19 de abril de 2013

Entre tonos de gris (Ruta Sepetys)


"En lo más crudo del invierno,
supe por fin que dentro de mí
albergaba un verano invencible."

Albert Camus, El verano

Hoy no querido empezar esta reseña con la sinopsis, tal y como habitualmente hago, sino con esta cita de Albert Camus que aparece en el libro del que os voy a hablar y que consiguió desbordar en mí toda la emoción acumulada durante la lectura. En cualquier caso, quien quiera leer la sinopsis de la editorial puede hacerlo aquí

La autora, Ruta Sepetys, es una norteamericana hija de un refugiado lituano. Estudió Finanzas Internacionales y después de vivir una temporada en Europa volvió a Estados Unidos para dedicarse a la industria de la música. "Entre tonos de gris" es su primera novela y está inspirada en su padre, que escapó de Lituania cuando era niño. Como ella misma confiesa, lloró mucho mientras escribía el libro.

Ésta es la historia de Lina, una chica de 15 años, y de su familia. Y es también la historia de todos los lituanos, estonios y letones que en la noche del 14 al 15 de junio de 1941, días antes del estallido de la 2ª Guerra Mundial, fueron detenidos y deportados por el Comisariado del Pueblo (NKVD), que ya imponía el orden en los tres países bálticos desde que un año antes habían sido anexionados a la Unión Soviética. Todos conocemos el Holocausto nazi pero qué poco sabemos de todo lo que ocurrió en los países bálticos porque incluso los que sobrevivieron tuvieron que callar durante muchos años, puesto que la ocupación se mantuvo hasta que en 1991 recuperaron su independencia.

Será Lina la voz que nos guiará a lo largo de la novela. El verano está a punto de comenzar y Lina está preparando su ingreso en una Escuela de Arte pero, una noche, toda su vida cambia cuando unos agentes soviéticos irrumpen en su casa y, junto a su madre, Elena, y su hermano pequeño, Jonas, es arrastrada a un viaje cuyo destino desconoce. "Me sacaron de casa en camisón". Así comienza esta novela en la que Lina, en primera persona, nos narrará las penalidades de su familia y todo un grupo de deportados en los campos de trabajo de Siberia y, al mismo tiempo, irá evocando su vida pasada, antes de que el horror llamara a su puerta. La principal obsesión de Elena, la madre, es no separarse, permanecer juntos. Y así, en la lucha por la supervivencia que cada día libran, Lina tendrá una única vía de escape: los dibujos en los que plasma su día a día.

Ruta Sepetys
Todo esto nos lo cuenta la autora con un estilo sobrio, sencillo y con muchísima fuerza a la hora de narrar las penosas condiciones de vida de los deportados en los viajes en camiones, en trenes de ganado y finalmente, en los campos de trabajo. Todos estos horrores están narrados con mucho tacto, sin recrearse nunca en el drama pero ofreciéndonos una realidad desnuda, sin artificio y cargada de la emotividad que imprime escribir un libro con y desde el corazón. Esta forma de escribir, unida a la estructura de la novela en tres partes, subdivididas a su vez en capítulos normalmente muy cortos, hacen que se avance rápidamente en la lectura aunque su intensidad me haya obligado más de una vez a parar.

Los personajes principales son los ya nombrados Lina, Elena y Jonas. Todos ellos están trazados de forma contundente por la autora, imprimiéndoles gran fuerza. Es muy destacable la evolución que se aprecia en los personajes de Lina y Jonas. Junto a ellos abandonaremos la adolescencia una y la niñez otro, y maduraremos sin más remedio. También los personajes secundarios nos atraparán. Unos con mayor protagonismo que otros pero todos ellos con algo que aportar a esta tremenda historia.

Si he de poner una pega a este libro sería el brusco y precipitado final de la novela. No es que queden cabos sueltos, es, simplemente, que después de casi haber convivido con todos los personajes, en un abrir y cerrar de ojos te ves apartado de ellos. A pesar de ello, el libro cuenta con un maravilloso epílogo y con una emotiva nota final de la autora que arrancará más de una lágrima a los más sensibles, si es que no han llorado ya antes (yo, por supuesto, a raudales).

En definitiva, un libro sobrecogedor que te atrapa desde la primera línea y ya, con el corazón en un puño, no puedes dejar de avanzar. Una novela llena de sufrimiento que nos muestra lo mejor y lo peor de la naturaleza humana, porque "Entre tonos de gris" es una novela que nos habla, por encima de todo, de esperanza, de ganas de vivir, de orgullo, de humanidad, de honestidad. De lucha por la justicia y la libertad.


Ficha técnica
Título: Entre tonos de gris
Autora: Ruta Sepetys
Editorial: Maeva
Nº de páginas: 288
ISBN: 9788415120254

21 comentarios:

  1. Lo tengo en casa pendiente.

    ResponderEliminar
  2. Yo también lo tengo en el ereader, y por un lado me apetece pero por otro me da un poco de miedo pasarlo mal. Con los dos últimos libros que he leído he llorado en algunos momentos y eso que no eran dramas sino novelas de suspense. En fin, a ver si me animo y lo empiezo. Besos

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué buena pinta por lo que cuentas! Me gusta que, pese al dolor que impregna la novela, haya un claro tono esperanzador. Quizá le dé una oportunidad.

    Un besito y feliz viernes.

    ResponderEliminar
  4. Un gran libro sin duda, a mi me encanto también. Para mi particularmente fue mi mejor lectura de 2011
    Besos!!

    ResponderEliminar
  5. ¡Precioso libro! Me gustó muchísimo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Este tipo de libros basados en hechos reales me ponen bastante nerviosa por lo emotivo de las historias aunque, al tiempo, me suelen enganchar. Quizá le de una oportunidad.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Si ya lo tenía aparcado porque me daba "miedo", ahora, después de tu estupenda reseña, aún más. No sé si algún día seré capaz de leerlo, aunque me llame diariamente desde mi estantería.
    Besindios y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  8. qué pena lo del final... yo lo tengo desde hará un año en la estantería esperando turno y eso que me atrae muchísimo, pero siempre van colándose otros
    besos

    ResponderEliminar
  9. segundo intento: a mi me gustó cuando lo leí aunque tienes razón con el final: es precipitado (pero no por ello se deja de disfrutar el libro)

    ResponderEliminar
  10. Me encantó la novela, fue de lo mejor que leí el año pasado, me quedo con el lado positivo de las vivencias y el saber perdonar, debería aprender mucha gente de este tipo de hechos reales.
    Besos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  11. MMMMM me lo apunto con interrogante.
    Muacks!

    ResponderEliminar
  12. Parece un buen libro, realista, muchísimas gracias

    ResponderEliminar
  13. ¡Qué ganas tengo de leer este libro! Y me tientas mucho para convertirlo en una de mis próximas lecturas!
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  14. Hola Manuela, desde hace un par de años que creo que se publicó, o uno al menos seguro, he leído todo muy buenas críticas, pero debe de ser una lectura dura y triste por eso no lo leeré. Besitos.

    ResponderEliminar
  15. Me encantó el libro, se me escapó la lagrimilla al final jejeje
    Lo he recomendado un montón de veces!

    Besotes

    ResponderEliminar
  16. Me ha gustado tu párrafo final.
    Es una historia que llega, y aunque duele es muy recomendable.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero. ¿Por qué no me he hecho ya con este libro? No lo entiendo, desde que salió he querido comprarlo y por miles de razones aún no ha podido ser. Gracia por tu reseña, ha sido la definitiva para que salga hoy mismo a la librería a comprarlo. Bsss

    ResponderEliminar
  18. Aún lo tengo pendiente...😰 ahora, al leer tu reseña, acabo de abrirlo en el Kindle para que no se me pase.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Aún lo tengo pendiente...😰 ahora, al leer tu reseña, acabo de abrirlo en el Kindle para que no se me pase.
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Aún lo tengo pendiente...😰 ahora, al leer tu reseña, acabo de abrirlo en el Kindle para que no se me pase.
    Besos

    ResponderEliminar
  21. Ay, qué reseña más bonita hija. Me lo pingo a la cabeza. A ver si lo busco por ahí.
    Besos

    ResponderEliminar

¡ Gracias por tu comentario !