30 de septiembre de 2016

Me llamo Lucy Barton - Elizabeth Strout


Cuando la editorial Domo me ofreció leer este libro aún faltaba algún tiempo para su publicación y yo me encontraba tumbada a la orilla del mar disfrutando de mis vacaciones, pero no lo dudé. Su sinopsis me atrajo desde el primer momento y su autora parecía garantía de que me encontraría ante una gran novela y así ha sido. Hoy os hablo de “Me llamo Lucy Barton”.

Sinopsis


En una habitación de hospital en pleno centro de Manhattan, delante del iluminado edificio Chrysler, cuyo perfil se recorta al otro lado de la ventana, dos mujeres hablan sin descanso durante cinco días y cinco noches. Hace muchos años que no se ven, pero el flujo de su conversación parece capaz de detener el tiempo y silenciar el ruido ensordecedor de todo lo que no se dice. En esa habitación de hospital, durante cinco días y cinco noches, las dos mujeres son en realidad algo muy antiguo, peligroso e intenso: una madre y una hija que recuerdan lo mucho que se aman.

La autora


Elizabeth Strout nació en Maine, pero desde hace años reside en Nueva York. Es la autora de Olive Kitteridge, novela por la que obtuvo el Premio Pulitzer y el Premi Llibreter, Los hermanos Burgess, Abide with Me y de Amy e Isabelle, que fue galardonada con el Art Seidenbaum Award de Los Angeles Times a la primera obra de ficción y el Heartland Prize del Chicago Tribune. También ha sido finalista del Premio PEN/Faulkner y el Premio Orange de Inglaterra. Sus relatos se han publicado en varias revistas, como The New Yorker y O, The Oprah Magazine.

Mi opinión


Lucy echa la vista atrás para rememorar las semanas que, a mediados de los ochenta, pasó en el hospital. Lo que en principio era una dolencia de apéndice terminó complicándose y Lucy, madre de dos hijas pequeñas y con un marido ausente pues odia los hospitales, pasa los días sola entre las cuatro paredes de la habitación hasta que recibe la visita de su madre con quien apenas tiene relación desde hace años. Esta visita y los días que pasará con ella servirán para que la protagonista comience una narración retrospectiva que nos llevará hasta su infancia y juventud.  Los dimes y diretes sobre los que antaño fueron los vecinos de Lucy y que hoy lo siguen siendo de su madre, servirán para que rememore su difícil niñez en una familia pobre en la que siempre faltó, además de lo material, el cariño y el amor que se le presupone a todos los padres.

Elizabeth Strout
De esta forma, por los pensamientos de Lucy volverán a desfilar las burlas en el colegio, la crueldad de los otros niños e incluso de los profesores, pero también sabremos cómo destacó desde el principio  en los estudios y cómo con su esfuerzo y tesón dejó atrás todo aquello y fue superando, poco a poco, sus complejos. Pero ¿qué ocurre con la necesidad de amor que tiene una niña? ¿Qué ocurre con las carencias de quien ha crecido sin un abrazo, sin un beso, sin una caricia de su madre? ¿Se supera con el mismo esfuerzo y el mismo tesón? ¿Se sustituyen los besos y caricias maternales por otros? ¿Se perdona? ¿Se sigue queriendo, a pesar de todo, a esa madre?

Lucy Barton será la protagonista narradora que en primera persona se encargará de ir dándonos las respuestas. Todo un acierto en este tipo de novela la elección del narrador ya que su cercanía nos permitirá ponernos en su piel y pensar y sentir como ella. Son pocos los diálogos en una novela en la que predomina la narración y en la que los silencios juegan un papel más importante a veces que las palabras. Pero de cualquier modo la visión que siempre tendremos será la de Lucy por lo que es su versión subjetiva la que impera en una novela que sorprende por su tono sencillo que queda claramente expuesto cuando narra los recuerdos más duros y dolorosos de la vida de Lucy. Una sencillez narrativa que encierra la gran dificultad que ha debido suponer para la autora construir una novela con ese tono en la que se nos habla de soledad, de marginación, de dolor, de perdón, de relaciones paterno filiales, de superación, de lucha… y, por encima de todo, de amor y de vida.

Lucy es sin duda una gran protagonista. Sensible y fuerte, es una mujer luchadora que a pesar de su éxito profesional como escritora, sigue buscando su lugar en el mundo y sigue, en ocasiones, siendo la niña necesitada de amor que creció en un pequeño pueblo de Illinois. La mujer adulta que está hospitalizada  se torna en esa niña cuando su madre llega para pasar unos días con ella y vive esos días como la oportunidad que quizá nunca se vuelva presentar de derribar barreras, de abrir su corazón, de intentar que también su madre abra el suyo. La oportunidad para ambas de decir lo que nunca dijeron, de recuperar los abrazos y los besos que se quedaron para siempre atrapados en la pobreza y la violencia de un hogar en el que unos niños nunca pudieron serlo.

Que la aprovechen o no está en las manos de ambas porque cuentas pendientes tienen las dos y así “Me llamo Lucy Barton” nos pasea por esos silencios de los que os hablaba, silencios que gritan más que mil palabras, nos pasea por las miradas, por los gestos y nos impregna del canto al amor y a la vida que es toda la novela. Lo más nimio sirve para poner de relieve la sensibilidad que derrocha la autora en la novela porque cotillear sobre los vecinos como si ayer mismo madre e hija hubieran estado sentadas en la cocina de casa tomando un café, en lugar de haber transcurrido años sin casi contacto, solo alguno telefónico, es también una forma de decir te quiero. Y el haber atravesado varios estados sola, una mujer que nunca ha salido de su casa, para estar a pie de cama, sin dormir, en la habitación de un frío hospital, es dar todos los abrazos y mimos para los que nunca es tarde.

Esta novela sin duda podría leerse como una simple sucesión de anécdotas que madre e hija traen a la memoria. Podría leerse como el relato de una de tantas infancias dolorosas. Sus capítulos cortos y su fluidez narrativa propician, para un lector poco interesado en el trasfondo que se puede encontrar en la buena literatura, una lectura sin detenimiento, pero eso sería quedarse en la superficie de una novela que rebosa emoción y sensibilidad y sería perderse el verdadero valor de esta pequeña joya.

En definitiva, “Me llamo Lucy Barton” es una novela intensa y llena de sensibilidad que dentro de su sencillez esconde mucho más de lo que aparenta. Una narración dura e intimista que me ha conquistado, que me ha calado hondo y que no dudo en recomendar a todos aquellos que disfrutéis con las historias cargadas de emociones.


Ficha técnica

29 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho la sutileza al narrar. Y por otro lado que Lucy no reproche a su madre. Hubiese sido lo más fácil hacer una novela cargada de ellas.

    ResponderEliminar
  2. Qué te voy a contar que tu no sepas?? Emocionante al máximo :)

    Bs.

    ResponderEliminar
  3. Te ha quedado una reseña preciosa

    ResponderEliminar
  4. Me sigo resistiendo a este libro, por más que todos lo elogiéis con fantásticas reseñas. Algo tiene que no me llama en absoluto.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  5. Lo tengo pendiente, lo leeré muy pronto ^^

    ResponderEliminar
  6. Llevo tiempo pensando leerla pues son varias las críticas que, como la tuya, hablan muy bien de ella. Ahora bien esta reseña que has hecho, Manuela, te ha quedado fantástica. Contagias el deseo de leer a quien la lea. ¡Un bravo por ello!
    La voy a adelantar algunos puestos en la lista de pendientes pues en general a mí la lnarrativa contemporánea norteamericana me gusta mucho. Tiene un tono, un ritmo, una trabajada sencillez que me conquista habitualmente. Veo, por lo que dices, que Elizabeth Strout pertenece a esta excelente camada de narradores made in USA.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Ya sabes que me gustó mucho. Un besote

    ResponderEliminar
  8. Sabía que te saldrías con la reseña. Qué maravilla niña, vaya telita marinera. Es una historia que cada vez que la recuerdo me gusta más y eso que me costó al principio.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Hola!!!

    Pues a mí no me gustó, es verdad que escribe muy bien pero la historia no me llegó, la leí casi que por inercia.

    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Me encantó. Como bien dices, una historia sencilla en apariencia que esconde mucho más. Preciosa reseña.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  11. Es una buena recomendación porque la autora transmite mucho con los silencios de sus personajes. Besos

    ResponderEliminar
  12. Es una novela que tengo ganas de leer y con tantas opiniones positivas cada vez más
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Una novela preciosa, sin duda.
    Besos!

    ResponderEliminar
  14. Hola! A mi este libro no termino de gustarme. La verdad, es que esperaba muchísimo más de él. No sé, me dejó con la sensación de que hubiese podido profundizar más en la relación de madre e hija.
    Besos!

    ResponderEliminar
  15. Yo también disfruté muchísimo de esta lectura al igual que tú, además me encantó escuchar a la autora el otro día en pagina dos y ver que había captado todo lo que la autora quería trasmitir.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Sabes que estos libros no son lo mío. Me alegra que la hayas disfrutado tanto y magnífica reseña. Besos.

    ResponderEliminar
  17. Paso de puntillas que espero leerla este fin de semana. Besos.

    ResponderEliminar
  18. Por ahora no me animo con ésta.Besos.

    ResponderEliminar
  19. Me da miedo que una novela de este tipo me deprima jajajaja ¡Preciosa reseña! 😍😍❤️❤️

    ResponderEliminar
  20. Últimamente he leído varias reseñas que la ensalzan, la tuya contagia las ganas de leerla ¡¡ya!!, aunque el tema de las conversaciones pendientes me parece muy interesante no sé si este es el momento adecuado para su lectura, quizás más adelante.

    Gracias por compartirlo

    ResponderEliminar
  21. Muy buena reseña, dan ganas de leerla ya! Aunque de momento estoy intentando controlar los impulsos que me lleven a acumular más de lo que puedo leer...
    Un beso

    ResponderEliminar
  22. No paro de leer reseñas positivas de este libro. Le tengo ganas, aunque voy a dejar pasar un tiempo, para que mis expectativas bajen.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  23. Se nota que la has disfrutado...a mí me apetece, las novelas centradas en los sentimientos son mis preferidas.

    Besitos

    ResponderEliminar
  24. Lo tengo en el punto de mira, espero leerlo pronto :D

    ResponderEliminar
  25. En la mesilla lo tengo para leerlo en breve, así que paso por encima de tu opinión que no quiero saber demasiado del libro. 1beso!

    ResponderEliminar
  26. La verdad es que esta novela la voy a dejar para más adelante, para cuando tenga algo más de tiempo. Un beso.

    ResponderEliminar
  27. Reconozco todo lo que dices y lo comparto, pero me temo que a mi, creo que por la manera de narrar, no me ha llegado a emocionar tanto como a ti
    Besos

    ResponderEliminar
  28. Definitivamente es un libro que tengo que leer. A ver si lo pillo en la biblioteca. Besos

    ResponderEliminar

¡ Gracias por tu comentario !