante, es complicado hacer atractiva la lectura, pero mucho no solo leemos para entretenernos ¿verdad? también leemos para sentir y con las novelas de Víctor se siente siempre.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. No me la pienso perder! Las lecturas de Víctor siempre duelen, pero no se pueden dejar pasar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Paso por aquí cuando termine de leerla que estoy en plena acción. Vaya historia más dura.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. No sé si he hecho bien en leerte, lo tengo ya en la mesita y soy muy influenciable, no te digo más que voy a cenar salmón porque lo he visto en un anuncio 😂😂😂
    Voy a tener que ponerme mala mañana para no ir a trabajar y leerlo de un tirón 🤗

    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
  8. Las novelas de Víctor son para leer sin prisas, deleitándote con cada frase y más aun si la historia es tan dolorosa como comentas. La voy a leer en breve y espero disfrutarla tanto como tu. Besos

    ResponderEliminar
  9. Hola, Manuela. Qué ganas de leer la novela. No nos la perderemos...

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Me pasa igual con Víctor, leería cualquier cosa...y de hecho, este tema también me costaría en otro autor y sin embargo me muero de ganas de leerlo. Acabaré por hacerlo fijo ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
  11. Me dejó devastada... Muy buena reseña
    Besos

    ResponderEliminar
  12. La tengo pendiente. Me apetece mucho pero quiero encontrar el momento justo para leerla :D

    ResponderEliminar
  13. No te leo que la quiero leer pronto. Vuelvo cuando lo haya hecho a comparar impresiones
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Justo estoy con ella. Cuando la termine volveré.

    ResponderEliminar
  15. Apenas acabo de comenzar a leerlo, pero desde el principio ya estoy notando que no será una lectura agradable, por el tema, pero sí necesaria. Que buen escritor que es Víctor del Árbol.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Yo la llevo a la mitad, así que te leo en trasversal. Besos

    ResponderEliminar
  17. Pues como comentaba en otra reseña, lo leeré, pero todavía no, que no es el momento teniendo en cuenta que sé cómo lo voy a pasar. Un beso!

    ResponderEliminar
  18. Yo acabo de ser papá y creo que esta novela me ha impactado muchísimo más... es muy dura, te pones en la piel de Isaias y no dejas de sufrir... yo también leí las últimas páginas despacio y varias veces... y yo también la sigo digiriendo... un novelón!!!! Como todo lo que escribe Víctor del Árbol.

    ResponderEliminar
  19. La he terminado este fin de semana y coincido contigo en impresiones, brutal y conmovedora a partes iguales, me ha gustado mucho, este hombre bo tiene techo y con cada novela se supera.
    Un beso

    ResponderEliminar
  20. Parece una lectura muy dura. Hace tiempo que leí una novela del autor y me gustó muchísimo su estilo.
    Esta me la apunto para el futuro.

    Un saludo

    ResponderEliminar

¡ Gracias por tu comentario !

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...