23 de septiembre de 2015

La lengua de los secretos - Martín Abrisketa


Tenía muchas ganas de leer “La lengua de los secretos”. Ya sabéis que la temática de la Guerra Civil es de mis favoritas en literatura y son novelas que normalmente disfruto muchísimo. Ésta, además, tenía el aliciente de estar contando desde la voz de un niño, lo cual le daba un toque distinto que me atraía. Lamentablemente no he disfrutado con su lectura. Hoy os cuento el porqué.


SINOPSIS

Martintxo nació en un queso: su Arrigorriaga natal estaba perforada por las minas que llevaron a tanta gente a trabajar a una tierra donde sus habitantes aún cuidaban vacas y hablaban «la lengua de los secretos». Siendo aún niño, ve también cómo la guerra perfora su pueblo con las bombas de los pilotos alemanes. Tras separarse de sus padres, debe ponerse al frente de sus tres hermanos y huir de la devastación; primero a Santander y más adelante a un pueblecito de los Alpes franceses, ya como «niños de guerra».
La lengua de los secretos es una novela conmovedora y a la vez mágica, capaz de envolvernos en la sensibilidad de un niño travieso y muy valiente, que se ve obligado a proteger a sus hermanos y a luchar contra la barbarie de la guerra con la imaginación y los sueños como única arma.


EL AUTOR

Martín Abrisketa nace en Bilbao en 1967. Cursa estudios de Periodismo y Realización Audiovisual y comienza su carrera profesional como redactor de prensa. Posteriormente da el salto a la televisión, primero como guionista y luego como reportero gráfico. Cree entonces que con una cámara al hombro es feliz. Sin embargo, en enero de 2011 una necesidad interior le empuja a escribir de nuevo, esta vez una novela. Tiene algo importante que contar.


MI OPINIÓN

En “La lengua de los secretos” Martín Abrisketa nos cuenta la infancia de su padre, Martintxo, y de los hermanos de éste. Junto a sus padres vivían en Arrigorriaga, muy cerquita de Bilbao, y llevaban la vida normal de la época en un caserío. Una vida y una infancia que se vieron truncadas por la Guerra Civil que les obligó a abandonar su hogar y que les separó de sus padres. Una guerra que terminó llevándoles hasta un pequeño pueblecito francés como a tantos otros niños de la guerra.

Es difícil escribir desde el punto de vista de un niño y resultar creíble. En este caso a mí me ha resultado excesivamente forzada la voz de ese niño, demasiado inconsciente a veces para vivir lo que estaba viviendo. Con excesiva fantasía, quizá como una forma de huir del horror que le rodeaba. Martintxo se me ha antojado pueril en demasiadas ocasiones, tanto que a veces me impedía ver en las páginas de esta novela el drama que es la guerra para cualquiera y especialmente para unos niños que se ven separados de sus padres, porque la narración me llevaba más por el camino de la imaginación de Martinxo que por lo que realmente estaba viviendo junto a sus hermanos.  Y  no es que Martintxo no sufra, desde luego que lo hace, pero ve o quiere ver aventuras en todas partes. Sus hermanos, algunos más pequeños que él, me han resultado infinitamente más maduros. Entiendo que un niño eche mano de la fantasía para huir de la tragedia que le ha tocado en suerte, pero en este caso me ha parecido excesivo y la lectura realmente no me ha transmitido que fuera un recurso de huida, simplemente es algo que quiero pensar como una forma de explicar su actitud.

La mayoría de los capítulos se dedican a contarnos esta historia, aunque se intercalan de vez en cuando otros, llamados capítulos bis, en los que el propio autor nos habla de la relación con su padre y de cómo está siendo el proceso de escribir este libro que vive como una auténtica necesidad. “La lengua de los secretos” es una novela llena de emociones de principio a fin. Tanto en los capítulos que nos narran lo que vivieron Martinxo y sus hermanos, como aquellos en los que el autor nos habla de él mismo y de su familia. Supongo que no puede ser de otra manera, siendo ésta la historia que es, por lo que esas emociones son muy personales, la implicación del autor es tal que me ha resultado arrolladora, llevándose por delante por mis propias emociones porque casi parecía querer dirigir, intencionadamente o no, lo que yo debía sentir en cada momento. Es difícil de explicar, porque el libro me ha emocionado en muchos momentos, pero es como si no hubiera sido una emoción libre.

Hay algunos momentos realmente hermosos en este libro. Momentos que a pesar de la dureza de lo contado muestran una inmensa ternura. La narración, además, es amena y fluida por lo que se lee con facilidad, llena de magia en muchas ocasiones, pero a pesar de todo ello a mí no ha conseguido convencerme este libro. Y como siempre os digo cuando esto me ocurre, sobre todo teniendo en cuenta que la novela ha cosechado muy buenas opiniones, os sugiero que antes de descartarla veáis otras reseñas de quienes sí han disfrutado con esta lectura.





25 comentarios:

  1. a mí los personajes me convencieron más que a tí. Me dejé llevar por las emociones y la verdad en este aspecto ni había reparado. Lo único que me sobró en este libro fue las excesivas onomatopeyas que hay en él.

    ResponderEliminar
  2. Es cierto que una historia contada por un niño,es difícil hacer que sea creíble, aunque yo tengo buenas esperiencias en ese sentido con "Un hijo" y "El lector de Julio Verne", así es que no descarto su lectura.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Ya he visto otras reseñas que coinciden con la tuya, de ahí que la descartase hace tiempo.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Si cae en mis manos lo leeré. Un besote

    ResponderEliminar
  5. La historia me gusta pero que a veces la narración del niño resulte forzada...eso y que ultimamente me cansa ya eso...
    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Gracias por la reseña. Me parece que esta vez lo dejaré pasar.
    Besos =)

    ResponderEliminar
  7. Pues ya veremos. A mi la historia me atrae y no sé si tendría las mismas impresiones. En cualquier caso bajo un poco las expectativas para no estrellarme.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. A mí también me gusta la temática de la guerra civil, así que apuntado queda.
    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  9. Pues no sé, no me apetecía demasiado, y ahora, leyéndote y sabiendo que la voz del niño no está demasiado bien resuelta, sigue sin convencerme.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Desde que la vi no me entusiasmó y por lo que estoy leyendo no termina de encajaros a los que lo leéis. Sigo sin animarme, y por lo que intuyo no es una lectura que vaya a leer.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. A mi me lo ofrecieron pero no me llegó nunca. No tengo claro que me hubiera gustado, ya sabes yo y las emociones. Besos.

    ResponderEliminar
  12. Pues vengo de una recomendación de otro libro ambientado en la Guerra Civil, pero eso no me impide que me hubiera anotado este, pero... no me gusta que me lleven de la mano por las emociones que provoca un libro. Entiendo esa sensación que dices y no me gusta ni a la hora de leer ni a la hora de vivir, así que de momento sigo de largo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Pues yo me lo apunto a pesar de todos los peros, que creo que puede gustarme. La temática ya me gusta y, hasta ahora, he tenido suerte con los libros que he leído desde el punto de vista de un niño.

    bsos!

    ResponderEliminar
  14. Pues esperaba tu opinión porque la tenía fichada de vela por ahí, de momento no me convence pero como tú dices esperaré a ver algo más.
    Gracias por tu sincera opinión guapa! Un beso

    ResponderEliminar
  15. Es un libro en el que ya me había fijado porque la temática me gusta. Pero que la voz del niño no resulte demasiado creíble... No lo descarto, pero voy a bajar mis expectativas, por si acaso.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  16. A pesar de sus peros a mi me atrae esta historia porque como a ti me arte mucho conocer historias y experiencias de la guerra civil

    ResponderEliminar
  17. A pesar de sus peros a mi me atrae esta historia porque como a ti me arte mucho conocer historias y experiencias de la guerra civil

    ResponderEliminar
  18. Yo no tengo nada más que mirar. Me fío de tu criterio al 100%.
    Besos,

    ResponderEliminar
  19. Pues me convenció más que a ti. Entendí a Martinxo porque en todo momento creí que se había montado su propio cuento de hadas para dar explicación a su vida y no mirar de cara al horror.
    Un besazo guapa

    ResponderEliminar
  20. Pues, ya veo, como me dijiste el otro día, que este libro no te ha convencido demasiado. Es una pena, sobre todo si es un tema que te gusta. Yo, sin embargo, me llevé un gran sorpresa con "Donde brotan las violetas". Si te decides a leerlo, ya compararemos impresiones, ;D. Abrazos.

    ResponderEliminar
  21. Esta novela se ha colado en la lista de las más vendidas en las últimas semanas y le había echado el ojo. Ahora tu reseña me devuelve a la realidad y me anima a rebajar expectativas. ¡Gracias!

    Un besito.

    ResponderEliminar
  22. Jooo.. qué pena ese enfoque más ejecutado.. La verdad es que no estoy segura si he leído algo así en la voz de un niño, ahora no lo recuerdo pero me suena que sí... Una lástima la verdad porque de entrada el libro me tentaba. Besos.

    ResponderEliminar
  23. Pues aún así, la verdad es que no me importaría leerla =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  24. Pues ante la duda, miraré más opiniones. En su día es verdad que me llamó la atención, pero luego se me pasó, no lo descarto de todas formas. Un beso!

    ResponderEliminar
  25. No se si uno puede enamorarse de un libro, pero es mi caso cuando me refiero al libro de Martin Abrisketa "La lengua de los secretos". Reconstruyendo las vivencias de su padre y sus hermanos cuando eran niños, durante la guerra civil, el autor tiene el don de meterse en las emociones de la infancia. Es un texto que habla directamente al corazón y que emociona a cada paso. Lector, te va a conmover la riqueza de imaginación del héroe-niño Martintxo. Es su manera de huir de la cruda realidad de la guerra civil, siempre bailando en la cuerda floja que separa la realidad del sueño que le hace sobrevivir y transmitir fuerza a sus hermanos. Como por arte de magia, el autor te invita a compartir la tristeza de esta época con la ternura y la esperanza propios de la infancia. Recomiendo su lectura. Una vez mas, el autor nos enseña que si un poco de sueño puede ser maligno, lo que puede curar al soñador, no es menos de sueño, es mas sueño todavía, es el sueño entero.

    ResponderEliminar

¡ Gracias por tu comentario !