8 de septiembre de 2012

Misión olvido (María Dueñas)

"A veces la vida se nos cae a los pies con el peso y el frío de una bola de plomo.
Así lo sentí al abrir la puerta la puerta del despacho. Tan próximo, tan cálido, tan mío. Antes.
Y, sin embargo, a simple vista, no había motivo para la desazón. Todo permanecía tal y como yo misma lo había dejado. Las estanterías cargadas de libros, el panel de corcho repleto de horarios y avisos. Carpetas, archivadores, carteles de viejas exposiciones, sobres a mi nombre. El calendario congelado dos meses atrás, julio de 1.999. Todo se mantenía intacto en aquel espacio que durante catorce años había sido mi refugio, el reducto que curso a curso acogía a manadas de estudiantes perdidos en dudas, reclamos y anhelos. Todo seguía, en definitiva, igual que siempre. Lo único que había cambiado eran los puntales que me sostenían. De arriba abajo, en canal."
Así comienza el tan esperado segundo libro de María Dueñas tras su gran éxito de ventas con "El tiempo entre costuras" y que salió a la venta el pasado 28 de agosto con una impresionante campaña de marketing a su alrededor. 

Tenía muchas ganas de leerlo ya que "El tiempo entre costuras" me pareció, en general, un libro entretenido y a pesar de que en un momento determinado parece que a la autora el libro se le va de las manos y no sabe qué hacer con él, convirtiéndose a ratos en un triste folletín, lo achaqué al hecho de ser una autora novel que aún así parecía prometer mucho en cuanto cogiera oficio, por lo que comencé con muchas ganas esta historia de una mujer a la cual el mundo se le ha venido abajo y se ha quedado suspendida en una realidad de la que necesita huir por culpa de un hombre... Prácticamente el mismo comienzo que "El tiempo..." aunque ni las protagonistas ni las novelas tienen nada más en común.

En "Misión olvido" la narración salta del presente al pasado, de los Estados Unidos de 1999 a la España franquista de los últimos años 50, alternando la primera persona en la voz de Blanca Perea para el primer caso y la tercera persona para el segundo. La autora utiliza un lenguaje sencillo, una prosa pausada que no por ello deja de ser amena aunque sólo lo sea en ocasiones ya que no consigue mantener un ritmo estable. 

El personaje principal, Blanca Perea, no acaba de estar bien definido o sencillamente es gris, plano, no te deja identificarte con ella. En cambio el otro gran protagonista, Daniel Carter, está lleno de vida y es fácil cogerle cariño y visualizarlo tanto recorriendo la España del pasado como desenvolviéndose en un campus californiano de 1999. De los secundarios cuyas vidas giran alrededor de los protagonistas indiscutibles, me gustaría destacar a Rebecca, personaje entrañable, lleno de vida y amiga que cualquiera querría tener a su lado.

He encontrado una notable diferencia entre los dos hilos conductores de la novela, entre el presente y el pasado. Y es que la historia de Blanca Perea, salvo momentos muy puntuales, me ha resultado anodina , totalmente carente de interés, una historia como tantas de vida rota pero sin nada nuevo que aportar. En cambio, el periplo del joven Daniel Carter que llega a España a finales de los años 50 a estudiar me ha atrapado sin remedio. Ver con sus ojos esa España nuestra y el choque entre su forma de entender la vida, frente a la mentalidad del español de entonces ha sido muy interesante. Como también lo ha sido la descripción del asentamiento de los primeros americanos de la U.S Navy en nuestro país, concretamente en Cartagena, y el contraste entre su consumismo y nuestra precariedad. A pesar de ello debo decir que hay algún pasaje en esta aventura del joven Carter en el que María Dueñas vuelve a pintarnos un folletín no sólo poco creíble sino digno de cualquier telenovela.

Un punto que quiero destacar es la narración que capítulo a capítulo se nos va haciendo de esas Misiones con las que los monjes franciscanos españoles, a pie y en mulas, emprendieron la hispanización y cristianización de la Alta California, comenzando en el s. XVIII con la fundación de San Diego de Alcalá  y culminando con la de San Francisco Solano en el s. XIX. Trazando así el llamado Camino Real cuyo recorrido paralelo a la costa une las veintiuna misiones que fundaron. Me ha parecido francamente interesante esta parte de nuestra historia que aunque todos conozcamos, yo al menos la tenia archivada en algún lugar recóndito de mi memoria y que gracias a esta novela he rescatado haciendo que busque más información sobre esa California tan alejada de las playas, el sol y los flamantes actores que a todos se nos vienen a la cabeza cuando hablamos de este estado norteamericano.

En resumen debo decir que no me atrevo a recomendar su lectura de forma muy entusiasta ya que como he comentado los altibajos en la narración han sido constantes y ha llegado un momento en el que sólo quería acabar el libro para empezar con el siguiente. Es de esos libros de aprobado justito ya que ni siquiera consiguen siempre entretener y me da pena porque esperaba mucho más de esta segunda novela de María Dueñas.






8 comentarios:

  1. me gustan tus reseñas manuela otra vez MAGNIFICA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cris !!! Qué alegría verte por aquí. Muchísimas gracias

      Eliminar
  2. andrea revuelta09 noviembre, 2012

    Acabo de empezar con este libro y la verdad es que me está gustando, pero tu reseña me ha dado un poco de "miedo". Ya te contaré con qué sensación termino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Andrea ya sabes que cada uno es un mundo y en gusto literario no iba a ser distinto. Además, apenas he leído una mala critica a este libro así que debo ser yo la "rara" jeje. En cualquier caso aquí te esperamos para que nos cuentes cuando termines y mientras...disfruta de la lectura !!!

      Eliminar
    2. Manuela, una vez terminado Misión Olvido debo decirte que me ha encantado.

      Eliminar
    3. Andrea Revuelta27 noviembre, 2012

      Perdón, el comentario anterior es mío, soy Andrea Revuelta

      Eliminar
    4. Andrea me alegro de veras !

      Eliminar
  3. Manuela: Creo que eres la primer persona que describe El tiempo entre costuras, como yo también lo he visto. Porque está autora tiene tanta propaganda y prestigio ? Realmente hay tantas novelas ambientadas en la Guerra Civil o en la post guerra que son excelentes, que no entiendo muy bien porque se ha dado semejante trascendencia a El tiempo entre costuras. Respecto a Misión olvido, acuerdo totalmente con tu reseña, un libro totalmente olvidable.

    ResponderEliminar

¡ Gracias por tu comentario !