4 de febrero de 2015

Invierno en París - Imogen Robertson


“Invierno en París” me llamó la atención nada más ver su fantástica portada y un rápido vistazo a la sinopsis para descubrir que se ambientaba en la Belle Époque, una de mis épocas históricas favoritas, fue suficiente para convencerme de que quería leer este libro. La oportunidad vino de la mano de Carmina del blog De tinta en vena que organizó una lectura conjunta con sorteo incluido en el que fui agraciada con uno de los ejemplares.


SINOPSIS

París, invierno de 1910, la bohemia artística resplandece en cada rincón de la ciudad. Maud Heighton sueña con ser pintora para lo que ingresa en la selecta Academia Lafond. Pero la vida en París es muy cara y, mientras que los que la rodean disfrutan de los placeres de la Belle Époque, Maud ve cómo se agota su patrimonio. Se siente sola.

La avezada modelo Yvette, maestra en las artes de la vida, y la rica y frívola heredera rusa Tanya Koltsova le consiguen un trabajo bien remunerado: acompañar e iniciar en la pintura a Sylvie Morel, una inglesa acomodada que vive con su hermano Christian en un mundo selecto y deslumbrante. Todo parece sonreírle a Maud hasta que los Morel son acusados de impostores y ladrones, y ella misma del robo de unas joyas. Sólo podrá escapar de esta pesadilla recurriendo a las mismas artimañas de las que ha sido objeto.


LA AUTORA

En la solapa interior del libro podemos leer que Imogen Robertson es una escritora y periodista británica. Estudió Filología rusa y alemana en Cambridge. Trabajó en radio, cine y televisión antes de dedicarse por entero a la literatura. Además de la narrativa, cultiva la poesía y la crítica literaria. En 2007 ganó el premio convocado por el diario The Telegraph “Las primeras mil palabras de una novela” con el comienzo de su primera obra, Instruments of Darkness. 


MI OPINIÓN

Maud Heighton es una joven inglesa que estudia pintura en París y que malvive con escaso dinero, incluso pasando hambre, hasta que Tanya, compañera de la Academia Lafond donde estudian ambas y rica heredera de un magnate ruso, le conseguirá un trabajo en casa de Christian Morel para hacer compañía a su hermana Sylvie, al tiempo que le da clases de pintura. La vida de Maud cambiará totalmente hasta que es acusada del robo de unas joyas. A partir de ese momento su vida y su forma de actuar darán un giro radical y se verá obligada a hacer uso de todo tipo de artimañas para demostrar su inocencia y llevar a cabo su venganza, la cual se convertirá en el motor de su existencia.

Maud es un personaje con el que es muy fácil conectar en el inicio de la novela, aunque tras los trágicos hechos que vive cambia radicalmente y su actitud se aleja muchísimo de la joven tímida y frágil que conoceremos al principio. He de admitir que el cambio de Maud no lo he entendido, no lo he visto como una evolución del personaje motivada por lo acontecido sino que es un cambio tan radical y tan difícil de compartir en algunos aspectos, que provocó que me alejara de la protagonista y que en aproximadamente el último tercio del libro esto lastrara un poco la que hasta entonces había sido una lectura amena y ágil.

Por el contrario, los dos grandes personajes secundarios del libro, Tanya e Yvette, me han parecido mucho más creíbles que la protagonista y sí he visto en ellas, especialmente en Tanya, una clara evolución desde su frivolidad inicial hasta convertirse en la amiga con la que se puede contar para todo. Aún así, si con un personaje tengo que quedarme, es sin duda con Yvette, la modelo que representa a la perfección el lado opuesto a Tanya y al mundo de lujo en el que ella vive. A través de Yvette no sólo conoceremos cómo era el mundo de las modelos de arte en aquella época sino que también nos mostrará el lado más sórdido del París de principios del siglo XX. De lo que no cabe duda es que “Invierno en París” es un libro donde las mujeres adquieren totalmente el protagonismo demostrando su fortaleza en las circunstancias más adversas y en un mundo y una época en la que los hombres tenían la primacía.

Imogen Robertson
Sin duda alguna lo más destacable de esta novela es la magnífica ambientación que se realiza de una época y de una ciudad. Como os comentaba al principio la Belle Époque es uno de mis períodos históricos favoritos. A través de descripciones detalladas y precisas, pero bien medidas para no lastrar la lectura, la autora refleja a la perfección las dos caras de un mismo mundo de forma que el lector parece estar viendo tanto las suntuosas fiestas, magníficas casas y maravillosos vestidos y joyas, como la pobreza y sordidez de los barrios más humildes e incluso de los bajos fondos de París. Pero si hay algo que destaque especialmente en esta ambientación, es la recreación histórica que se realiza de las inundaciones que asolaron París en 1910 y que quedan magníficamente retratadas en la novela.

Además del fantástico dibujo de la ciudad y el ambiente, Imogen Robertson retrata muy bien la mentalidad de una época en la que la mujer comienza a rebelarse contra su papel secundario en la sociedad, un papel tan secundario que ni siquiera podían estudiar arte en las mismas academias que los hombres y tenían que hacerlo en otras dedicadas especialmente a ellas y pagando mucho más que los alumnos varones de otras escuelas.

La prosa de Imogen Robertson es sencilla, elegante y detallista sin caer en barroquismo alguno. Con su estilo consigue que la lectura fluya lo que unido a la división en capítulos de extensión de media a corta, agrupados en dos grandes partes, hace que “Invierno en París” sea una novela amena y de ágil lectura. A pesar de ello, aproximadamente en el último tercio del libro, conforme se acerca el desenlace, he tenido la sensación de que en ocasiones se volvía un tanto repetitiva e incluso parecía irse por las ramas con subtramas que poco o nada aportan a la historia principal. Subtramas que en un principio hacían aún más amena la lectura, pero que llega un momento en el que me alejaban de un cierre que se anunciaba y no llegaba. Un cierre que cuando finalmente acontece lo hace de forma precipitada y no es que no me haya gustado el final en sí mismo sino que hubiera agradecido, ya que se dedican tantas páginas a hechos que poco o nada tienen que ver con él, que la autora se hubiera detenido a elaborarlo un poco más.

No puedo terminar esta reseña sin hacer referencia a las descripciones de cuadros que encabezan algunos capítulos del libro. Se trata de extractos del catálogo de una exposición pictórica denominada “Invierno en París: Tesoros anónimos de la Colección de Civray”, en los que se detallan de forma precisa y muy visual la imagen que recoge la obra y que siempre hace referencia al capítulo que vamos a leer en ese momento.

En definitiva, “Invierno en París” es una lectura ágil y amena, que con una ambientación fantástica tras la que se adivina una importante labor de documentación, aúna intriga y recreación histórica en una novela con un buen ritmo narrativo que aunque pincha hacia el final y que a pesar de tener una protagonista con la que no he podido empatizar, no logra empañar el buen sabor que deja su lectura.



Ficha técnica
Título: Invierno en París
Autora: Imogen Robertson
Traductora: Paloma Tejada
Editorial: Alianza Editorial
Nº de páginas: 480
ISBN: 9788420690681














28 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo con tu reseña. También me encantó su ambientación.

    ResponderEliminar
  2. Coincido más o menos contigo aunque yo empatice un pelis más con May de.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Tengo ganas de hacerme con él desde que lo vi. Creo que me gustará cuando le meta mano :)

    Bs.

    ResponderEliminar
  4. Tengo dilema con este libro, me llama mucho pero no lo suficiente para querer leerlo ya. Un beso

    ResponderEliminar
  5. A mí también me gustó esta novela, especialmente su ambientación
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Hola coincido contigo en la ambientacion, fue una gran epoca en la cual me gusta leer!!
    He pasado de puntillas ya que es una de mis proximas lecturas!!
    Un besoo

    ResponderEliminar
  7. Se ve una novela amena pero tiene ciertos aspectos que me echan para atrás como el final precipitado y su protagonista, son varias reseñas las que apuntan esos pequeños "defectos" Asi que de momento no creo que lo lea

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. A mi me gustó.Coincido contigo en que Tanya e Ivette van adquiriendo un protagonismo que nos hacen relegar a Maud a un segundo plano.
    Creo que la conjunta contribuyó a que me gustara mucho más que si la hubiera leído sin compañía.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Disfruté mucho con su lectura. Y su ambientación. También participé en la lectura conjunta, disfrutando aún más. Muy buena reseña

    ResponderEliminar
  11. Qué bien, estoy deseando leerla. Una reseña muy completa esta. Un besote!

    ResponderEliminar
  12. Es mi lectura actual, lo empecé anoche. Besos

    ResponderEliminar
  13. Lástima que no pudieras empatizar con la protagonista. Besos.

    ResponderEliminar
  14. Reseña tras reseña me vais convenciendo de que avance puestos en las listas. Un beso.

    ResponderEliminar
  15. A mi me gustó mucho este libro y el desenlace no es que parezca precipitado. Lo que me ocurrió es que hubo escenas que no me parecieron creíbles del todo. En cuanto a los personajes veo que conectaste con Yvette. Yo lo hice con Tania. Parece que Maud, aún siendo la protagonista, es la que menos nos llena. La ambientación estupenda. En líneas generales me gustó esta lectura. Besos.

    ResponderEliminar
  16. Me llama la atención este libro por la ambientación y la época en la que se desarrolla y si por lo que veo es uno de sus puntos fuertes, seguramente me anime con él! Besos!!!

    ResponderEliminar
  17. Le tengo ganas a este libro, a ver cuando me animo a empezarlo.

    Besos ^^

    ResponderEliminar
  18. Una reseña tras otra habéis conseguido que este libro esté ya en casa
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Me gustó mucho este libro también, sobre todo por su fantástica ambientación.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  20. A mi no se me hizo pesada, pero coincido contigo en que el cambio de Maud es horroroso y no le veo lógica, desde ese momento me cayo mal. Pero a pesar de ello, Yvette se lleva la palma y afronta las penas de su amiga con mucha valentía y supera a todo lo demás.
    Me ha gustado mucho tu reseña!
    Besos

    ResponderEliminar
  21. Tengo muchísimas ganas de leerlo! espero que sea pronto. Un besito!

    ResponderEliminar
  22. Estoy de acuerdo con tu opinión. Disfruté mucho con esta lectura.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. Tengo muchísimas ganas de ponerme con él... Bufff mi lista es inmensa...

    ResponderEliminar
  24. Me quedo con tus conclusiones, que estoy a punto de leerlo! Me alegra mucho que esté gustando a los lectores. 1beso!

    ResponderEliminar
  25. A mi me gustó, la disfruté bastante, aunque creo que los secundarios se comen a la principal
    Besos

    ResponderEliminar
  26. Casi todo el mundo destaca la ambientación de la novela que está muy bien. Me la punté por la referencia a los cuadros y por la época en que se desarrolla la trama que me gusta pero eso que dices que no has empatizado con la prota me da miedo. Bueno creo que me arriesgaré.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  27. Lo tengo fichadísimo, la ambientación me llama mucho la atención =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  28. Para mi lo mejor, tambien la ambientacion, y si me tengo que quedar con un personaje, ese sería sin duda Yvette

    ResponderEliminar

¡ Gracias por tu comentario !